Diego García conduce el balón ante la mirada atenta de sus compañeros (Foto: Raúl Doblado)
Diego García conduce el balón ante la mirada atenta de sus compañeros (Foto: Raúl Doblado)

Sevilla Atlético – Recreativo de Huelva (1-3): El filial tropieza sin aguarle la fiesta al Decano

El filial sevillista de Paco Gallardo logró recortar distancias en la primera mitad con un gol de Genaro, pero no sumó ningún punto

Por  14:05 h.

El Sevilla Atlético sigue suspendiendo sus exámenes como local en el Jesús Navas. El equipo de Gallardo, menguado por la falta de sus mejores efectivos, cayó ante el Recreativo de Huelva en la decimosexta jornada del Grupo IV de Segunda división B, en un partido que se le puso cuesta arriba demasiado pronto, con los goles de Rubén Cruz e Isi Ros por partida doble, haciendo inútil el tanto sevillista de Genaro.

El Recreativo de Huelva llegaba al Jesús Navas con un sabor agridulce. Por un lado, contento por poder celebrar, después de todo lo sufrido, su 130 aniversario desde que se fundara como Decano del fútbol español. Por otro, el aficionado recreativista no salía de un estadio con los tres puntos en el bolsillo desde el 29 de septiembre cuando ganaron al Don Benito. Pero como se ha visto en más de una ocasión esta temporada, el Sevilla Atlético, en estos partidos, suele estar por la labor de darle la vida a quienes más oxígeno necesitan, y quitarle la gloria a los que están a punto de saborearla.

Hoy tuvo que hacer frente a todo, sin casi nadie. Gallardo tiró de gente de otros equipos de la cantera tras las notorias ausencias de Pepe Mena, Pedro Ortiz y Juan Berrocal, por sanción; Juanlu, por estar convocado con la selección, y Pana, Kibamba y Carlos Álvarez por padecer distintas lesiones.

Por eso debía salir concentrado desde el minuto uno de partido, sabiendo que hoy había que luchar contra viento y marea en los 89 restantes. Y comenzó bien replegado, tanto en las basculaciones, con Amo y Genaro en la zaga, como en la presión ofensiva de Javi Vázquez y Pau Miguélez, así como en el juego con y sin balón desplegado por Diego García y Juanpe, que volvían a dominar una medular que lideraba Lara. El esquema inicial, bien plantado en los primeros instantes del encuentro, y consolidado con un disparo flojo de Pejiño, se fue viendo seriamente mermado con el paso de los minutos y con la musa que suele visitar la vigilia de este Sevilla Atlético: el clamoroso error defensivo.

Paco Gallardo, entrenador del Sevilla Atlético, en un lance del partido (Foto: Raúl Doblado)

Paco Gallardo, entrenador del Sevilla Atlético, en un lance del partido (Foto: Raúl Doblado)

Un desajuste en un saque de esquina de la banda derecha, entre Javi Pérez y Diego García, lo aprovechaba Isi Ros, que llegaba desde el mediocampo sin superioridad numérica, pero con la ventaja de un ataque que deshilachaba la defensa sevillista. Ros asistía a Rubén Cruz y ponía el primero en contra en un Jesús Navas cuya grada blanquirroja respondió, obediente, con creces, a la llamada de un filial que siempre quiere y muchas veces no puede. También animaban desde el otro lado de la carretera de Utrera los cientos de desplazados desde Huelva. De ese ahínco nacía el segundo gol con el sello onubense. Un pelotazo arriba sin apenas peligro, que parecía no perseguir nadie, incluida la defensa sevillista, lo vio Gerard, que confió en llegar a línea de fondo para, de forma placentera, asistir al primer asistente. Isi Ros convertía el segundo y en veinte minutos el Sevilla Atlético se veía perdiendo por 0-2.

Irónicamente, el segundo tanto le sentó bien al filial, cuya mejora se vio certificada con un mejor posicionamiento en el campo y un disparo de Pejiño, que sigue sin ver portería. Para entonces llegaba Genaro al segundo palo a rematar un córner de forma magistral botado exquisitamente por Lara y ponerla en un rincón inaccesible para Nauzet. Dicen que este Sevilla Atlético nunca deja de competir.

Genaro celebra su tanto ante el Recreativo de Huelva, poniendo el 1-3 final (Foto: Raúl Doblado)

Genaro celebra con Lara el único tanto del filial ante el Recreativo de Huelva (Foto: Raúl Doblado)

Pero le cuesta un riñón ganar en casa. Sería Isi Ros el que reabriría la herida, para mal de los nervionenses, y cogería nuevamente el cuero por la izquierda, rememorando goles antiguos de otras divisiones mayores. Una diana parecida a la de aquel barrilete cósmico que dejó en el camino a tanto inglés. Así fue Isi Ros, marchándose de Javi Pérez con finura, recortando como un gobierno conservador a Diego García, que salía despedido por la línea de fondo, y derrotando todas las esperanzas del meta Alfonso en un regate digno de un jugador de fútbol sala criado en Valbom. Si Eduardo Galeano dijo que el gol era el orgasmo del fútbol, habría que medir la vibrante tensión de la enloquecida grada del Recreativo, que veía ampliada su diferencia en el luminoso y dejaba boquiabiertas las caras del Jesús Navas en uno de los mejores goles que se han podido ver sobre este tapete. Gallardo, desesperado en el banquillo, no encontraba una explicación a lo sucedido.

El Sevilla Atlético necesitaba dejar de fingir que estos tres puntos no le interesaban. Era el momento de la reacción del filial, aún con tiempo y esperanza. Un buen chut de Juanpe, que probaba a un confiado Nauzet, era la última que tendría antes de que el Decano casi consiguiera el cuarto con un claro contragolpe que acabó disolviéndose. Le tocaba mover ficha a Gallardo y más le valía acertar en la segunda mitad si quería sumar hoy.

A pesar de la desventaja, el Sevilla Atlético salió con la mentalidad de que el partido iba empatado a cero. El Recreativo de Huelva se animaba, casi siempre por la banda izquierda del filial; y mientras tanto Gerard se probaba un sombrero en la frontal del área, pero su volea posterior no le quedó bien al marco de Alfonso. Se marchó arriba. El propio jugador albiazul volvió a tener una nueva ocasión, pero su remate volvió a perderse más allá de la meta de Alfonso en esta nueva fase del partido.

Pejiño busca el centro desde la banda izquierda del Jesús Navas (Foto: Raúl Doblado)

Pejiño busca el centro desde la banda izquierda del Jesús Navas (Foto: Raúl Doblado)

Le costaba y mucho conectar al filial con Diabate, aislado. Juanpe y Pejiño tenían la llave de una hipotética remontada, pero no eran capaces de encontrar la puerta. Mientras, entraba Chacartegui por Javi Vázquez para cambiar un dibujo que terminaba de pintar el debutante Paco Fernández, que ingresaba al verde por Pau. El filial necesitaba un revulsivo, y casi encontraba un narcotizante que sentenciaba el envite. Aferrado al azar, o a la suerte, Alfonso vio cómo un disparo del recién entrado Quiles pegaba en la madera. Era el preludio de otra mala noticia, Javi Pérez caía en una jugada, lesionado sin oposición, y tuvo que ser sustituido por Álex Robles. Gallardo se encomendaba al último salvador del filial en casa ante la Balona. Eran momentos de incertidumbre por el tiempo que quedaba y por todo lo que había que hacer en ese tiempo restante.

La parábola descrita desde la derecha por Álex Robles la llegaba a cabecear Pejiño en el primer palo. Nauzet llegaba rápido abajo para mandar a córner la esperanza de un Sevilla Atlético que buscaba el segundo con más pundonor que orden y acierto. La impotencia, fruto de las imprecisiones y el desbarajuste de esta clase de partidos, fue la tónica de la recta final del partido. Un encuentro en el que los de Gallardo no pudieron aguarle la fiesta al Decano, reanimando a un equipo que no ganaba desde septiembre, cuyo entrenador respira hoy aliviado tras aprovechar las bajas nervionenses. Septiembre. La misma fecha a la que mandan a los que suspenden los exámenes. Hoy el filial no pasó su prueba, y el suspenso le puede obligar a mirar de cerca una zona crítica que conoce bien cuando termine la jornada. Lo bueno del fútbol es que la semana que viene hay una nueva oportunidad para ganar. Eso sí, para aprobar hace falta estudiar. Así que ahora toca hincar los codos.

Sevilla Atlético: Alfonso; Javi Pérez (Álex Robles, m. 71), Amo, Genaro, Javi Vázquez (Chacartegui, m. 63), Diego García, Juanpe, Pau Miguélez (Paco Fernández, m. 64), Pejiño, Lara y Diabate.

Recreativo de Huelva: Nauzet; Borja García, Carlos Martínez (Víctor Barroso, m. 76), Kike Rivero, Gustavo, Diego Jiménez; Miguel Cera, Isi Ros (Sergio Jiménez, m. 83), Rubén Cruz (Quiles, m. 49), Nano y Gerard.

Goles: 0-1 (m. 10): Rubén Cruz. 0-2 (m. 22): Isi Ros. 1-2 (m. 29) Genaro. 1-3 (m. 38): Isi Ros.

Árbitro: Sáez Vital (Comité Andaluz). Amonestó con tarjeta amarilla a Diego Jiménez, Juanpe, Nano, Pejiño, Amo, Gerard y Álex Robles.

Estadio: Jesús Navas, ante 1385 espectadores.