Sampaoli, en los prolegómenos del partido jugado en Nervión ante el Osasuna (Foto: J. M. Serrano)
Sampaoli, en los prolegómenos del partido jugado en Nervión ante el Osasuna (Foto: J. M. Serrano)

Sampaoli, de un proyecto de Champions con el Sevilla al borde del abismo con Argentina

La historia de una arriesgada decisión que marcó el rumbo del Sevilla FC y que ahora puede dinamitar la carrera del técnico

Por  13:12 h.

Desde Sevilla se mira con asombro y atención el batacazo que está cerca de protagonizar Sampaoli en el Mundial. El extécnico sevillista y seleccionador de la Albiceleste asumió ayer toda la responsabilidad de la dolorosa derrota (0-3) ante Croacia, donde su combinado se se queda al borde de la eliminación. “Todo lo que sucede al equipo en torno a la merma del rendimiento de un montón de los jugadores tiene que ver con la conducción del proyecto que no prosperó. Es difícil que destaquen jugadores que no estaban colocados bien en el proyecto. No habré leído el partido como correspondía, seguramente”, dijo Samapoli. Su historia con Argentina puede estar cerca a terminar. Sería de la peor manera posible, después de haber obtenido la clasificación para el Mundial con mucho sufrimiento, sin apenas fútbol y en la última jornada de la fase clasificatoria sudamericana con una victoria milagrosa por 1-3 en Ecuador con tres goles de Messi, ahora denostado. Y después de un tremendo culebrón que urdió el entrenador estando en el Sevilla FC y que generó todo tipo de polémicas entre la gerencia del club y la afición, afectando al rendimiento del equipo nervionense en medio de un proyecto ilusionante.

¿Se equivocó Sampaoli saliendo del Sevilla? Posiblemente, sí. Su proyecto en Nervión arrancó en julio de 2016 y ya aquella pretemporada veraniega se vio convulsionada desde Argentina. El propio técnico incrementó las dudas ante su falta de claridad en las declaraciones. Argentina buscaba un sustituto a Gerardo Martino y tras el “no” de Bielsa se lanzó a por Sampaoli, quien llevaba pocos días desempeñando su cargo de técnico del primer equipo en Nervión. Fueron momentos complicados. Los intentos de la AFA por hacerse con Sampaoli no sentaron nada bien en el Sevilla, que armaba un equipo con inversiones millonarias en torno al estilo de su nuevo técnico. Hasta se llegó a especular que Sampaoli combinaría sus funciones en el Sevilla FC con la selección albiceleste. Monchi y Castro hablaron cara a cara con Sampaoli y todos entendieron que no era el mejor momento para salir. Negativa del Sevilla FC aparte, resultó crucial otro asunto clave: en aquellas fechas la cláusula de rescisión del entrenador era de ocho millones de euros, una penalización inasumible por parte de la AFA. No fue hasta el 28 de julio, tras el triunfo ante el Mainz (0-1) en la concentración de Alemania, cuando Sampaoli se decidió a hablar: “Hemos armado este equipo y pensamos en él. Tuve una llamada del presidente de la AFA, pero los sueños no siempre llegan a tiempo. Yo estoy orgulloso de que hayan pensado en nosotros, siempre dije que entrenar a la selección sería un sueño para mí, pero sería irresponsable dejar al Sevilla ahora”, dijo. El día 1 de agosto llegaba la calma a Nervión. Armando Pérez, el entonces presidente interino de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), anunciaba ese día la elección del entrenador del Sao Paulo, Edgardo Bauza, como nuevo máximo responsable de la selección argentina de fútbol.

El Sevilla FC, con un fútbol notable y descarado en muchas fases de la temporada, llegó a postularse incluso entre los candidatos al título de LaLiga. Sampaoli acaparaba portadas. Hasta que en marzo de 2017 volvió el terremoto de la AFA. Primero el equipo sufrió el gran varapalo de caer eliminado inesperadamente ante el Leicester en la Liga de Campeones. Mientras, al otro lado del Atlántico, era elegido como como nuevo presidente de la AFA Claudio “Chiqui” Tapia. Los malos resultados de la selección albiceleste con Bauza en el banquillo y el profundo cambio en la directiva argentina hacían presagiar la inminente destitución del seleccionador. El nombre de Sampaoli comenzó de nuevo a sonar con fuerza.

El día 11 de abril, Claudio Tapia se reúne con Edgardo Bauza y confirma que el seleccionador no dirigirá más a Argentina. Comienza la carrera para contratar a Sampaoli. Incluso ese mismo día se conoce que el presidente de la AFA viajará a España con la intención de reunirse con el técnico del Sevilla FC. Se llega a plantear una rocambolesca situación: la posibilidad de que Tapia se viera cara a cara con el entrenador nervionense en el hotel de concentración del equipo en Valencia, horas antes del importante encuentro para los sevillistas en Mestalla. Ante el dantesco escenario potencial, el Sevilla FC coge el toro por los cuernos y emite un duro comunicado oficial: “Ante las informaciones aparecidas en diferentes medios de comunicación locales e internacionales en relación al posible interés de la Asociación del Futbol Argentino (AFA) de contratar como seleccionador nacional a Jorge Sampaoli -con contrato en vigor con el Sevilla FC hasta 30 de junio de 2018-, y ante las declaraciones en este mismo sentido que se le atribuyen al presidente de dicha Asociación, Claudio Tapia, sobre su intención de mantener una reunión en España con el entrenador sevillista en los próximos días, el Sevilla FC ha remitido un escrito a AFA en el que manifiesta que, en el caso de ser ciertas dichas informaciones, el Sevilla FC consideraría una falta de respeto, al tiempo que inaceptable, cualquier reunión o contacto destinado a que el entrenador proceda a la ruptura contractual con este club, y que por tanto no dudará en hacer valer sus derechos”.

La maniobra del club encontró rápido la respuesta de Sampaoli, que a partir de ese momento se enrocó en negar en cada rueda de prensa que negociaba su marcha a Argentina: “Si me preguntan si he dado el sí, estaría diciendo que soy entrenador de la selección argentina y eso no es verdad. Ya he sido técnico del Barcelona, PSG, Arsenal, Holanda… Se está jugando con mi nombre relacionado con supuestos y eso es lo que me molesta. Antes de un partido no me reuniría ni con mi hermano. Si el club tiene que sacar un comunicado de alguien que me nombra, habría uno todas las semanas. No tengo opinión sobre lo que generan los demás. Estoy toda la semana acá pensando en ganar al Valencia y darle una alegría a la gente. Todo lo que pase, será después de siete fechas”, indicó Jorge Sampaoli. Tapia viajó hasta España, pero viendo ya que no se podía reunir con Sampaoli, sí lo hizo con su abogado, Fernando Baredes, en Barcelona. Sampaoli alimentó todo el surrealismo de esta historia llegando a desacreditar a su abogado en una rueda de prensa a fin de seguir defendiendo unos inconsistentes argumentos que ya nadie creía.

El 14 de mayo de 2017, el Sevilla FC certifica el objetivo de la cuarta plaza tras caer en el Bernabéu (4-1) y beneficiarse del empate del Villarreal ante el Deportivo (0-0). La temporada está echada, a falta del intrascendente choque ante el Osasuna de la última jornada. Es en la rueda de prensa previa al choque con los navarros, celebrada el 19 de mayo, cuando Sampaoli, por fin, y una vez conseguidos los objetivos, habla con claridad y reconoce su inminente marcha: “Cada ser humano tiene un sueño y el mío desde que tengo uso de razón es jugar o dirigir a la selección argentina”, dijo el de Casilda. El 20 de mayo de 2017 Sampaoli dirige su último partido con el Sevilla FC. Momentos antes de que comience el choque ante el Osasuna en el Sánchez-Pizjuán, la afición le dedica una fuerte pitada cuando su nombre y su semblante aparecen en el videomarcador. El Sevilla FC gana por 5-0 y en la rueda de prensa posterior al choque, el técnico habla ya en tono de despedida, dando las gracias al club y cargando contra los periodistas sevillanos. “Ganaron ustedes, los periodistas. Los que querían que me pitaran lo lograron. Yo no me sentí agraviado en el campo. Si sucedió, estarán contentos los que han incitado a ello… Lo principal es haberme acercado mucho al sentimiento del sevillista. Durante todo el año tuvimos la sensación de poder ganar todos los partidos. Yo sólo puedo dar las gracias, porque me sentí querido y me acerqué a la gente. Lo pasé increíble aquí”, dijo el entrenador.

Días después llegaron a Sevilla Claudio Tapia y Daniel Angelici, presidente y vicepresidente de la AFA, respectivamente, para para reunirse con el presidente del Sevilla FC, José Castro, a fin de destrabar definitivamente la salida de Jorge Sampaoli. Tuvieron que abonar la cláusula de rescisión de 1,5 millones de euros que protegía el contrato del técnico. Ahí acabó la era de Sampoli en el Sevilla y empezó su periplo con Argentina… ¿Fue un error? ¿Qué habría pasado si hubiera seguido en el Sevilla?