Vitolo pugna un balón con Danilo
Vitolo pugna un balón con Danilo

Real Madrid-Sevilla FC (4-1): Es de Champions, pese a sus ‘pecados’ de amateur

Los de Sampaoli firman la cuarta plaza gracias al empate entre el Villarreal y el Deportivo (0-0)

Por  21:52 h.
Real Madrid
4
Sevilla
1
Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Varane, Sergio Ramos, Nacho; James (Casemiro, m. 60), Kovacic (Modric, m. 71), Kroos, Asensio; Cristiano y Morata (Lucas Vázquez, m. 60).
Sevilla FC: Sergio Rico; Mercado, Nico Pareja (Walter Montoya, m. 46), Carriço, Lenglet; Kranevitter, Nzonzi; Correa (Ben Yedder, m. 88), Krohn-Dehli (Diego González, m. 88), Vitolo; y Jovetic.
Goles: 1-0, m. 9: Nacho. 2-0, m. 22: Cristiano. 2-1, m. 48: Jovetic. 3-1, m. 77: Cristiano. 4-1, m. 83: Kroos.
Árbitro: Undiano Mallenco (Comité Navarro). Mostró cartulina amarilla a Danilo, Morata, Mercado, Nacho, Correa y Lucas Vázquez.
Estadio Santiago Bernabéu. 80.000 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones. Cielo despejado y 22ºC. Partido de la 37ª jornada de LaLiga Santander 2016-2017.

El partido del Sevilla FC en el Bernabéu resume bien los ‘pecados’ del conjunto de Nervión en su decepcionante tramo final de temporada. Llegó a jugar mejor que el Real Madrid en varias fases del encuentro, hasta terminó ganando la posesión, y disfrutó de un sinfín de ocasiones para haber marcado más de un gol, sobre todo en la primera mitad. Sin embargo, el Sevilla FC se autocondenó víctima de sus propios errores defensivos y de esa falta de tino arriba. Amén de ciertos capítulos más propios de un equipo amateur que de una escuadra de profesionales. En poco más de 20 minutos, los de Sampaoli ya caían por 2-0, renta prácticamente insalvable para cualquiera en Chamartín. En los momentos claves de esta campaña, la obra estética del entrenador se derrumbó casi siempre como un castillo de naipes. Nacho se aprovechó de la inocencia y falta de tensión colectiva de los sevillistas ejecutando una falta de pillo para adelantar a su equipo… colocó el balón en la red mientras ‘dormía’ toda la zaga nervionense y su portero. Incomprensible. Poco después, un fallo de Kranevitter en el centro del campo terminó en el segundo tanto de los locales, obra de Cristiano. El Sevilla llegó a acortar distancias en la segunda parte por medio de Jovetic, el mejor de su equipo. Pero el Madrid anuló toda esperanza con dos tantos más, el que significaba el doblete del portugués y otro de Kroos. Pese al 4-1, el Sevilla FC ya es matemáticamente cuarto clasificado de LaLiga; es decir, equipo de previa de Champions. El empate del Villarreal contra el Deportivo (0-0) así lo propicia. Objetivo cumplido. Ahora, tocará jugárselo todo a una carta en agosto.

Sobre el verde del Bernabéu, el conjunto de Nervión presentó hasta cinco novedades con respecto al último choque ante la Real Sociedad, la mayoría de ellas obligadas por diferentes lesiones y por la sanción de Sarabia. Para colmo, en el calentamiento previo al choque cayó también Franco Vázquez y Sampaoli tuvo que darle la camiseta de titular a Krohn-Dehli, que no se vestía de corto desde las semifinales de la Europa League ante el Shakhtar el 28 de abril de 2016… hace más de un año. El danés aguantó estoicamente y terminó siendo de los más destacados de su equipo. Entrega constante y derroche físico encomiables. Por lo demás, Mercado volvió a ocupar el lateral derecho ante la ausencia de Mariano, mientras que en el costado zurdo el galo Lenglet reconvirtió su posición en lugar de Escudero. En el eje de la zaga reapareció Carriço, que no jugaba desde el pasado 11 de marzo contra el Leganés en el Sánchez-Pizjuán (1-1). También destacó la entrada en el once de Matías Kranevitter para acompañar a Steven Nzonzi en el doble pivote. Tampoco tuvo su mejor día el argentino. Su cesión y la de su compañero Vietto han sido poco fructíferas. A años luz de lo esperado. Vitolo, que había estado renqueante durante toda la semana, partió finalmente en el equipo de inicio; mientras que Correa regresó tras cumplir sanción. Arriba, el sacrificado fue Ben Yedder, que dejó su sitio en la punta de lanza al montenegrino Stevan Jovetic. El jugador cedido por el Inter fue el líder, el mejor de largo. Pidió a gritos la ejecución del pago de su opción de compra. Enfrente, un Madrid híbrido entre su versión ‘A’ y la siempre peligrosa ‘B’. Sin los Benzema, Isco, Modric o Casemiro; pero con los Ramos, James, Asensio, Cristiano o Morata.

El Sevilla tuvo un prometedor comienzo en el Bernabéu. La puesta en escena fue valiente y sin complejos, con un motivado Jovetic y un no menos activo y voluntarioso Vitolo tirando del equipo hacia arriba. Fue el canario el primero en poner a prueba a Keylor Navas con un disparo que el meta costarricense detuvo en dos tiempos. Pero poco le duró la ilusión a los visitantes. Morata dio el primer aviso con un peligroso acercamiento que Rico, muy atento, abortó con su rápida salida. El primer golpe iba a caer en el minuto 9, producto del ‘amateurismo’ en su peor expresión… el de la falta de picardía, y hasta de concentración y madurez profesional. Carriço empezó a acusar su inactividad cometiendo una clara falta sobre Asensio en la frontal. Undiano señaló la infracción… nadie del Madrid solicitó la barrera, mientras los defensores sevillistas miraban al limbo. Entonces, apareció Nacho, el más listo de la clase, para ejecutar y marcar plácidamente el 1-0 ante el estupor sevillista. Falta de tensión total. De patio de colegio el tanto encajado por la escuadra de Sampaoli. Desde infantiles, se adiestra a los jugadores a entorpecer el saque de cualquier falta peligrosa del rival en busca de ganar tiempo para colocarse. Nadie se situó delante del balón… error de amateur.

Todo el trabajo bien hecho hasta ese momento… tirado por tierra en un despiste pueril. El Sevilla, aun así, no se arrugó, y pudo igualar pronto. Mercado se coló por la derecha, sirvió a Jovetic y el montenegrino comenzó su ‘show’ particular estrellando el balón en la madera. En la siguiente acción, de nuevo Jovetic, esta vez desde el vértice izquierdo del ataque sevillista, volvió a fusilar a Keylor, quien respondió con una buena intervención para evitar el tanto.

Y cuando mejor volvía a estar el Sevilla, una contra de los de Zidane mató prácticamente el partido. Pérdida de Kranevitter en el centro del campo, subida en tromba del Madrid, paradón de Rico a James y el rechace del portero que le cae a Cristiano para que el portugués no perdone. Otro varapalo que nació de un error sevillista. A pesar de todo, no se entregó el equipo visitante. A la media hora, Correa se plantó solo en el área madridista con un buen sprint por la derecha y se sacó un disparo seco que repelió Keylor. Quizá se equivocó en la elección de la jugada y debió haberla pasado. En la acción inmediatamente posterior, Jovetic volvió a toparse con la madera, impactando una preciosa vaselina en el larguero madridista. Merecía más el Sevilla, que apretó hasta el final de la primera parte. No en vano, una gran combinación entre Correa y el propio Jovetic pudo desembocar en gol del montenegrino antes del intermedio, pero otra vez Keylor respondió con un paradón. Fue lo último destacable en la primera mitad.

En la reanudación, el Sevilla siguió confiando en su apuesta de juego y obtuvo premio pronto. Merecido. Vitolo encontró a Jovetic en la frontal y esta vez el internacional de Montenegro no perdonó y resolvió con una calidad tremenda ajustando su disparo a la izquierda de Keylor. 2-1, golazo. Tercero de Jovetic al Madrid desde que llegara en el mercado de invierno. Un buen tanto que metía al Sevilla FC en el partido y el miedo en el cuerpo a los locales. Al Madrid le costaba, sabía que el título estaba en juego. Cristiano la tuvo en el 65 de libre directo, pero Sergio Rico rechazó bien de puños. Sampaoli reforzó su centro del campo sacando a Walter Montoya, que aportó músculo y algo de solidez en la zona ancha y en el carril derecho. Terminó desinflando y fallando. Los minutos pasaban y lo cierto es que el Sevilla FC comenzó a bajar el pistón y a mirar más hacia el Estadio de la Cerámica, donde el empate 0-0 entre el Villarreal y el Deportivo le daba a los de Nervión la cuarta plaza matemáticamente. Tampoco los de Zidane subían la marcha en su juego. El miedo y el respeto entre merengues y sevillistas acapararon el tramo final. Y en el mar de dudas, Zidane movió ficha, sacó al campo a Casemiro y después a Modric, y se acabó la película. El poderoso dio la puntilla. En el 77, y tras una pérdida de Walter Montoya, Kroos asistió a Cristiano y el luso se inventó un zurdazo de ensueño para batir a Rico por toda la escuadra y firmar su doblete. Y todavía caería el cuarto. Fue Nacho el que, desde la izquierda, puso el balón en bandeja ante la entrada del propio Kroos para que el centrocampista germano estableciera el definitivo 4-1. Blando Kranevitter en la marca al alemán, que remató sin agobios. Pero para blando, el Sevilla del ‘amateurismo’, cuya ambiciosa filosofía de ir siempre a por el contrario se ha ido difuminando, apagando con el avance de la temporada. Cuando ya ésta toca a su fin, el manual de Sampaoli se ha vuelto bastante vulnerable. Eso sí, la apuesta de Monchi y del club ha dado para ser cuartos, que no es poco…

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 18 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @TyCSports: A 4 años de esta JOYA de Jonathan Calleri en #Boca 🔝. ¡QUÉ PEDAZO DE GOL!🔸🔹 https://t.co/3RtB0towi1 - 5 horas ago