Rodri, el Almería y el gol que nunca olvidará
Rodri, el Almería y el gol que nunca olvidará

Rodri y la anécdota con el aficionado que celebró su gol en Almería

El viernes se cumplieron diez años del tanto que metió al Sevilla en la Champions en 2010

Por  13:31 h.

El exfutbolista del Sevilla y ahora en las filas del Oviedo, Rodri, recordó en la radio del club el momento más importante de su carrera, aquel día en el que le marcó un tanto al Almería y sirvió para que el equipo nervionense se clasificara para la Champions en el descuento. Este viernes se cumplieron diez años y así habló de ello: “Quise meter presión al míster para que me sacase. Estaba preparado para hacerse, pero se paró por la expulsión de Negredo. Al final lo hicimos y salió redondo. No sé si era confianza, ganas o la ilusión de un niño de 18 años, pero estaba convencido de que tendría alguna y que la iba a meter. Y así fue. Fue un remate un poco difícil porque la pelota se queda botando y  me pasa por detrás… Giré, salté, la enganché y para adentro”.

Del mismo modo, Rodri habló del trabajo de todo el grupo: “Aquello fue la culminación al trabajo del equipo de todo un año, y quién mejor que un canterano con ilusión y con ganas de debutar en Primera División con su Sevilla FC, y encima como fue y la importancia que tuvo. Las aspiraciones del Sevilla FC ya son entrar cada año en Champions y ojalá que el objetivo se cumpla”.

También se acordó de Navas: “Me alegra mucho ver que a mi club y a compañeros que aún siguen ahí, como Navas, les va bien. Yo ahora estoy feliz defendiendo la camiseta del Oviedo, club al que llegué en Navidad, y estoy deseando volver a jugar, hacer goles y disfrutar del fútbol. Siempre estaré agradecido al Sevilla FC, y ojalá algún día nuestros caminos se crucen de nuevo. Toda esa formación que tuve allí, en sus escalafones, me ha hecho estar ahora al mejor nivel, que considero es el mejor de mi carrera”.

Igualmente, contó una curiosa anécdota al referirse a un aficionado que se saltó al terreno de juego para abrazarlo.“Luego contactó conmigo, no recuerdo cómo, y me dijo que le habían puesto una multa de 3.000 euros, pero que había sido la multa que más a gusto había pagado en su vida… Había de todo en esa piña que formamos en el suelo, es una pasada recordar ese momento”.