Mena celebra uno de los goles del Sevilla Atlético ante el Córdoba (Foto: SFC)
Mena celebra uno de los goles del Sevilla Atlético ante el Córdoba (Foto: SFC)

Pepe Mena: “Me veo en el gran reto de pertenecer a la plantilla del primer equipo”

"He vivido el himno desde dentro y ojalá pueda vivirlo cada fin de semana, porque para mí sería un sueño poder estar en el primer equipo del Sevilla Fútbol Club", cuenta el capitán del Sevilla Atlético a ABC

Por  12:52 h.

La cara de Pepe Mena (Utrera, 1998) resulta muy familiar en Nervión. El capitán del Sevilla Atlético, que entró en la cantera del Sevilla con seis primaveras, es uno de los rostros que endomingan la fachada del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán. A la vera de Reyes y Navas, nada menos, el utrerano es el emblema que mejor representa todo el fútbol que nace y se cría en la carretera de Utrera. La bandera del sevillismo que hoy ondea a media asta en las casas donde, como decía otro de sus paisanos, hierve la sangre roja más que nunca. La hemoglobina del mediapunta sevillano podría llegar en un futuro cercano al tejido conjuntivo del primer equipo por culpa de un virus llamado trabajo que contagia una sola cosa: positividad.

– ¿Qué tal lleva el confinamiento? Gracias por dedicar su tiempo a orgullodenervion.com

– A nivel personal, muy bien. Lo estoy llevando muy bien porque llevo una rutina todos los días, hago lo mismo que hacía antes del confinamiento.

– ¿Pensaba que esto iba a alargarse tanto?

– No, la verdad es que no pensaba que se iba a alargar tanto, pero bueno, hay que sacar las cosas positivas de la vida. Ya queda un día menos y seguramente pronto vamos a estar fuera de esto.

– ¿Con quién está pasando la cuarentena?

– La estoy pasando en Utrera con la familia, con mis padres y mi hermano. Desde el día que se decretó el estado de alarma no he salido para nada. Para nada es para nada. Mis padres pasean al perro y van al supermercado. Yo en ningún momento he salido de casa.

– Cumpliendo con el ejemplo, como el capitán que es.

– Eso es. Usted lo ha dicho. Tengo una responsabilidad. Por las tardes, hacemos juegos de mesa en familia o hablamos sobre la vida. También nos gusta leer. La verdad es que lo estamos llevando todo muy bien. Ahora que tenemos más tiempo, se agradece estar con la familia: son momentos muy buenos.

– El virus se ha llevado a demasiadas personas por delante. Más allá de esa situación, qué es lo que más le preocupa a Pepe Mena habiendo tantos frentes abiertos: una liga inacabada, el futuro incierto del filial este campeonato, unos futbolistas en proyección que intentan contrarrestar un bajón físico real, que no se pueda volver al Ramón Sánchez-Pizjuán hasta 2021… ¿Qué es lo que más le duele?

– Lo cierto es que leo poco las noticias; no estoy muy atento. Entreno por la mañana, como, descanso… A veces entreno por la tarde y otras lo que hago es estudiar. Es verdad que hay una incertidumbre, pero lo importante es ser positivo. Estar siempre alegres. Todo lo que llegue, llegará. Lo importante es la vida es ser feliz y pensar en positivo. Si pienso positivo, lo bueno llega tarde o temprano.

– ¿Echará de menos como aficionado al Sevilla acudir al estadio?

– Sí, me duele porque la afición del Sevilla es la mejor afición. Yo lo he vivido dentro del terreno de juego cuando debuté. Para mí fue un espectáculo. Fue increíble. La verdad es que duele que la afición no pueda ir a verlo, pero es lo que le he dicho antes, tenemos que pensar que todo va a volver a la calma. Positividad ante todo. Tanto yo como el equipo tenemos que estar lo más preparados posible para aprovechar los partidos cuando lleguen.

– ¿Qué es lo que más echa de menos de su rito de cada dos domingos en Nervión?

– La verdad es que echo de menos todo, pero la afición del Sevilla cuando canta el himno… se te ponen los vellos de punta. Yo lo he vivido desde dentro, y ojalá pueda vivirlo cada fin de semana, porque para mí sería un sueño poder estar en la plantilla del primer equipo del Sevilla Fútbol Club. Llevo luchando desde pequeñito y eso para mí fue una alegría extraordinaria. Desde aquí le doy las gracias al cuerpo técnico de Lopetegui por el debut y a la afición del Sevilla porque es increíble, de verdad.

– Y el ERTE de la entidad, ¿qué opinión tiene acerca de la decisión del club de rebajar el 70% del salario, afectando también al primer vivero nervionense?

– Yo soy un empleado. Soy un futbolista y a lo que me dedico es a trabajar diariamente para estar lo mejor preparado posible y a poder demostrarlo en los partidos. Mi trabajo es mejorar cada día, pasito a pasito para que cuando llegue la oportunidad esté preparado.

– ¿Cuál es el hábito de trabajo que tienen en el Sevilla Atlético?

– Por la mañana desayuno sobre las 9.00. A partir de ahí, entreno en los horarios que entrenábamos durante la temporada. A las 10.30-11.00 empieza el entrenamiento, lo hacemos igual para cuando se retome la liga. Y ya después comida, descanso y la rutina de cada uno.

Pepe Mena, durante el partido ante el Córdoba CF (Foto: Sevilla FC)

Pepe Mena, durante el partido ante el Córdoba CF (Foto: Sevilla FC)

– La nutrición y el descanso también estarán cuidados al límite, ¿verdad? ¿Qué va a almorzar hoy, por ejemplo?

– Eso es muy importante. En alimentación, hoy me toca de primero lechuga, después un poco de espinacas con garbanzos y después un plátano. Todo sano.

– También he visto que hay charlas personalizadas sobre tácticas y balón parado… El cuerpo técnico sigue trabajando a destajo como si fuesen a medirse al UCAM mañana, ¿no?

– Sí, sí. Estamos haciendo la rutina de todos los días, tanto con Javi, como con Rafa o Abel (preparadores y ayudantes técnicos). A través de una aplicación estamos analizando a los rivales y vemos lo que hay que mejorar. Eso también cuenta positivamente.

– Me han dicho que estudian partidos de la liga francesa o italiana para analizar la táctica según la posición de cada uno. Un Roma – Lazio o un Marsella – Lille, por ejemplo. ¿Cuál le ha tocado a usted?

– Sí, nuestro analista nos manda un trabajo, y a partir de ese trabajo nos toca analizar un partido y ver lo que hacen los de nuestra posición, y a través del vídeo analizar los movimientos, los detalles… Eso también cuenta porque aprendes. A mí me ha tocado el Liverpool – Wolves. Te motiva porque miras lo que hacen y luego lo piensas y lo ejecutas cuando estás en el terreno de juego.

– El filial también cuenta con un servicio de atención psicológica para ustedes y sus familiares. ¿En qué consiste?

– A través de Mercedes Valiente, que es la psicóloga. Nos manda algunos trabajos que hacemos con ella por una aplicación. Y está muy bien. Son como juegos en los que ella nos pregunta cosas y tenemos que pensar. Aprendemos a través de la psicología.

Carlos Marchena y Paco Gallardo, antes del Córdoba - Sevilla Atlético (Foto: Sevilla FC)

Carlos Marchena y Paco Gallardo, antes del Córdoba – Sevilla Atlético (Foto: Sevilla FC)

– ¿Qué tal es el contacto con el resto de compañeros y con el cuerpo técnico?

– Por el whatsapp o por la aplicación nos vamos contando qué hacemos diariamente. También con Paco Gallardo y Carlos Marchena. Están ayudándonos en todo y ellos participan en las actividades y entrenamientos. Estamos muy contentos.

– Eso vi el otro día, que Marchena cambió las calzonas por el delantal y cocinó con algunos futbolistas. ¿Qué tal saben las recetas de un campeón del mundo?

– Sí, hacemos durante la semana algunas actividades. A él le gusta mucho el tema de la nutrición y cuida la comida. A través de la aplicación quedamos todo el equipo para cocinar el menú que él dice. Y la verdad es que echamos un buen rato.

– He visto que Berrocal o Carlos Álvarez son de Fortnite y Javi Pérez o Javi Vázquez más de FIFA, por ejemplo. ¿A qué dedica usted su tiempo libre ahora que no podemos disfrutar de algunas aficiones fuera de casa?

– No le dedico tanto tiempo a la PlayStation porque no me gusta tanto. Me centro más en estudiar por las tardes, que tengo un poco más de tiempo. Y a leer. Estoy estudiando Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, ahora estoy en el segundo año. La verdad es que me está gustando bastante. Ahora quiero ser futbolista, pero cuando termine mi carrera me gustaría ser preparador físico.

– Hablemos de la liga. Firmó con el filial cuatro victorias en cinco partidos de final de enero a febrero. Aparecieron las piedras de la derrota en Talavera y el empate en casa ante el colista Villarrobledo, pero es cierto que en la segunda parte el equipo ha sabido rearmarse muy bien y sin ayudas externas: sólo se fichó a Ryan Johansson y se marchó Pau Miguélez. ¿Fue un premio a la paciencia este cambio de dinámica?

– El premio es tanto para el cuerpo técnico como para los jugadores por el trabajo hecho desde la pretemporada. Diariamente hemos trabajado y mejorado de todos los partidos, y, tarde o temprano, llega la recompensa. Lo importante es que se trabaja conjuntamente. La recompensa llega.

– ¿Llegó el coronavirus cuando mejor estaban entendiendo los jugadores del Sevilla Atlético la forma a la que quería jugar Paco Gallardo?

– Bueno, llegó ese Covid, pero nosotros estamos siguiendo la misma dinámica, tanto los analistas como los preparadores físicos, para que cuando empiecen todos los partidos estemos a nivel físico y mental lo mejor preparado posible para competir todos los fines de semana y conseguir los tres puntos. Ese es el objetivo.

– El míster ha reconocido pasar momentos de altibajos como líder del equipo: los resultados no acompañaban a pesar de competir. Los cambios en el once tampoco funcionaban. En febrero fue otro cantar, el filial ha mejorado venciendo a equipos muy reforzados. ¿Cómo es trabajar con él?

– Trabajar con Paco Gallardo, con Carlos Marchena, con todo el cuerpo técnico… la verdad es que está muy, muy, muy bien. Me gusta cómo Gallardo trabaja diariamente. Es una persona a la que le gusta la ambición: sólo piensa en trabajar y trabajar. Se merece todo, para mí es increíble. Le doy las gracias por el trabajo que está haciendo por el equipo y a nivel personal. Es una persona muy trabajadora. Estoy muy contento.

– ¿Le gustaría que el técnico sevillano siguiera el año que viene?

– Sí. Es una persona que lucha por sus sueños y trabaja para lograrlos.

– Marchena tuvo que asumir la responsabilidad ante la última sanción del míster. ¿Qué tal lo hizo esos dos partidos? ¿Lo ve con dotes para seguir algún día primer entrenador?

– Sí, sí. La verdad es que nos da consejos. Mejores consejos que él… Es extraordinario. Me acuerdo de uno que me dio: que antes de recibir la pelota ya tengo que pensar y visualizar dónde va a estar el compañero, y nada más controle, darle el pase. Es un privilegio que me diga esos detalles. En los entrenamientos, muchas veces se quedan conmigo tanto Paco Gallardo como Carlos Marchena para ayudarme en algunos movimientos como el que le acabo de decir. Es de agradecer.

Marchena habla con Pepe Mena minutos antes del inicio del partido (Foto: Cantera SFC)

Marchena habla con Pepe Mena minutos antes del inicio de un partido (Foto: Cantera SFC)

– ¿Cómo se define el capitán del Sevilla Atlético en tiempos de coronavirus?

– Yo no me defino a mí mismo. Prefiero que me definan las personas, pero soy una persona muy responsable. Estoy aquí para ayudar a todas las personas que lo necesiten.

– ¿Con qué ojos vería Pepe Mena la creación de una Segunda B Pro intermedia en la que estaría el filial al estar entre los 10 primeros de la tabla?

– Bueno, yo no opino nada al respecto. Tanto yo como mi equipo nos dedicamos a trabajar diariamente y a mejorar cada día para que si se retoma la competición estemos lo mejor posible.

– ¿Le ilusiona ser considerado como un canterano modélico del Sevilla? Sólo hay que mirar el mural del Sánchez-Pizjuán para ver lo que le quieren allí.

– Es un privilegio, una satisfacción muy grande pertenecer a esa lona con emblemas muy grandes. Cuando me lo dijeron se me saltaron las lágrimas, nunca olvidaré ese día. Es una satisfacción muy grande ser un emblema para el sevillismo, desde aquí le doy las gracias a todo el mundo: al presidente, Monchi… a todos.

– Ahí sale como el niño que fue, ¿estaría bien actualizarlo dentro de cinco o diez años, como el hombre que ya es?

– Sí, pero bueno. Hay que representar a la cantera y ayudar a todos los canteranos posibles.

Mena lucha por un balón en el Villanovense - Sevilla (Foto: EFE)

Mena en el Villanovense – Sevilla de la Copa del Rey (Foto: EFE)

– ¿Se ve ese niño ilusionado preparado para afrontar el reto de ser uno más el año que viene en el primer equipo?

– Sí, la verdad es que sí. Me veo con mucha confianza. Me veo en el gran reto de pertenecer a la plantilla del primer equipo, pero bueno. Eso son decisiones que se dan, como ya le digo. Yo trabajo pasito a pasito. Sería un sueño pertenecer a la primera plantilla del Sevilla y ojalá ese sueño se pueda cumplir.

– Hablando de sueños, algún sevillista lleva sin dormir desde las últimas exhibiciones de Carlos Álvarez, el joven sevillista de 16 años. ¿Tan bueno es en los entrenamientos?

– Sí, la verdad es que lo está haciendo muy bien. Tanto en los entrenamientos como en los partidos, y la verdad es que está demostrando mucho. Tiene una gran facilidad para pensar y muchísima calidad. Hay que tener paciencia, tranquilidad. Todo llega.

– Como le llegó a usted en la pretemporada de 2018, cuando con sólo 20 años debutó en Copa del Rey ante el Villanovense. ¿Cuánto daría por hacerlo en LaLiga algún día en el Sánchez-Pizjuán?

– Daría mucho… pero es lo que le he dicho. Sólo pienso día tras día. Ojalá ese momento de la liga llegue. Con tranquilidad todo va a llegar, tarde o temprano.

– Porque debutar en la Europa League ya sabe lo que es. Lo hizo ante el Qarabag en noviembre de 2019 y tuvo sus minutos contra el APOEL, siendo convocado también ante el Dudelange. ¿Qué sintió entonces?

– Es una pasada jugar allí. Fue un momento increíble. Le doy las gracias al cuerpo técnico de Lopetegui porque es una maravilla. Los entrenamientos con el primer equipo son una pasada.

– ¿Qué le dijo el técnico de Asteasu minutos antes de debutar en la Europa League?

– Me dijo que lo hiciera como lo estaba haciendo en los entrenamientos, y que tuviera tranquilidad. Además, le doy las gracias a los internacionales. Me ayudaron mucho, la verdad.

El canterano Mena disputa un balón en el Sevilla-Qarabag de la Europa League (Foto: Manuel Gómez)

El canterano Mena disputa un balón en el Sevilla-Qarabag de la Europa League (Foto: Manuel Gómez)

– Creo que es un buen momento para que nos cuente cómo influye en su juego su espejo futbolístico, Éver Banega.

– Es mi jugador favorito. Le pido consejos diariamente, siento una gran admiración por él. Ojalá algún día pueda jugar junto a él. Me ayuda mucho en los entrenamientos. Sus consejos son de oro. Yo me quiero parecer en cómo juega. La visión que tiene, los pases, la calidad… es lo que admiro de él. Me encanta cómo juega. Hablo con él por las redes sociales y es una persona maravillosa. Me ha encantado conocerlo y me gusta cómo me habla, los consejos que me da… todo.

– Volvamos a la fachada del Sánchez-Pizjuán. Usted ve ahí a Navas, quizá el canterano más ejemplar que ha tenido el Sevilla en su historia… ¿qué le parece aprender de alguien como él?

– Navas es una persona extraordinaria. Maravillosa, maravillosa. Hablo con él casi diariamente, claro, él es de Los Palacios y yo de Utrera. Como campeón del mundo, todos los consejos que me da en los entrenamientos… le doy las gracias porque Jesús Navas es un emblema de la cantera. Y ojalá pueda hacer yo toda la carrera que ha hecho él porque admiro todo el trabajo que está haciendo. Recoge los frutos de toda la carrera que ha hecho.

– Terminemos donde empezó todo para usted. En Utrera. Seguimos mirando la lona y vemos otro semblante más que reconocible en Nervión. Un símbolo que enorgullece a muchos, y que hoy, además, emociona ver. ¿Qué siente cuando ve la cara de José Antonio Reyes al lado de la suya?

– (Toma aliento) Se me saltan las lágrimas porque lo admiro. Lo admiro mucho porque tenía mucha relación con él, y la verdad es que a nivel personal y futbolístico es una persona que todo el mundo conoce: jugaba extraordinariamente. En esos momentos me vine muy abajo porque tenía mucha conexión con él, hablábamos diariamente. Es una pena… A seguir y a pensar positivo. No queda otra. En la vida hay que afrontar todos los retos.