La «infinita felicidad» de los Moreno

Por  2:00 h.

El gran protagonista del Sevilla esta semana, Alberto Moreno, ya le había entregado la camiseta con la que debutó con la selección española a su hermano, Diego, apenas quince minutos después de que acabara el partido. El estadio Carlos Belmonte estaba ya prácticamente vacío y el joven canterano del equipo nervionense salió del vestuario de la campeona del mundo. Miró hacia la izquierda y, muy sigilosamente, empezó a caminar por el túnel hasta llegar al terreno de juego. Fijó entonces la mirada en la grada más cercana. ¡Allí estaban los Moreno!

Hasta doce personas (el padre, la madre, el hermano, la novia, el cuñado, dos amigos…), todas tremendamente emocionadas con lo vivido en el estadio del Albacete, comenzaron a llamarlo. Y él, con el desparpajo que le caracteriza, se fue hacia ellos y le entregó el oro más preciado, la camiseta con el número 18, con la que jugó con España.

Por eso ayer Alberto Moreno, en la llegada a la estación de Santa Justa unos minutos antes de las 16.00, y con la presencia de ABC, se dedicó a dar besos y abrazos a todos sus familiares que fueron a recibirlo. La camiseta ya la había entregado y la camiseta ya estaba siendo preparada para enmarcarla y colgarla en su habitación. «Todo es un sueño. Y espero no tener que despertarme nunca», dijo aún impresionado y conmovido con el cariño que le estaban mostrando las personas más importantes en su vida. Sus primos pequeños, Mario y Diego, corrieron «abducidos» hacia la escalera mecánica y Alberto sostuvo emocionado ?la respiración. Era el momento de los Moreno.

«Además del fútbol, y de todo lo que estoy consiguiendo, es muy importante para mí ver mi gente tan contenta. Que mi padre esté tan feliz no tiene precio», dijo el lateral izquierdo. Su progenitor y acompañado de sus hermanas Genma y Mari Carmen, transmitía orgullo. El mismo que hace nueve años, cuando junto a su mujer, Carmen, vio a su hijo en Paris emocionado escuchando el himno español al representar al Sevilla en la Copa Danone. «En el partido de Albacete se me vino a la cabeza ese momento. Fue justo el instante en el que estaba escuchando el himno. Alberto acababa de cumplir doce años y supo entonces que quería dedicarse, como fuera, al fútbol. Lo que nadie pensaba es que fuera tan rápido.

Hace prácticamente un año, el 21 de octubre, jugó en estadio municipal de Arroyo de la Luz, en Cáceres, con el filial sevillista y marcó el tanto de la victoria, pero, como él mismo comentó, nunca pudo imaginarse que poco tiempo después su vida sufriría tantos cambios: sería un fijo en el once del Sevilla, ampliaría su contrato por dos veces, obtendría el Europeo sub 21 y debutaría con la campeona del mundo. Todo ello, bajo la «infinita felicidad» de los Moreno.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (Jefe de Deportes de ABC Sevilla). Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). #ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
https://t.co/lMKyXWinnB El mensaje de Caparrós (en vídeo) a la afición del #SevillaFC - 2 horas ago