Sevilla – Barcelona (2-4): Las lesiones y Messi dinamitan al Sevilla

El argentino, con un hat trick y una asistencia a Suárez, tira por tierra una buena versión de los de Machín

Por  18:12 h.
Sevilla
2
Barcelona
4
Sevilla FC: Vaclik; Mercado (Franco Vázquez, m. 50), Kjaer, Sergi Gómez; Wöber (Amadou, m. 57), Sarabia, Banega, Rog (Roque Mesa, m. 61), Jesús Navas; Promes y Ben Yedder.
FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo (Sergi Roberto, m. 46), Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Rakitic, Busquets, Arturo Vidal (Dembele, m. 46); Messi, Coutinho (Aleñá, m. 78) y Luis Suárez.
Goles: 1-0, m. 22: Navas. 1-1, m. 26: Messi. 2-1, m. 42: Mercado. 2-2, m. 66: Messi. 2-3, m. 85: Messi. 2-4, m. 92: Luis Suárez.
Árbitro: Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Mostró cartulina amarilla a Piqué, Rog, Wöber, Franco Vázquez, Kjaer, Sarabia y Roque Mesa.
Estadio: Ramón Sánchez-Pizjuán. 40.661 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones. Cielo nuboso y 24ºC. Partido de la jornada 25ª de LaLiga Santander 2018-19. Antes del choque, se guardó un respetuoso minuto de silencio en memoria de Roberto Alés, presidente fundamental en la historia del club de Nervión que falleció el viernes 22 de febrero a los 83 años de edad.

El Sevilla lo hizo todo bien hasta que el equipo se le descompuso completamente a Machín con las lesiones de Mercado y Wöber en el arranque de la segunda parte. El planteamiento del técnico soriano llevó a los locales a adelantarse en dos ocasiones al Barça en el marcador, gracias a un fútbol directo y efectivo, y a los tantos de Navas y Mercado en el primer acto. Luego, llegó el inagotable drama de las lesiones en Nervión… y la irrupción de la gran bestia negra hispalense: Leo Messi. El argentino se brindó hoy un hat-trick ante su rival favorito para dinamitar a un buen Sevilla. Y en el descuento le dio el cuarto a Suárez, para rematar la faena. 36 goles le ha hecho el «10» azulgrana al cuadro sevillista en 37 partidos… Tremendo. Lo peor es la consecuencia directa de una derrota que deja a los de Nervión fuera de las plazas de Liga de Campeones.

La formación sevillista presentó hasta cuatro cambios con respecto al equipo que doblegó a la Lazio el pasado miércoles (2-0). Machín, además, viró hacia un sistema de cuatro defensas. Una de las novedades más llamativas fue la presencia de Wöber como lateral zurdo, en sustitución del lesionado Escudero. En el centro del campo, volvió Banega y el técnico le dio su primera titularidad a Marko Rog, quedando relegados al banquillo Franco Vázquez y Roque Mesa. Por último, en ataque también se produjeron variaciones. Promes, caído a la izquierda, se convirtió en el mejor socio de Ben Yedder arriba. Suplencia para el luso André Silva.

Antes del primer minuto, Wöber ya exhibió su ímpetu por esa banda zurda. La decisión de Machín parecía acertada. Cabalgada y gran servicio del hoy lateral, dejando a Promes en situación franca de gol. El holandés se había quedado solo ante Ter Stegen, pero Mateu Lahoz y sus ayudantes vieron claro el fuera de juego del ex del Spartak. El Sevilla salía con ganas, con las líneas muy juntas y buscándole las cosquillas al Barça por medio de contras verticales y velocidad endiablada desde los costados. Por el otro pasillo, el diestro, fue Navas el que generó la siguiente llegada con peligro de los locales. El de Los Palacios cogió la moto, se marchó de dos futbolistas azulgranas y sólo erró en el centro, que se le fue demasiado largo cuando de nuevo Promes entraba solo.

Muy activo el holandés en los primeros compases… un auténtico incordio para los de Valverde, formando una eléctrica pareja arriba con Ben Yedder. En una de las muchas combinaciones entre ambos, el franco-tunecino sentó de un gran recorte a Umtiti dentro del área y a punto estuvo de facturar el primer gol del partido. Los de Machín estaban muy enchufados. Mordían. Merecían el tanto. El Barcelona, apagado, perdido. Y así llegó lo que se veía venir. En el 22, Promes robó en la medular y Ben Yedder, excelso, agarró la bola y condujo por el centro hasta la frontal del área, cocinándolo absolutamente todo. Sin temblarse el pulso, vestido de «10» clásico, el delantero abrió hacia Navas a la derecha, donde el capitán buscó el ángulo preciso para batir a Ter Stegen de tiro cruzado. Golazo. Excepcional la contra de los sevillistas. De libro. Fiesta por todo lo alto en el Sánchez-Pizjuán para celebrar el estético y merecido tanto de los suyos.

El Barça no había hecho prácticamente nada hasta el momento. Pero en un arreón de coraje fue a por la reacción, justo después de verse por detrás en el electrónico. Arturo Vidal avisó con un remate abajo que detuvo Vaclik sin excesivos problemas. Y, lo que es el fútbol, en la siguiente acción el equipo de Valverde logró nivelar el resultado. Rakitic encontró a Messi y el argentino, sin pensárselo dos veces, enganchó de primeras una volea de cine para ponérsela inalcanzable a Vaclik. 1-1. No era de justicia el empate. Para nada. Así que el Sevilla volvió a echarse al ataque con autoridad y rabia, en busca de recobrar la ventaja perdida. Apretó y apretó de lo lindo, hasta encontrar el premio. Cerca del descanso, los locales consiguieron ahogar en la presión al Barça, Sarabia penetró por la derecha y le colocó un balón de oro a Mercado para que el central, que se había incorporado arriba, pusiese el 2-1 en el marcador. Éxtasis en Nervión. Gran versión del Sevilla en el primer acto.

El planteamiento de Machín en los primeros 45 minutos había sido fantástico. Difícilmente mejorable. Sin embargo, el entrenador soriano iba a encontrarse con demasiado trabajo extra en la reanudación. Al poco de arrancar la segunda parte, tuvo que variar la disposición de sus piezas sobre el campo por las repentinas lesiones de Wöber y Mercado. ¡Vaya calvario lo del Sevilla con la enfermería! A partir de ahí, tocó reconstruir el equipo. Machín tiró de Franco Vázquez y de Amadou. A media hora del final, ya había agotado los tres cambios, porque Rog, que había visto amarilla y no bajaba la intensidad de su juego, también tuvo que dejar su sitio a Roque Mesa, como medida preventiva para cortar una posible expulsión del croata… Todo fue a peor.

Los cambios descompusieron al competente Sevilla y poco a poco el Barça se le fue subiendo a las barbas, aprovechando la desgraciada coyuntura de los nervionenses. El palo llegó, para colmo, merced a un error propio. Y de uno de los que no suelen fallar: el portero. Un mal saque de Vaclik lo aprovechó el equipo azulgrana para montar su fulgurante ataque y golpear a los de Nervión. El balón le cayó a Messi en la misma frontal y ahí… el argentino, y más contra el Sevilla, no perdona. Gol. El 2-2 subía al marcador. Depresión… porque la tarde se había puesto para haber firmado un gran resultado ante el Barça. La ilusión y los merecimientos se diluyeron. Poco más pudo hacer el Sevilla, que bastante tuvo con intentar conservar el punto ante un Barcelona venido arriba en el tramo final. En el epílogo, voló hasta la igualada. Messi, el gran y eterno dolor de cabeza de los nervionenses, hizo el 2-3 al aprovechar un rechace a disparo de Aleñá y superar con calidad la salida de Vaclik. Hat-trick de la pesadilla argentina. Ya con los brazos bajados, Luis Suárez firmó el cuarto para los azulgranas en el descuento… a pase de Messi. Derrota dolorosa para el Sevilla de Machín, fuera de los puestos de Champions…

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 18 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @AFDLP: Chattanooga FC – #Betis (3-4): Rodri y Jesé destacan en el adiós https://t.co/3nCbVGWcli vía @AFDLP - 2 horas ago