Roque Mesa: «Estoy muy feliz y con ganas de defender este escudo a muerte»

El canario, primer fichaje de la 2018-19, atiende a ABC de Sevilla en la concentración de Benidorm: «Lo vamos a pelear todo hasta el final»

Por  5:15 h.

Roque Mesa vive en Benidorm su primera pretemporada como sevillista. El canario, que anhelaba desde hace tiempo enrolarse en la disciplina nervionense, convenció a todos durante el último tramo de su cesión, con Caparrós al mando, y el club decidió emprender la compra de su ficha al Swansea. Roque ha sido el primer fichaje de la temporada 2018-19 y apunta a ser uno de los hombres importantes del nuevo técnico, Pablo Machín. Su carisma y sus ganas ya resaltan en la estadía del equipo en tierras alicantinas. El centrocampista a ABC de Sevilla.
-El calor y la humedad aprietan en Benidorm…
-Sí, sí (risas), hace bastante calor, aunque no tanto como en Sevilla. La humedad y el calorcito aprietan, pero bueno, esto es la tónica de las pretemporadas. Hay que pasarlo, sufrirlo y prepararse bien para llegar lo mejor posible, en nuestro caso, a la primera previa de la Liga Europa que tenemos ya el día 26.
-Vemos que el nuevo preparador físico, Jordi Balcells, les está exigiendo de lo lindo en Benidorm.
-Esto suele ser así. Al principio el trabajo es duro. El cuerpo viene de estar de vacaciones… aunque también te digo que, cada vez más, las pretemporadas de los equipos se van adaptando más al balón. No son como las pretemporadas de antes, donde predominaba lo físico mucho más. Ahora el balón tiene más protagonismo y por lo tanto todo se lleva mejor. Cada preparador físico es un mundo y sí es verdad que Jordi mete bastante intensidad, pero con mucho balón, y eso el jugador lo agradece.
-También es verdad que estamos en una fase clave de la pretemporada en la que toca, como se suele decir, llenar los depósitos.
-Sí. Es el momento ahora de acumular carga y mucho trabajo, porque eso te da muchas garantías de empezar bien, de empezar de la mejor manera y aguantar luego durante toda la temporada, que será muy larga.
-Su fichaje ha sido casi por aclamación popular.
-Eso para mí es un factor muy importante. Sí es verdad que yo con el Sevilla tenía algo especial… desde hace dos años cuando me quería Monchi. Tenía todas las papeletas para venir. Era jugador del Sevilla y todo se truncó por una decisión ajena. Siempre ha existido ese cariño con el Sevilla. Luego, por diferentes circunstancias, no terminé aquí, pero terminó dándose todo para que pudiera venir cedido en enero. Al principio no se dio la cosa como uno quería, pero llegó Joaquín (Caparrós), me dio la oportunidad y todo cambió. De todas formas, cuando no jugaba la afición del Sevilla siempre me mostraba su cariño. ‘Roque, no te vayas, que tú vas a ser importante aquí el año que viene, seguro’, me decían por la calle. Siempre tuve el cariño. Todo eso ha sido un factor muy importante para que yo, a día de hoy, sea jugador del Sevilla al cien por cien. Estoy muy agradecido al esfuerzo que ha hecho el club. Ya puedo decir que soy jugador del Sevilla. Estoy muy contento y con ganas de defender este escudo a muerte.
-Y es que los suyo ha sido cuestión de paciencia. Se fija en usted Monchi, lo trae cedido Arias y lo ficha Caparrós.
-El fútbol tiene estas cosas. Lo bueno es que el camino del Sevilla y el mío estaban destinados a encontrarse. Desde que llegó Joaquín (Caparrós) en los últimos cuatro partidos, su confianza hacia mí fue total, plena. Él me preguntó cuál era mi idea, pero mi idea cambió totalmente precisamente cuando llegó él. Empecé a jugar y a sentirme importante, y le dije que quería quedarme. Sí o sí. Se lo transmití a Joaquín y al presidente. Hicieron todo lo posible para que yo estuviera en el Sevilla y aquí estoy.
-¿Temió en algún momento durante la negociación con el Swansea?
-No, estuve siempre tranquilo. Sólo fue el clásico tira y afloja entre los clubes y no se dilató por mucho tiempo. Pasó lo que todos queríamos y la verdad es que la negociación no fue dura. ¿Ofertas de otros equipos? Sí, hubo intereses, pero desde el primer momento le dije al club y a mi representante que yo sólo quería jugar en el Sevilla. Di mi palabra. A muerte.
-Y el nuevo míster, Pablo Machín, ¿qué tal?
Estamos en fase de ir conociéndonos todos. Él está poniendo las ideas sobre el terreno de juego, lo que quiere de su equipo. Las primeras impresiones son muy buenas. Mucho balón. Con la misma idea que tenía en el Gerona y de la que nos vamos empapando poco a poco de ella. Vamos automatizando la idea. En mi caso, es la primera vez que trabajo con este sistema, con esta idea. Pero por las características de tener el balón, de guardarlo, de no perderlo y de mover el equipo de un lado hacia el otro, me recuerda mucho a Quique Setién, que lo tuve en la UD Las Palmas. Hay matices diferentes, pero se asemejan bastantes.
-¿Ha hablado con Setién? ¿Intentó ficharle?
-Hemos hablado, pero siempre por la amistad que tenemos. Nada de fútbol. Desde enero no volvimos a hablar más de la posibilidad de ir a jugar con él. Contacto puramente de amistad, y nada más.
-En el derbi, supongo que no serán tan amigos.
-Claro, somos rivales. Y cuando nos encontremos en el campo él luchará por lo suyo y yo por lo mío.
-¿Cómo ve a los nuevos, Amadou y Vaclick?
-Los veo bien. Amadou se va adaptando, viene de una liga diferente. Tiene un gran físico y recupera muchos balones. Nos va a dar mucho en el medio, seguro. Y Vaclik es un portero con mucha envergadura y buena planta. Vamos a ver si nos puede dar cosas también.
-La Supercopa contra el Barça se queda a un partido…
-Es verdad que a un partido todo puede pasar. A un encuentro y en un campo neutral… cualquier equipo puede ganar. Es además a comienzos de agosto, con los equipos rodándose. Así que todo es posible. Ojalá puede ser y la Supercopa se decante a nuestro favor. Si empezamos con un título la temporada las cosas se verían de una manera muy positiva. Va a ser difícil, porque tenemos enfrente al Barcelona, pero con todos estos condicionantes cualquier cosa puede pasar.
-En las eliminatorias de la Liga Europa, no pueden fallar.
-El Sevilla y el sevillismo siempre tienen la necesidad de clasificarse para Europa. Por la historia y por los títulos que ha ganado este club. Es normal que se le exija mucho al Sevilla. Y ya no sólo en Europa, sino también en LaLiga. El Sevilla, con sus éxitos, se ha generado un estatus y una presión social importante. Hay que ganarlo todo. Es importante tener ambición. Creo que estamos en el buen camino. Estamos trabajando bien. En mi caso es la primera vez que jugaré una previa tan pronto. Pero eso nos servirá también para prepararnos antes.
-Para acabar, su mensaje al sevillismo.
-Estamos en la época en la que todo el mundo se pregunta cómo estará el equipo, si los fichajes funcionarán o no… la realidad es que el Sevilla, desde hace muchos años, cambia muchos futbolistas de su plantilla cada verano, pero al final siempre está donde está: compitiendo por todo. El año pasado, con todo, se llegó a la final de la Copa y se compitió muy bien en la Champions. Yo le transmitiría tranquilidad a la afición. El Sevilla está haciendo las cosas bien. Aquí competimos, trabajamos para estar en las mejores condiciones en todas las competiciones. Que no le quepa duda a nadie de que lo vamos a pelear todo hasta el final.