Lopetegui
Lopetegui

Reinventando a Julen Lopetegui

El técnico inculca una idea que combina posesión con juego directo

Por  3:59 h.

En el fútbol, como en la vida, es muy fácil ponerle etiquetas a alguien y que estas sean difíciles de quitar. En el eterno debate del fútbol del estilo, ese que parece confrontar a la posesión y al contragolpe como el agua y el aceite, esto se da con los entrenadores. Cada uno tiene un sello, y en la habilidad de ellos, en sus conocimientos y manera de entender el fútbol, está el adaptarse a las circunstancias que le rodean o morir con las botas puestas. En el caso de Julen Lopetegui, el hecho de haberlo visto en la selección parece haber otorgado una etiqueta de juego de posesión que no es del todo exacto. En un combinado como el español, con tantísimo jugador de corte creativo y de dominio del balón, heredado además de la época de Del Bosque, cambiar eso hubiera sido casi inmolarse. Pero en el Sevilla quiere desterrar esta imagen, este estereotipo que arrastra, y reinventarse.

Lo primero que les grita a sus jugadores casi cada vez que tiene ocasión es la palabra verticalidad. Quiere que los suyos roben rápido el balón mediante una alta presión y, en cuanto puedan, lo lancen en ataque aprovechando las alas de ese 4-3-3 que suele usar en sus equipos. Además, quiere aprovechar mucho las alas de ese trío atacante, en el que suele usar un jugador habitualmente más extremo que el otro, que suele hacer la diagonal hacia adentro.

También le da mucha importancia a la participación del delantero. Por más que el referente sea normalmente un delantero con presencia física (Dabbur, De Jong), quiere que estos se impliquen en la elaboración, que no sean un islote y jueguen bien de espaldas y descarguen el juego sobre las alas o los centrocampistas que se incorporen.

03Hombres como el recién fichado Fernando o del perfil de Amadou, que cubran las subidas de unos laterales que se incorporarán asiduamente al ataque. Su labor es vital para que los otros, de perfil también trabajador pero con más vocación ofensiva, puedan soltarse en busca del área rival.

Algo que no se está pudiendo ver mucho, ya que es pronto aún y los entrenamientos sólo se abren un cuarto de hora, es la preparación de las jugadas de estrategia. Lopetegui le da mucha importancia a este apartado y este año el Sevilla ha ganado en centímetros para intentar sacarle más rédito. En definitiva, un estilo que gusta en Nervión y por el que Monchi se decidió a la hora de firmar al vasco.