Los jugadores del Sevilla celebran con Arana el tanto del brasileño al Zalgiris en la vuelta de la Q3 de la UEFA Europa League (EFE)
Los jugadores del Sevilla celebran con Arana el tanto del brasileño al Zalgiris en la vuelta de la Q3 de la UEFA Europa League (EFE)

Zalgiris-Sevilla (0-5): Un paseo de verano en Lituania

Los de Nervión maniataron al conjunto de Vilna con los goles de Sarabia y Nolito (dos cada uno) y Arana, y se verá con el Sigma Olomouc en los play-off de la Liga Europa

Por  10:49 h.

¡Qué tranquilidad! Ni césped artificial; ni el portero, Bartkus, héroe del Zalgiris en la ida; ni el empuje de los aficionados del equipo local; ni la velocidad de sus hombres de arriba prestos y dispuestos a vaciarse en alguna contra o balón perdido. El Sevilla se paseó en Lituania. Fin. Con un 0-5, mandando, y mientras se escuchaban los gritos de «olé» de los militares del Ala 11 (Morón) que asistieron invitados por el club de Nervión al estadio de Vilna, el Sevilla cumplió y terminó los deberes que dejó a medio hacer hace una semana en el Sánchez-Pizjuán tras vencer por un corto 1-0.

Lo de ayer fue absolutamente distinto. En el minuto siete, cuando apenas habían tenido tiempo de acomodarse los aficionados, el conjunto de Machín ya ganaba por 0-2 con los goles de Nolito y Sarabia. Demasiado fácil. Una fuerte presión arriba (pero yendo de verdad, mordiendo, y confiado en robar el balón), y la precisión a la hora de decidir el mejor remate bastaron para que los visitantes agacharan pronto la mirada. Más que llamativo fue ver al imperial Bartkus en Nervión caer con estrépito ante sus hinchas. Parecía otra persona. Anoche lo volvieron loco. Por un lado, por otro, por el centro… el meta de la República Checa se dedicó durante todo el partido, sobre todo en la primera parte, a apreciar los movimientos de los jugadores de rojo. Seguramente, el ataque del Sevilla viró en una obsesión para el meta local. Con el 0-2, todo era ya cuestión de tiempo. Olía a goleada por mucho que el cuadro lituano tratara de tirar de orgullo. Porque la diferencia entre unos y otros era mayúscula. De esta manera, con Sarabia y Nolito gustándose y pidiendo el balón con descaro y esmero; con el centro del campo capitaneado con Amadou cada vez que el Zalgiris intentaba encontrar algo de equilibrio en su juego y con Aleix Vidal apuntalando una y otra vez la banda, el tercer tanto llegaría apenas unos minutos antes de que el colegiado decretara el final del descanso. Otra vez Sarabia, el mejor del Sevilla en los primeros 45 minutos, desnudaba al cuadro de Vilna mientras que Vaclik observaba el partido con tremenda tranquilidad.

De hecho, no sería hasta el minuto 53 cuando los lituanos tirarían por primera vez a portería. Fue un aviso. No por lo que pudiera haber pasado en este duelo, sino por la enseñanza que debe generarle a Machín y sus jugadores la falta de intensidad en lo que venga a partir de ahora. Un Sevilla metido, bravo, y solidario en los esfuerzos puede ser de nota muy alta, pero un Sevilla cabizbajo, sin presión y escondido, se cae, seguro. Ayer, aunque sólo fuera por unos minutos, se vio. El Sevilla bajó algo su presión (lógico y humano, por otra parte, al verse ya clasificado) y los locales comenzaron a moverse hacia adelante. La «invitación» sevillista tuvo la reacción local. Hasta dos disparos al larguero tiraron los lituanos. Pero no pasaría nada. También Vaclik se ganó el sueldo y haría alguna buena intervención.

Machín pidió más y probó con jugadores como Arana y Muriel, que habían entrado en la segunda parte por Escudero y Sarabia, respectivamente, además de con Berrocal, que hizo lo propio con Banega. El partido y la eliminatoria estaban sentenciadas, pero el técnico soriano probó otros movimientos y palpó los esfuerzos de algunos de sus hombres. Nolito lo entendió perfectamente y se erigió en protagonista también al término del encuentro con un nuevo gol y con una buen pase a Arana que acabó en otro tanto. Todos felices. El lateral brasileño, ganando en confianza, se inventó un disparo espectacular con la pierna izquierda que se terminó colando en la escuadra defendida por Bartkus en una jornada en la que todos los sevillistas ganaron. Los que jugaron, por vencer y convencer; y los que no lo hicieron, caso de Roque Mesa, porque descansaron para lo que viene: Rayo Vallecano, Sigma Olomouc…

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
RT @JesusToscano8: Coche robado en Salteras entre las 12 y las 2 de la tarde. Opel astra color negro. Matricula 3108HDK. Si alguien lo ve p… - 8 horas ago