Muñiz Fernández sentenció a un muy buen Sevilla

Por  18:00 h.

Una frase vulgar y evidente podría ser la de que un partido se puede ganar, se puede empatar o se puede perder. Lógico. Algunos entrenadores, incluso, parcos en palabras, acuden a ella con bastante asiduidad. Pero con el duelo de hoy en el Camp Nou habría que añadir un enunciado con el colegiado entre barcelonistas y sevillistas como protagonista: con Muñiz Fernández sólo podías perder… El árbitro asturiano anuló un gol legal a Cala en el minuto 63 cuando el partido iba 1-0, lo que provocó que el Barcelona marcara un nuevo tanto llevado por la decepción del Sevilla. El equipo nervionense, sin embargo, fue capaz de empatar a dos en una magnífica segunda parte. Hasta que apareció el de siempre, Messi, y remató en el 93 a un equipo que mereció correr mucha mejor suerte.

Barcelona

3 Sevilla 2
3 – Barcelona
Valdés, Alves, Piqué, Mascherano, Alba (Adriano, m. 15), Sergio, Xavi, Iniesta (Cesc, m. 73), Tello (Alexis, m. 61), Messi y Neymar.
2 – Sevilla F. C.
Beto, Coke Cala, Navarro, Alberto, Cristoforo (Marin, m. 68), Mbia (Trochowski, m. 57), Rakitic, Jairo (Rabello, m. 82), Vitolo y Gameiro.
Goles
1-0, m. 36. Daniel Alves. 2-0, m. 74: Messi. 2-1, m. 79: Rakitic. 2-2, m. 90: Coke. 3-2, m. 93: Alexis.
Árbitro
Muñiz Fernández (C. Asturiano) amonestó a Vitolo, Mbia, Jairo, Cala

Comenzó el Sevilla con la idea fija de mantener las líneas juntas y con la intención lógica de que el Barcelona no se sintiera cómodo. Sin embargo, el equipo del Tata Martino, con su once de gala y una presión asfixiante, sólo necesitó 150 segundos para dar el primer susto. Neymar, en un disparo fuerte y bien colocado, a punto estuvo de marcar el primer tanto del encuentro si no llega aparecer una mano de Beto. Como era de esperar, los locales se hicieron dueños del balón y siguieron haciendo del toque su mejor forma de construir. El equipo de Emery, por su parte, se dedicó a aguantar el tirón e intentar aprovechar algún contragolpe que le diera algo de luz. Bien encerrado, y con el francés Gameiro como hombre más adelantado, Emery se desgañitaba desde la banda dando instrucciones para que sus jugadores no perdieran la concentración.

Pero el Barcelona, una auténtica máquina de generar peligro, no parecía querer perder más tiempo y buscó aún con más ahínco el gol. Llegaría en el minuto 36, curiosamente, por mediación de los exsevillistas Adriano y Alves. El primero centró y el lateral derecho remato sólo de cabeza dentro del área. Para más inri, el Sevilla se iba cargando de tarjetas (Vitolo, Mbia y Jairo) y se encontraba con la cruda realidad (ponerse por detrás en el marcador) de aquel que visita el Camp Nou.

En la segunda mitad, sin cambios en ninguno de los dos equipos, el duelo comenzaría de manera igual, con el Barcelona buscando el segundo y el Sevilla tratando de evitar las embestidas culés. La afición del conjunto local comenzó entonces a impacientarse y el conjunto sevillista dio dos pasos al frente con la consigna clara de un Emery que comenzaba a valorar la posibilidad de ir hacia la portería de Valdés. El miedo había dejado paso a la espontaneidad de unos jugadores, en el caso de Vitolo o Gameiro, mucho más verticales que en la primera parte. Además, entró al terreno de juego Trochowski, lo que hacía más especial el envite. Con todos estos ingredientes, el encuentro se puso más que apasionante. Hasta que apareció la figura de Muñiz Fernández, y decidió anular un gol legal a Cala cuando se llegaba al minuto 63. El colegiado pitó una falta inexistente y, además, amonestó al de Lebrija.

El Sevilla entró en un estado de shock ante lo sucedido, circunstancia que el Barcelona aprovechó para sentenciar apenas unos minutos después el partido. Messi, cuando ya el encuentro había entrado en la recta final, hizo el 2-0 y desesperó a un Sevilla que, lejos de bajar los brazos, siguió batallando. De esa manera llegaría el premio ya merecido… En una buena jugada de Vitolo, Rakitic batió a Valdés con un disparo duro. Y el Sevilla se creyó entonces que podía hacer algo grande. El Barcelona se hizo humano y se dedicó a defender. Y llegó la gloria. Claro que sí. En un córner, Coke, sólo dentro del área, volvía a batir al Barcelona y ponía el empate en el marcador. Con el encuentro ya loco, y con el Barcelona encerrado, el equipo del Tata Martino se agarró a la fortuna y encontró en Alexis en el minuto 93 la victoria, tan injusta como cruel.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (Jefe de Deportes de ABC Sevilla). Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). #ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
@AntonioKaiser5 @PapersSFC @SevillaFC @CanteraSFC Siempre estarás en tu casa, Antonio. Abrazo - 6 horas ago