Otra tarea para Emery en el Sevilla: las expulsiones

Por  8:26 h.

Sevilla: Muñiz expulsa a Reyes.El Sevilla tiene el dudoso honor de ser el equipo que más tarjetas rojas ha visto en la historia de la Primera División: 275. Ese récord se acrecentó de manera radical en el curso pasado, cuando 14 expulsiones mermaron al conjunto hispalense a lo largo del campeonato, batiendo también el récord de rojas en una sola temporada. Y este aspecto es una de las grandes asignaturas que tiene pendiente el Sevilla de Unai Emery. De la mano del técnico vasco, el equipo ralentizó el número de expulsiones que arrastraba el Sevilla de Míchel: en 19 partidos, cinco rojas (nueve en las 19 citas del técnico madrileño). En la memoria colectiva, encuentros como el Sevilla-Barça o el derbi ante el Betis en el Villamarín, donde las expulsiones de Medel privaron de la victoria al Sevilla.

En descargo del Sevilla, la mala suerte a la que se enfrentó el curso pasado respecto a los árbitros, de brazo ágil cuando se trataba de mostrar cartulinas rojas a los jugadores blancos. En el recuerdo, expulsiones surrealistas como la de Reyes en Cornellá (el colegiado le autorizó para sacar una falta y, al hacerlo el sevillista, le sancionó por ello) o Luna en el Calderón (desde el banquillo pidió al árbitro que pitara alguna falta a favor del Sevilla) e injustas como la de Medel por supuesta agresión al barcelonista Cesc Fábregas o la de Fazio en el Atlético-Sevilla. Medel (tres) y Fazio, Rakitic y Reyes (dos cada uno), lideraron el ránking sevillista la campaña pasada. Curiosamente, todos ellos continuarán de blanco este curso, pese a la gran revolución emprendida por el club nervionense.
Pero el mal del Sevilla con las tarjetas rojas se extendie más allá del curso pasado. En temporadas como la 1992-93, la 1995-96, la 1996-97, la 2002-03 o la 2006-07, los sevillistas juntaron hasta 12 expulsiones. Bajo esos parámetros, incrementados en las últimas décadas, no es de extrañar que el cuadro andaluz sea el que acumule más expulsiones en el campeonato. Teniendo en cuenta, eso sí, que es de los equipos que más temporadas han militado en la máxima categoría (el Zaragoza, por ejemplo, ha jugado menos años en la Primera y casi iguala a los nervionenses con 264). Quién sabe qué hubiera pasado con el Sevilla irregular del año pasado sin tanta expulsión tonta o injusta. Ahora, Emery espera que los aires renovados en la plantilla también se dejen notar en el número de expulsiones, una de las piedras en el camino del Sevilla más reciente.