Promes celebra junto a sus compañeros uno de los goles al Akhisar (Juan José Úbeda)
Promes celebra junto a sus compañeros uno de los goles al Akhisar (Juan José Úbeda)

Sevilla-Akhisar (6-0): De gol a gol, la máquina arriba no para

Un Sevilla excesivamente superior destrozó al Akhisar con goles de Roque Mesa, Sarabia, Muriel, Mercado, Promes y Lukac en propia portería

Por  9:21 h.

Jugar a otra cosa es lo que tiene estos partidos. En el minuto nueve ya el Sevilla iba ganando por 2-0 ante un Akhisar que al menos, esperemos, haya hecho algo de turismo por la ciudad hispalense… para que el viaje a España le haya servido para algo. Porque lo de ayer en el Sánchez-Pizjuán fue un abuso total. En todo, desde los esperados matices técnicos y tácticos, y también en la mejor condición física, el Sevilla aplastó al rival. Literalmente y en todos los conceptos. Los de Machín, con el plan B y con hasta cinco cambios con respecto al último partido, mostraron en un santiamén que los turcos no iban a ser adversarios. Mejor. Más descanso para los futbolistas que más han jugado hasta el momento, caso de Banega o André Silva, y minutos para aquellos que quieren sentirse importantes.

El encuentro de anoche, precisamente, dejó ese análisis, siempre importante para cualquier entrenador que conoce lo larga que se hace la temporada. El técnico del Sevilla le hizo saber, sobre todo a Promes y Muriel, que el que lucha termina siendo premiado. No es un técnico el soriano que se ofusque en mirar tras el partido los registros de cada jugador por sus goles o acciones de brillantez en la creación. Eso él lo da por hecho. El que corre con el balón disfruta y termina dando lo mejor. A él, dicen los que mejor lo conocen, lo que le estimula es sacar la raza del jugador para trabajar también para los demás. Sea quien sea el futbolista, tenga la calidad que tenga y la capacidad espontánea para poder decidir el partido en una acción, los movimientos de presión y robo de balón se le antojan fundamentales. Muriel y Promes, atacantes anoche, lo entendieron a la perfección. El colombiano parece hasta más fino y el holandés no paró de correr para quedarse con la pelota. Hasta la manera en la que celebró su gol el ex del Spartak de Moscú, el tercero de la noche (la UEFA se lo dio finalmente a Lukac, en propia potería) y ya cuando Roque Mesa había dejado su sello con un auténtico golazo desde fuera del área y Sarabia había marcado de penalti, terminó delatándolo. Tiene hambre. El portero le «ayudó» con un error infantil, pero a Promes eso le dio igual. Hasta una voltereta dio mirando a la afición en Gol Norte.

También otros jugadores brindaron a la afición su proyección. El partido podía ser un duelo de pretemporada, de esos que le coges asco cuando ya está sentenciado, pero los sevillistas quisieron más. Antes de que Promes hiciera el segundo, el quinto del partido y ya en la segunda parte, Muriel pondría también su sello en este peculiar partido. Con un disparo desde fuera del área, el colombiano evidenció que su disparo de lejos puede ser uno de sus fuertes a partir de ahora.

Mercado, también arriba

Luego se unió a la fiesta Mercado. En el minuto 66, el argentino aprovechó una indecisión del portero del Akhisar para hacer el sexto. Minuto 66. Quedaba un mundo, pero el Sevilla frenó. Apenas unos minutos antesMachín había mandado a descansar a Sarabia, Navas y Carriço por Arana, Nolito y Amadou, respectivamente. El técnico avisó con los cambios de que ya estaba todo el pescado vendido.

El 6-0 era suficiente y los jugadores turcos pedían con sus miradas el final. Nolito, que volvió a tener minutos, pudo marcar, pero su disparo picado lo adivinó Lukac. Aleix, que se había marchado a su banda, la que más le gusta, en la que se siente más cómodo, la derecha, trató también de hacer todo tipo de avances, pero ya era tarde. Nadie quería apretar más el acelerador. Era suficiente. Tras la derrota en Rusia ante el Krasnodar, un partido perdido que no se esperaba, el Sevilla se rehízo de la mejor manera posible: con muchos goles y dando razones para creer que hay un buen fondo de armario. Los que menos han venido jugando quieren más y esa es la mejor noticia para Machín, sobre todo ahora que también llega la tercera competición, la de la Copa del Rey. La de la Liga Europa va encaminada, más aún cuando el próximo duelo será de nuevo ante el Akhisar y que el Krasnodar y Standard de Lieja se verán en Rusia. Los sevillistas, en el caso de que ya acabara la fase de grupos, serían primeros, pero la necesidad dice que hay que quitar de enmedio al cuadro ruso o al conjunto belga. Que se peleen entre ellos y el Sevila viaje a Akhisar…

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
Mucho ánimo @MaxGonalons - 14 horas ago