Historias del Sevilla en el Camp Nou

Por  17:25 h.

Visitar el estadio del Barcelona hoy en día obliga a tirar de estadísticas para recordar lo extremadamente complicado que se ha vuelto en los últimos años no hincar la rodilla en el Camp Nou. A bote pronto, de los últimos 150 visitantes al coliseo azulgrana sólo nueve consiguieron ganar. Uno de ellos, curiosamente fue el Sevilla, que se permitió el lujo de vencer al súper Barcelona de Pep Guardiola en la Copa del Rey de 2010 (1-2), en el estreno del famoso sombrero de Del Nido. Ese encuentro forma parte de un sinfín de historias que el Sevilla puede contar sobre sus visitas al Camp Nou. Muchas curiosas, algunas inolvidables y agradables, pero la mayoría con aires de derrota. No en vano sólo en seis ocasiones de 69 logró el club nervionense regresar a Andalucía con la victoria en el bolsillo. Se dice pronto. En el polo opuesto, aunque no contra el Barcelona, cabe reseñar el título de la Copa del Rey que conquistó el Sevilla en 2010 imponiéndose en una final inolvidable al Atlético de Madrid (2-0).

En la memoria sevillista ocupa un lugar destacado el 0-0 de hace dos temporadas, cuando Javi Varas le detuvo un penalti a Messi en la prolongación. El Sevilla se convertía en uno de los pocos conjuntos que en las últimas temporadas ha dejado a cero al Barça en su propio campo. Pero hay que remontarse a 2002 para encontrar la última victoria sevillista en la Liga. Eso sí, a pocos se les olvida: un 0-3 con Mariano Toedtli de protagonista en un partido que terminó con una histórica pañolada a Joan Gaspart. Por aquel entonces Fernando Navarro, hoy sevillista, era titular en el Barcelona. Del Sevilla sólo sobrevive Reyes. Hacía casi diez años del último triunfo blanco en el Camp Nou (0-1 en 1994), aunque para victoria inolvidable la de 1989 (3-4), con Polster y Brito Arceo de protagonistas. Al colegiado canario no se le ocurrió otra cosa que señalar un incomprensible penalti al ariete sevillista al menos un metro fuera del área.

En el aspecto negativo cabe señalar que el Sevilla se llevó 47 años sin ganar en el estadio del Barça en la Liga. Desde 1940 hasta 1987. Casi medio siglo de pesadillas en el Camp Nou, como muchas de sus últimas comparecencias, que se han saldado con dolorosas goleadas. Entre ellas cabe destacar el partido de vuelta de la Supercopa de España de 2010 (4-0). El Sevilla de Antonio Álvarez acudió con ventaja (3-1 en la ida), pero una alineación cargada de suplentes pensando en la Champions enterró toda opción y condenó al técnico. El Sevilla acumuló cuatro goleadas consecutivas, pues en la campaña anterior también cayó por 4-0, igual que en ese mismo curso en su visita liguera. Al año siguiente, le cayó una manita bastante desagradable. Un año (2007) se permitió el lujo de jugar vestido de rosa en uno de los mejores escaparates del planeta, donde en otra ocasión (2003) tuvo que jugar a las 00:05 de la madrugada para que el Barça pudiera burlar la ley de descanso obligado entre partidos. Eso sí, hubo gazpacho para todos.