Juanpe celebra el gol del Sevilla Atlético al Cartagena (Foto: J. M. Serrano).
Juanpe celebra el gol del Sevilla Atlético al Cartagena (Foto: J. M. Serrano).

Sevilla Atlético – Cartagena (1-0): El filial despide la crisis y recupera el compás

Un gol de Juanpe tras el rechace de un penalti termina con la sequía ganadora del Sevilla Atlético y destrona al líder cartaginés

Por  20:22 h.

Partidazo. Serio atrás y contundente delante. Cuesta y mucho ofrecer la versión de hoy, pero no se pide más. No se exige menos. El Sevilla Atlético, en su momento más crítico de la temporada, recuperó el compás de la victoria y le dio un mordisco con la mandíbula del orgullo nervionense a todo un líder como era el Cartagena -ya en pasado- venciendo en un Jesús Navas en el que costaba el corazón ganar. Y el corazón se dio.

Había pocas bromas que hacer en el tocado vestuario del Sevilla Atlético, porque hoy llegaba el líder y el filial lo afrontaba con una losa muy fría de ocho partidos sin ganar. Venía un vencible Cartagena que partía, al inicio ya, como tercer clasificado en el Jesús Navas tras los triunfos del Yeclano y el Marbella. Y Gallardo salía sin delanteros. La defensa, intacta a la alineación del Badajoz, precedería a un centro del campo en el que entraba Juanpe por Genaro, Lara por Juanlu y Carlos Álvarez -sorpresa, ¿de nueve?-, que mandaba a la banca a los mismísimos Diabate y Pana. Juanlu no era convocado por unos problemas físicos, y el fichaje franjirrojo Ryan Johansson esperaba su turno en el banquillo.

Quinta guerra púnica disputada en el Jesús Navas. Si la cuarta se saldó con el recordado asalto a Cartagonova (0-1), el plantel de Gallardo elegía ponerse serio, muy serio en el frente de esta 22ª jornada de liga. Por la banda izquierda, Javi Vázquez fue el primero en enseñar la placa como autoridad ofensiva con un centro chut que se perdió sobre el cielo de las redes de Marc Martínez.

Pejiño, del Sevilla Atlético, busca zafarse entre varios rivales del Cartagena (Foto: J.M. Serrano)

Pejiño, del Sevilla Atlético, busca zafarse entre varios rivales del Cartagena (Foto: J.M. Serrano)

Le venía muy bien al filial que apareciera el nombre del meta cartaginés tan pronto. Brillaba la pulga Álvarez, asociado en el área con Pejiño,  que perdido entre las rotondas de sus amagos, logró provocar que Andújar llegase tarde para trabar al gaditano cometiendo penalti en el minuto 13. Juanpe, soberano y decidido, se hizo dueño de la pelota, tomó la carrerilla que vio justa y necesaria, y golpeó francamente mal. Detuvo en primera instancia Marc Martínez, y el rebote, de cabeza, caía a placer al sitio donde iría la testa del jerezano, que colocaba primero en el luminoso. Gallardo, como si no se lo creyera, resistió sus ganas de celebrar el tanto. Sabía que quedaba un mundo y más contra un equipo como el Cartagena.

Vuelve el compás camino de Utrera

El filial, en los primeros treinta minutos de juego, supo imponer la solidez defensiva desde la espalda de Alfonso hasta el último mechón del hoy falso punta Carlos Álvarez, que se permutaba con Mena. Parecía que el líder fuera el equipo sevillista, con un Lara sobrado de desparpajo, salero y ganas de comerse la hierba del césped. El equipo franjirrojo no concedió apenas ocasiones en la primera mitad y fue efectivo en las basculaciones. No halló la profundidad pero sí la insistencia en la creación de juego por dentro, y lo más importante: se dejó el cuerpo y el alma en repeler todos los balones que creaban algo de peligro sobre la meta de Alfonso. Pero no había que olvidar que en el otro medio del terreno de juego había todo un candidato al ascenso a Segunda división. El equipo de Borja Jiménez avisó al filial con un intencional disparo de Sergio Ayala que golpeó en la madera y sirvió para poner el único murmullo hasta ahora sobre el aire de la ciudad deportiva.

Lara trata de cabecear un balón en el Sevilla Atlético - Cartagena (Foto: J.M. Serrano)

Lara trata de cabecear un balón en el Sevilla Atlético – Cartagena (Foto: J.M. Serrano)

Al descanso, ganaba el Sevilla Atlético en el marcador y en los detalles. Se notó una nueva actitud en los saltos de cabeza, en las presiones ofensivas, en las ayudas defensivas y en las coberturas. Y se vio por fin la cara que muchos quieren ver en la carretera de Utrera este año. Las ganas de ganar. Y la afición que llenó la grada principal del segundo plantel sevillista acompañó y se arrancó al compás de sus futbolistas, correspondiéndolo por amor a unos colores.

Asistencias Álvarez

Volvían los protagonistas al partido y con ellos más ocasiones. Carlos Álvarez le susurraba un pase claro de gol a Pejiño con una sensibilidad digna de nana. Tanto que el barbateño se durmió y se la desbarataron fácilmente de sus -hoy- lentos pies. Justo después, renacían los aplausos en el seno sevillista gracias a la llegada de Juanpe, que bajaba con el pecho un balón llovido para volear y sorprender a Martínez hasta su eficiente reacción. No había tiempo para pensar en Cartago: Álvarez volvía a ponerle otro balón a Pejiño con un efecto que acortaba su recorrido y también la fe para que llegara el extremo franjirrojo.

No estaban convencidos con el resultado actual los albinegros, fuera del liderato, que apretaron al ver cómo se iban volando tanto el tiempo como las oportunidades. A un buen balón colgado a la espalda de Kibamba llegaba Caballero in extremis, derribado seguidamente de forma rigurosa. Nada decretó el colegiado en dicha acción, reclamada por los pocos aficionados cartagineses que poblaron las gradas blanquirrojas.

Mena tapa un despeje cartaginés en el Sevilla Atlético - Cartagena (Foto: J.M. Serrano)

Mena tapa un despeje cartaginés en el Sevilla Atlético – Cartagena (Foto: J.M. Serrano)

Y todo el estadio se conjuró en un suspiro gracias a una nueva asistencia, la tercera genialidad en la segunda mitad de Álvarez que pedía la conexión con Pejiño. El pase con el exterior, digno de ser estudiado en las facultades, no mereció el control posterior de su compañero, que se perdió fuera de sus dominios.

El Cartagena ponía toda la carne metiendo a De la Vega y Jovanovic y en el Sevilla Atlético debutaba Johansson. Era el momento de equilibrar los grandes esfuerzos imbricados durante la gran parte del encuentro, dosificando las idas y venidas para que los tres puntos se quedasen en Sevilla. Se escuchó por primera vez aquello de “Carlos, Carlos”, cuando Álvarez abandonó el césped. Ya se escuchará algún día en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán. Escrito queda.

Aguantó de lo lindo el filial. Jovanovic pegó el último testarazo con pólvora del que se deshizo, sufriendo como una madre, el guardameta Alfonso, que está siempre en las malas y en las peores. El Sevilla Atlético, mejor que su efectividad ofensiva, destacó por la personalidad arrolladora que demostró en cada jugada defensiva, luchando con uñas y dientes por cada balón. El público lo sabe y lo agradeció. Y los rivales también se dan cuenta. Eso, y la noticia de que el Sevilla Atlético ha vuelto a vencer a un gigante. ¿Complejo de David ante tanto Goliat derrotado? Cautela, aún queda mucho que trabajar para firmar la permanencia y no pasar apuros de aquí a mayo. Ese es el objetivo. Perseguirlo es responsabilidad de todos.

Sevilla Atlético: Alfonso; Álex Robles, Kibamba, Berrocal, Javi Vázquez; Juanpe, Pedro Ortiz, Lara (Johansson, m. 77), Pejiño (Pana, m. 70), Carlos Álvarez y Mena.

Cartagena: Marc Martínez; Andújar, Forniés, Johannesson, Ayala, Cordero (De la Vega, m. 60); Quim Araujo (Jovanovic, m. 76), Caballero, Elady, Carrasquilla y William (Manu Viana, m. 79).

Árbitro: Conejero Sánchez, del Comité Extremeño. Amonestó con cartulina amarilla a Cordero, Andújar, Pedro Ortiz, Kibamba, Pejiño, Lucas de Vega y Pana.

Goles: 1-0 (m. 15): Juanpe.

Estadio: Jesús Navas, ante 600 espectadores.