André Silva protesta durante el Sevilla-Eibar (Manu Gómez)
André Silva protesta durante el Sevilla-Eibar (Manu Gómez)

André Silva, a intentar recuperar la confianza y el gol ante la Real Sociedad

Munir le ganó el puesto ante el Slavia de Praga

Por  11:59 h.

El Sevilla necesita la mejor versión de todos sus jugadores para salir de la crisis por la que atraviesa. El equipo se ha caído en LaLiga y, una vez que ya estaba eliminado de la Copa del Rey, se complicó su pase a los cuartos de final de la Europa League contra el Slavia de Praga. Así, Pablo Machín espera que los pesos pesados del equipo den un paso al frente. Y ahí debe aparecer André Silva.

El delantero portugués tuvo una gran presentación en LaLiga. Desde que llegó a Nervión, André Silva se puso a marcar goles y se entendió a las mil maravillas con Ben Yedder. Pero todo eso parece haberse acabado.

Porque André Silva no marca desde el pasado 26 de enero. Se ha estacando y se ha unido a la mala racha del equipo.

Y eso ha provocado, incluso, que Pablo Machín haya optado por otra opción en el último partido. Porque, aunque André Silva viene siendo un fijo para el técnico soriano, el portugués se quedó en el banquillo el jueves ante el Slavia de Praga. El entrenador optó por que fuera Munir quien acompañara a Ben Yedder en la punta del ataque y, aunque es cierto que erró algunas ocasiones, el atacante marcó uno de los dos goles sevillistas y fue uno de los más destacados dentro del partido gris de los de Nervión. Así que ahora André Silva tiene que volver a ganarse el puesto.

Redacción

Redacción