Los jugadores del Sevilla tras perder el último partido disputado ante el Barça, en la final de la Copa del Rey
Los jugadores del Sevilla tras perder el último partido disputado ante el Barça, en la final de la Copa del Rey

Sevilla-Barcelona: ¡Esta es otra película!

El proyecto de Sampaoli se estrena en el Sánchez-Pizjuán con el primer acto de la Supercopa de España

Por  4:55 h.
Sevilla
0
Barcelona
0
Sergio Rico; Mariano, Mercado, Rami, Escudero; Nzonzi, Kranovitter; Sarabia, Vázquez, Vitolo, y Vietto.
Bravo; Aleix Vidal, Piqué, Mascherano, Digne; Busquets, Rakitic, Iniesta; Messi, Luis Suárez y Turan.
Gil Manzano (Comité extremeño)
Ramón Sánchez-Pizjuán Hora: 22.00 (Telecinco)

Bienvenido a otra fiesta. Ahora, con los tuyos, con tu gente, con los que te entienden con sólo mirarte o con los que te abrazas aunque jamás hayas visto antes. Se trata de sentir. Y en el Ramón Sánchez-Pizjuán, palabras mayores para el fútbol nacional y continental de la última década, se conoce la capacidad para encontrar soluciones. El Sevilla vuelve a casa aún acongojado por lo que tuvo que vivir en tierras noruegas y lo hace ávido y deseoso por encontrarse con su afición. El fin es el de siempre: disfrutar juntos. Porque aún se recrudece en los corazones de los sevillistas la forma en la que perdió, sí, perdió, un título continental en el último suspiro que le hubiera supuesto más gloria en la gloria. Pero esta ya es otra historia.

El guión preestablecido, eso sí, resulta similar, con un trasatlántico enfrente que se mueve por donde quiere y como quiere y con unas diferencias más que palpables en la construcción de un equipo y otro. Mientras que el Barcelona compra lo que le plazca, el Sevilla vende, año tras año, a sus mejores hombres con la intención de volver a reinventarse. Son filosofías distintas, marcadas, las dos, por la desigual capacidad económica que terminan pesando en el nivel y competitividad de ambas plantillas.
Aún así, el Sevilla quiere ser protagonista, como su entrenador, Sampaoli, se encargo ayer de nuevo de recalcar en la sala de prensa del estadio nervionense. No le vale otra cosa. A los equipos que quieren el balón hay que someterlos. De hecho, esta última es una de sus palabras preferidas y más repetidas. Como en la previa del partido ante el Madrid, el preparador argentino insistió en su firme idea de adquirir el balón y darle realce al juego con las triangulaciones y la presión que fuera necesaria para ponerse de cara ante el rival. Con el Madrid (el resultado es otra cosa), lo logró. En el segundo tiempo, de hecho (el gol de Sergio Ramos en el 93 es otra cosa), lo hizo con una autosuficiencia que dibujó con facilidad sus intenciones. Ahora lo que falta es ser constante en ello. Sobre todo, si como rival tiene a otro gigante, al Barcelona, y si debes jugar dos partidos seguidos (la vuelta de la Supercopa es el miércoles).

Cualquier despiste, cualquier momento de falta de tensión o la desconcentración de un jugador en este sistema tan valiente como expuesto te termina desnudando. Hace falta que el Sevilla sea una máquina perfecta. Que de atrás a arriba la sinfonía no tenga estruendos, que de Sergio Rico a Vietto los movimientos sean nítidos; que de izquierda a derecha el juego se acorte o se amplíe a lo que pretenda el Sevilla, que de Mariano a Escudero o de Vázquez a Vitolo el ritmo sea siempre el adecuado. Con todo ello, seguro, el cóctel sería perfecto. Pero para lograr el mejor sabor hace falta mucho trabajo y encontrar soluciones en los problemas. Por ejemplo, en esta ocasión parece que la defensa central, con las sanciones de Carriço y Kolo, y la lesión de Pareja, estará formada por Rami y Mercado, el último fichaje. Probaturas lógicas del momento.

De hecho, hasta el director deportivo, Monchi, se ha encargado de decir en cada una de sus manifestaciones que el mejor Sevilla de Sampaoli necesitará un tiempo lógico de adaptación. A 14 de agosto, y con tantas caras nuevas, el equipo sevillista sigue formándose y no habría que descartar que llegaran algunos refuerzos más. También el Barcelona, a pesar de que apenas ha tenido cambios en la plantilla con respecto a la pasada campaña, está en fase de construcción. Así, la mayoría de las preguntas que ayer se le hicieron a su entrenador, Luis Enrique, en la rueda de prensa mantenida con los periodistas giraban en torno a la fragilidad defensiva mostrada en lo que va de pretemporada: le han marcado nueve goles en cuatro partidos. Hay varias razones de peso para pensar que el partido de esta noche será un reparto de golpes.  Fútbol en Nervión.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (Jefe de Sección de ABC Sevilla). Profesor/Doctor en Comunicación (Universidad Loyola). #ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
@PSHuevar @SemariF Lo siento mucho. DEP. - 11 horas ago