Sergio Rico
Sergio Rico

Sergio Rico: “No voy a echar de menos a Cristiano”

El portero del Sevilla analiza la Supercopa en ABC y reta al Real Madrid, que llega con la baja del luso: "Tenemos mucha ilusión por este título"

Por  15:30 h.

El suyo fue un talento precoz. Con apenas siete años, el Sevilla se fijó en un espigado y ágil guardameta que ya apuntaba maneras en la escuela de Montequinto, a caballo entre la capital andaluza y Dos Hermanas, pero para esa temprana edad el club hispalense no tenía aún equipo en su cantera. Por eso, Sergio Rico (1 de septiembre de 1993) tuvo que pasar toda una temporada entrenando lunes y viernes, sin poder competir, y esperar a cumplir los ocho para obtener su ficha e ingresar en el ‘benjamín’. En estos dieciséis años, el joven arquero andaluz fue creciendo y subiendo el nivel campaña tras campaña, hasta que hace dos cursos las lesiones de Beto y Barbosa le abrieron de par en par la puerta del primer equipo y de la elite del fútbol. Con solos 22 años es un fijo con la selección y ya suma dos Europa League, pero quiere más: “Tenemos mucha ilusión por esta Supercopa”.

-A pesar de su juventud usted ya puede dar lecciones de sevillismo

-Es que llevo toda mi vida aquí. Solo tengo 22 años y dieciséis los he pasado en este club. En lo deportivo, los éxitos ahí están, pero lo que más me gusta es el lado humano. El Sevilla me ha enseñado a ser buena persona, que es lo más importante.

-¿De su bonhomía viene esa tranquilidad que nunca pierde?

-(Risas) Eso es más de cuna. Soy calmado por naturaleza. En la vida y en el fútbol. No soy un portero de echar broncas. Me alteran pocas cosas. Pero si hay que corregirle algo a un compañero, pensando en el bien del equipo, lo hago sin problemas.

-¿Le hace mejor portero llevar en sus espinilleras a la Virgen y el Cristo de la Redención?

-Me siento muy orgulloso de pertenecer a la hermandad de la Redención. Ellos me protegen en el campo para que todo salga bien.

– En Andrés Palop también encontró un buen escudo…

-Es una figura muy importante en mi carrera, un referente y un amigo. Cuando estaba en la cantera entrené con él en varias ocasiones y me enseñó mucho. Me ayudó y me echó el brazo por lo alto cuando no era nadie. Siempre se lo agradeceré. Fue un padrazo deportivo.

-¿Cómo ha sido el cambio de Unai a Sampaoli?

-La revolución en el equipo ha sido grande, pero todos conocéis el trabajo que hace Monchi. Sabe perfectamente cada paso que da. Cada temporada cambia medio equipo, pero al final siempre estamos ahí, con los de arriba, y sumando títulos. Con Sampaoli es un nuevo reto en el que el balón será el protagonista. Esa será ahora nuestra principal seña de identidad.

-Cristiano ha acortado sus vacaciones, pero aún así no llega para mañana. ¿Duerme más tranquilo?

-No juega Ronaldo, pero en su lugar lo hará otro gran jugador. Creo que no hace falta enumerar a la plantilla del Madrid. Eso sí, no te voy a mentir: no voy a echar de menos a Cristiano. Me parece bien que se haya quedado en Madrid.

-Hace dos años, en Cardiff, el Real Madrid no les dio opción alguna. ¿Ganas de revancha?

-Cada partido es distinto. Estamos hablando de una final de hace dos temporadas. 24 meses es un mundo en el fútbol. Perdimos la Supercopa contra el Madrid en 2014 y la del pasado año ante el Barça, pero el sueño sigue intacto. Llegamos muy ilusionados y con ganas de levantar un nuevo trofeo.

-Y con la nueva España de Lopetegui, ¿se ve peleando la titularidad a De Gea de cara a Rusia 2018?

-Ojalá. Yo trabajo con mi club lo mejor posible para que así sea. Veremos qué pasa en esta nueva etapa.