Chicharito celebra su gol en el Qarabag-Sevilla (EFE)
Chicharito celebra su gol en el Qarabag-Sevilla (EFE)

Qarabag – Sevilla FC (0-3): Goles y autoridad para ilusionar también en Europa

Chicharito, Munir y Óliver Torres firman tres dianas de bella factura para dar la victoria a los de Lopetegui en su estreno europeo

Por  20:55 h.
Qarabag
0
Sevilla
3
Qarabag FK: Begovic; Abbas Huseinov, Badavi Huseinov, Medveded, Ailton; Garayev, Almeida, Míchel; Jaime Romero (Quintana, m. 76), Gueye (Abdullayev, m. 67) y Zoubir.
Sevilla FC: Vaclik; Pozo, Koundé, Diego Carlos, Escudero; Joan Jordán (Rony Lopes, m. 59), Gudelj, Óliver Torres (Dabbur, m. 87); Franco Vázquez, Munir y Chicharito (Banega, m. 73).
Goles: 0-1, m. 61: Chicharito. 0-2, m. 77: Munir. 0-3, m. 84: Óliver Torres.
Árbitro: Yevhenii Aranovskiy (Ucrania). Mostró tarjeta amarilla a Ailton, Medvedev y Gudelj.
Estadio: Tofiq Bahramov (Bakú, Azerbaiyán). 20.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Cielo despejado y 21ºC. Partido de la jornada 1ª del Grupo A de la UEFA Europa League 2019-20.

Ganó con rotundidad (0-3) y convenció el Sevilla de Lopetegui en su estreno europeo en Bakú ante el Qarabag, al que le aguantó la batería una hora, justo el tiempo que emplearon los de Nervión hasta conseguir desarmar por completo el muro azerí a base de fútbol, calidad, ímpetu y goles. Uno espectacular de falta de Chicharito, otro de preciosa vaselina de Munir y una estética media chilena de Óliver Torres valieron para sumar los tres primeros puntos del equipo sevillista en este Grupo A de la Europa League, su torneo por excelencia. Pese a las numerosas rotaciones, el cuadro de Lopetegui mantuvo sus señas de principio a fin. Volvió a ser una roca en defensa y dejó su portería a cero. Es además el cuarto triunfo a domicilio en cuatro salidas… el rendimiento, sobresaliente. La ilusión, máxima.

Como dejó entrever en la previa el entrenador vasco, entraron en la alineación varios de los hombres que venían contando con menos minutos en este arranque de temporada. Hubo hasta siete cambios en la formación sevillista con respecto al once que batió al Alavés en Vitoria cuatro días antes. Futbolistas como Koundé, Escudero, Gudelj, Franco Vázquez, Munir y Chicharito tuvieron su chance desde el inicio. También Pozo, que ocupó el lateral derecho, disfrutando así el canterano de sus primeros minutos oficiales con Lopetegui. A Rony Lopes y Dabbur les tocó aguardar su oportunidad desde el banquillo. Acabarían teniendo minutos.

Cumpliendo con su guión habitual en los comienzos de partido, el Sevilla salió en tromba, presionando muy arriba y forzando los errores de los azeríes en la salida del balón. Munir y un activo Chicharito protagonizaron las primeras llegadas de peligro a los dominios de Begovic. Muchas ganas y pasmosa facilidad para el remate exhibió el delantero mexicano en su puesta en escena. Le faltaba afinar la puntería. Apretaban los nervionenses en el estreno de la contienda. Tanto es así que a los cuatro minutos ya pudo adelantarse el Sevilla gracias a una excepcional falta botada por Jordán que no acertó a rematar Diego Carlos dentro del área pequeña. Por centímetros. El conjunto de Nervión tiene un tesoro con el centrocampista catalán en las acciones de estrategia. Oro puro el ex del Eibar a balón parado. Inquietó por esa vía todo lo que pudo y más.

El Qarabag apenas respondió por medio de una contra del rápido Gueye y un posterior disparo lejano de Almeida. Poca cosa para romper la ordenada zaga sevillista, en la que Koundé, que estrenaba titularidad, se sentía cómodo junto al titán Diego Carlos. Se animó incluso el joven central galo a subir al ataque en varias acciones. Por el carril diestro, el que brilló sobremanera en la primera parte fue Pozo. Un verdadero puñal el de Huévar del Aljarafe. Desarboló por completo al Qarabag por su zona y colocó pases con calidad. Un gran centro suyo fue rematado de cabeza por Chicharito en el mismo corazón del área, pero el balón se perdió por encima de la red.

El Sevilla tocaba y tocaba. Llegaba una y otra vez. Era el dueño claro del partido, pero le faltaba acertar. Jordán, de nuevo a balón parado, casi sorprende a Begovic en lanzamiento de córner. El meta bosnio tuvo que responder en dos tiempos. Con los de Lopetegui volcados arriba, salió a la contra el equipo azerí y el lateral diestro Abbas Huseinov estuvo a punto de marcar tras recoger un pase a la espalda de la defensa hispalense y plantarse solo en el área. Erró. Se libró el Sevilla, que no se encogió y siguió a lo suyo en busca del gol. Un tanto que acarició hasta dos veces más antes del intermedio, en sendas ocasiones de Munir en las que el hispano-marroquí tampoco acertó. Con el 0-0 se marchó el partido al descanso.

El primer acto dejaba una sensación ya conocida por los nervionenses esta temporada: demasiado desgaste, demasiadas llegadas para tan poco premio. Ninguno en este caso, porque el marcador permanecía inamovible. Lopetegui tenía que tocar alguna tecla. Desatascar a su equipo arriba. En la reanudación, Dabbur seguía en el banquillo. De hecho, el primer cambio fue el de Rony Lopes por un fundido Jordán. Se vació, como siempre, y recorrió un sinfín de kilómetros el centrocampista, una de las grandes sensaciones del proyecto. El Sevilla seguía llevando la iniciativa. Notable aportación, por cierto, del Mudo Vázquez y de Óliver Torres en la creación. Intentaron generar siempre con sentido y se asociaron con verticalidad en la zona de tres cuartos.

En el 54, una absurda pérdida de Koundé en el centro del campo casi le cuesta un disgusto al Sevilla. Por fortuna para los de Lopetegui, los españoles del Qarabag, Míchel y Jaime, no supieron resolver la jugada. Demasiado inocentes. El gol estaba reservado para el equipo que más lo había perseguido y ése no era otro que el Sevilla. A la hora de partido, el conjunto hispalense iba a aprovechar de la menor manera posible un lanzamiento de falta en la frontal. Jordán, el especialista, ya no estaba en el campo. No importó. Agarró la bola Chicharito con una decisión tremenda y ejecutó el golpeo de manera excepcional, superando a Begovic por su escuadra derecha. Golazo del mexicano, que se estrena en su segundo partido como sevillista.

Con la lata abierta, el Sevilla viviría un plácido tramo final de encuentro. Y es que instantes después, Banega, que había saltado al césped en esta segunda parte, se inventó un pase de tiralíneas hacia Munir para que el ex del Barça batiera con mucha calidad, de preciosa vaselina, al guardameta del Qarabag. 0-2 y partido cerrado. Aunque no quedó ahí la cosa. Óliver Torres redondeó su buena actuación convirtiendo el tercero para su equipo, con un estético gol de media chilena y tras culminar una gran jugada coral en la que participaron Rony Lopes, Pozo y Franco Vázquez. Muy sólido el cuadro sevillista, que suma sus tres primeros puntos en el Grupo A de su torneo fetiche. El domingo, espera el Madrid, al que recibe como líder de LaLiga.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 18 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @sevillistabaeza: @MontesdeOcaFran @LUNATRIANA1 @SevillaFC @fpsevillistas muchas gracias Fran, estamos encantados, ilusionados. Nuestra… - 11 horas ago