Paco Gallardo, entrenador del Sevilla Atlético, en el estadio Jesús Navas (Foto: Cristina Gómez)
Paco Gallardo, entrenador del Sevilla Atlético, en el estadio Jesús Navas (Foto: Cristina Gómez)

Paco Gallardo: “Intento ser el entrenador que me hubiese gustado tener cuando era canterano”

El entrenador del Sevilla Atlético analiza el arranque del filial sevillista, sus pasos como entrenador y la evolución de la cantera del Sevilla FC

Por  11:41 h.

Construir el Sevilla FC del futuro está en las manos de sevillistas como Francisco Gallardo (Sevilla, 1980). A Paco Gallardo, como bien le conocen en la cantera y dirección deportiva hispalense, así como en vestuarios de varios rincones de Europa y banquillos encontrados de camino a Utrera, le sigue levantando el fútbol por las mañanas. Ayer, hoy y siempre. Esas ganas de entrenar. De tener un balón cerca y poder oler a hierba recién cortada. Por eso, mientras atiende a Orgullo de Nervión, mira con la nostalgia de un niño la banda derecha del estadio Jesús Navas, comprobando cómo pasa un tiempo que le ha convertido en el entrenador del Sevilla Atlético 2019-2020. El segundo equipo del club de su vida. Y es un cuadro particular, este filial sevillista, por las condiciones de su arranque esta temporada (décimo del Grupo IV de la Segunda división B) así como por el sevillismo que emana el que fuera interior derecho del equipo de Nervión y ahora máximo responsable de su filial.

– Entonces, ¿está seguro de que no se cambiaría el próximo domingo en tierras romanas por Pau Miguélez, Pejiño o Javi Pérez para volver a enfundarse esa camiseta y jugar contra el Mérida?

– Toda mi vida he sido futbolista. El paso de futbolista a entrenador… Ese paso cuesta. Lo importante era asumirlo cuanto antes, te resta menos a lo que eres actualmente. A mí me despierta el fútbol. Siempre me he levantado con fútbol: cuando era jugador me iba a entrenar, o cuando tenía otra función… y ahora que soy el entrenador.

– Usted dijo en su presentación que el reto de entrenar al primer equipo de la cantera, siendo canterano, era una motivación y una satisfacción muy grande. ¿Sigue intacta esa ilusión viendo la dificultad del reto?

– Esa ilusión sigue intacta. Cuando digo sí a cualquier proyecto es porque sé que voy a responder a los que han confiado en mí. Estoy motivado, soy afortunado de poder estar donde estoy. Para mí, que desde chico he estado aquí en la casa, ser ahora el máximo responsable del equipo filial del club es una satisfacción muy grande.

– Formación y competición son las dos claves de cualquier filial. Más allá de los resultados, ¿se está formando y se está compitiendo como esperaba cumplir en un principio?

– Sí, pero muchas veces sólo nos quedamos con la importancia de la formación. Yo ahí discrepo. Tenemos que formar, pero a la vez tenemos que ganar. Hay que meterles el gen ganador a los que vienen a la cantera. Los jugadores del Sevilla se han caracterizado por ser muy competitivos. Pienso que sin victoria la formación se queda un poco coja.

– ¿Cuánto puede pesarle a un joven con proyección la responsabilidad de llevar la camiseta del Sevilla FC?

– El escudo está por encima de todo. Todos sabemos qué representa. Qué camiseta nos ponemos. No hace falta casi ni nombrarlo, nosotros por suerte representamos a un club grandísimo del mundo y hay que dejarlo a la altura que lo merece.

– Resulta complicado intentar descubrir a este filial. Por arriba temen al Sevilla Atlético, ya que se ha ganado a los primeros de la categoría, pero luego llegan los equipos peor clasificados y puntúan e incluso ganan, aun estando en descenso. ¿Cómo lo explicaría usted?

– Vamos a Cartagena y conseguimos una victoria ante un equipo que ahora están diciendo que es uno de los mejores de Europa, leí en un artículo. Y va el Sevilla Atlético y le gana. Le gana al San Fernando CD cuando era el mejor líder de los cuatro grupos de Segunda división B. Le gana al Córdoba CF cuando venía invicto… Y luego hemos cosechado derrotas que a priori no teníamos que haber cosechado. Respetando a todos los rivales. Pero esta semana se ha dado un cambio. Creo que ganar al UCAM era un pequeño reto que teníamos. Se hizo un partido muy completo. Eso es lo que tenemos que cambiar. El máximo responsable soy yo. Si conseguimos cotas como las que conseguimos con el Cartagena, debemos conseguirlas con estos equipos. Estamos capacitados. No hay por qué no conseguirlo. Esa es mi responsabilidad. Ahí está que yo pueda sacarle lo máximo al equipo para que saquemos un resultado positivo.

– ¿Le preocupa que esta situación pueda volver a repetirse?

– No me preocupa, porque lo hablamos en el vestuario. Lo subsanamos contra el UCAM, que venía al fin y al cabo de ganar en Badajoz. Venía de una situación en zona de descenso. El equipo salió bastante bien. La Segunda división B está muy igualada, Mérida le empata a Badajoz. UCAM gana a Badajoz. El Algeciras pierde ante el Talavera 0-3. La categoría está muy igualada. Me preocupa que ellos estén bien. Que entiendan todos qué es lo que hay que hacer para intentar ganarle al Mérida. Eso sí me preocupa que no lo capten. A partir de ahí, a conseguir la victoria como siempre.

Gallardo es el máximo responsable del primer filial sevillista (Foto: Cristina Gómez)

Gallardo es el máximo responsable del primer filial sevillista (Foto: Cristina Gómez)

– ¿Cómo definiría al Sevilla Atlético su principal artífice?

– Típico equipo filial que pretendemos jugar esos minipartidos que hay dentro de un mismo partido, porque pensamos que es importante para la formación. Un equipo que se pueda adaptar en fases de juego a defender y a contraatacar. Y en otras fases de juego a ser dominador de juego. Ahí es donde nos estamos moviendo y queremos seguir creciendo para que nos dé muchísimo más resultado.

– ¿Qué resultado final del equipo le convencería? ¿Se habla de algún objetivo en el vestuario del Sevilla Atlético?

– Aunque parezca tópico, yo opto por que lo que planteamos desde el cuerpo técnico se lleve a cabo en el entrenamiento. Una vez que lo llevamos a cabo, cuando nos reunimos y vemos si se ha cumplido los objetivos, veo que eso es a lo que tenemos que optar. Más allá de meternos una presión o cualquier otro tipo de objetivos. Sería equivocarnos.

– Entrenamiento a entrenamiento. Un paso más allá del famoso y repetido “partido a partido”, ¿tanta importancia tiene las sesiones preparatorias?

– Muchos entrenamientos han acabado y no me han gustado y se lo he comentado a ellos. Es un aprendizaje también para nosotros como cuerpo técnico. Que ellos capten todo lo que queremos transmitir. Y para mí la exigencia del entrenamiento es superimportante. De lo que hagas en el entrenamiento podrá salir el domingo en el campo o no.

– Me comentaba antes que ya había alineado a todos los jugadores de la plantilla al menos en tres ocasiones en tan sólo diez partidos. Sin embargo, no tiene un once inicial tipo, ni mucho menos. Entiendo que lo hace para tenerlos a todos enchufados, pero, ¿no cree que sería mejor que un central esté acostumbrado a salir jugando con el mismo mediocentro? ¿O que los interiores sepan quién será normalmente el delantero que le acompañará arriba? ¿No cree que repercutirá negativamente, a largo plazo, esa falta de alineación estructurada con pocas rotaciones?

– No repercute. Estamos en un Sevilla Atlético en el que tenemos que ganar. Y ellos tienen que estar preparados para cualquier circunstancia. No sabemos cuándo les puede llegar la oportunidad de dar un paso más. Todos deben estar preparados. ¿Cómo diseñamos el entrenamiento? Diseñamos en base a que todos sepan lo que tienen que hacer todos, el próximo domingo. No sólo a once jugadores. Todos tienen que saber lo que tienen que hacer todos. En el entrenamiento, hay jugadores que cambian de demarcación para saber qué es lo que tiene que hacer en otra demarcación diferente.

– Me sorprende mucho, ¿me podría dar un ejemplo? Le daría algunos nombres de esas rotaciones a las que me refiero, pero se producen de forma constante y semanal. Son muchos, vaya.

– Por un lado, debemos formar los jugadores para que estén preparados para lo que se vayan a encontrar. Genaro podría jugar de central, otro día de centrocampista y otro de lateral. Por eso intentamos que haya esa variedad. Luego, a nivel competitivo, crecen. No lo hago por fastidiar, hasta el mismo domingo yo tengo dudas de la alineación que voy a sacar, porque depende de cómo entrenan durante la semana. Y no suelo exponer el equipo porque todos pueden ser válidos para el domingo. A partir de ahí la competencia sube y hace crecer al equipo. Hace que entrene muchísimo mejor en el campo.

– ¿Qué tal se lleva con sus futbolistas?

– Muy bien. Intento ser el entrenador que me hubiese gustado tener cuando era canterano. He tenido grandísimos entrenadores en la cantera y en la selección, y de todos me he quedado con muchas cosas. Transmito lo que ellos me enseñaron. Soy cercano a los jugadores, saben que me tienen para lo que quieran y a la vez soy un poco distante porque hay que marcar un poco… No distancias, quiero que vean que pueden confiar en nosotros. Les transmito mucha confianza. Confianza profesional y personal. Que sepan que podemos ayudarles todos los miembros del cuerpo técnico.

– Le preguntaría encantado por cada uno de sus futbolistas, pero hay un nombre, en este arranque, que sobresale por encima de todos. Canterano histórico de Nervión. Su cara adorna el Ramón Sánchez-Pizjuán. ¿Queda menos para ver a Pepe Mena defendiendo el escudo del primer equipo?

– Al igual que de Pepe Mena te lo podría decir de muchos jugadores: el techo se lo marcan ellos. Hay mucha gente que me pregunta quién llegará a Primera. Les digo que depende de ellos. Ahora es el momento de Pepe Mena, igual que de otros jugadores. Pepe tiene algo… ese interés por querer ser ese jugador. Es muy positivo para su carrera. No solamente él, del Sevilla Atlético casi todos los jugadores están capacitados para llegar más alto, pero depende de ellos.

– ¿Le preocupa que casi la mitad del gol del filial, el 100% hace pocas semanas, pase por las botas del utrerano?

– En todos los equipos que he estado lo he tenido claro. Ningún jugador es imprescindible. Por eso también cambiamos tanto en las alineaciones. Si no está un compañero, estará otro. No me preocupa. Intentamos darle soluciones al equipo para seguir mejorando y en ese sentido también trabajamos para ver cómo conseguir más goles y que no siempre venga de la misma forma.

– ¿Qué pasa por la cabeza de los jugadores cuando ven que pueden recibir consejos diarios de Carlos Marchena?

– Muchos todavía no son conscientes de quién es Carlos Marchena. Hay muchos que ni lo cogieron cuando jugaba. Carlos Marchena es una leyenda del fútbol español, el único que tiene dos Mundiales de España junto a Xavi y Casillas. Ha ganado todos los títulos menos la Champions sin estar en el Real Madrid y FC Barcelona, aún más difícil todavía. Tienen una suerte tremenda de tenerlo en el vestuario. De inculcarles su gen ganador y transmitirles cómo pensaba, entrenaba, se cuidaba y alimentaba. Cómo vivía por y para el fútbol. En ese sentido, ojalá le saquen el máximo rendimiento. Yo les digo a ellos que Carlos es una naranja. Ellos tienen un escurridor y tienen que absorberlo para recibir todo ese aprendizaje.

Gallardo, un canterano más criado en Nervión (Foto: Cristina Gómez)

Gallardo, un canterano más criado en Nervión (Foto: Cristina Gómez)

– ¿Qué tiene el gen sevillista respecto a otros canteranos de otras casas?

– Lo que dice ese cartel. Que nunca se rinde. A todos los campos que vamos, a otros lados de cantera que vamos siempre dicen: “¡Es que ustedes tenéis algo que no tenemos nosotros!” Esa competitividad. Se trabaja muy bien la cantera del Sevilla desde pequeñito con los entrenamientos. Al fin y al cabo, el jugador en el día a día lo va cogiendo.

– Pana marcó el otro día un doblete, y Diabate aporta mucho en ataque, pero no ha encontrado muchas citas con el gol aún. Yo creo que Bryan Gil le vendría de perlas a su equipo, ¿usted no?

– Eso depende más del primer equipo. Yo ahí no voy a entrar a valorar. Bastante tengo con mi equipo y todos los jugadores que tengo y sacarles como para valorar eso. Sólo me dedico a los jugadores que tengo, con los que estoy contento.

– ¿Estaría dispuesto Paco Gallardo a afrontar retos más grandes en el futuro en un banquillo?

– Empecé en la selección andaluza de seleccionador, pasé por Altair, luego al Tercera (Sevilla C). Luego tuve una etapa con Joaquín Caparrós en la dirección deportiva, y le doy las gracias por tener esa experiencia. Y ahora estoy aquí. Mi objetivo siempre ha sido el día a día. No me marco nada más. No sé dónde estaré la semana que viene, dentro de un año o dentro de dos. Con lo cual, a disfrutar ahora que soy un afortunado por estar donde estoy. No me gusta ponerme un objetivo a largo plazo. Me gusta saber qué es lo que tengo que mejorar mañana. Ese es mi objetivo para ver la evolución que va teniendo en el equipo y que se vayan formando los jugadores y que luego todo se dé durante el partido del domingo.

– Al igual que sus futbolistas, que quieren llegar a lo más alto, ¿no quiere soñar más fuerte con dirigir algún día al Sevilla FC?

– Ni me planteo, ni lo pienso. Estoy muy a gusto en el Sevilla Atlético, con poderlo entrenar todos los días. Más allá de lo que sea entrenar mañana, no me lo cuentes.

– Undécima jornada del Grupo IV de la Segunda división B en el estadio Romano, el domingo a las 17.00. ¿Qué Mérida espera encontrarse y cómo lo afronta este Sevilla Atlético?

– El domingo cuando me levante cambiaré el once (risas). Tenemos a todos los jugadores y veremos cómo llegamos el domingo. Nosotros vemos a todos los equipos por tener una referencia de ellos. Por saber dónde nos pueden hacer daño y dónde podemos hacerles daño nosotros.