Joan Jordán trata de cortar un balón durante el Sevilla-Cluj de la Liga Europa (Foto: Raúl Doblado).
Joan Jordán trata de cortar un balón durante el Sevilla-Cluj de la Liga Europa (Foto: Raúl Doblado).

Sevilla – Cluj (0-0): El VAR salva a Bono y los de Nervión estarán en octavos

El árbitro, a instancias del vídeo arbitraje, anuló un tanto de Paun, con la colaboración del meta sevillista; mala imagen del Sevilla que acabó siendo pitado

Por  22:59 h.
Sevilla
0
Cluj
0
Sevilla FC: Bono; Jesús Navas (En-Nesyri, m. 75), Diego Carlos, Koundé, Reguilón; Fernando, Gudelj, Joan Jordán (Banega, m. 57); Suso (Nolito, m. 67), Ocampos y De Jong.
CFR Cluj: Arlauskis; Manea, Vinicius, Burca (Boli, m. 27), Camora; Bordeianu, Djokovic (Rondón, m. 78); Deac, Paun, Omrani (Golofca, m. 84); y Lacina Traoré.
Árbitro: Andris Treimanis (Letonia). Expulsó por doble tarjeta amarilla a Bordeianu (m. 91). Además, mostró tarjetas amarillas a Jesús Navas, Deac, Djokovic, Bordeianu, Boli, Dan Petrescu (entrenador visitante) y En-Nesyri.
Incidencias: 31.338 espectadores en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, con presencia de unos 250 seguidores del Cluj. Noche fresca y terreno de juego en perfectas condiciones. Vuelta de los dieciseisavos de final de la UEFA Europa League.

El Sevilla FC estará en el bombo de los octavos de final de la UEFA Europa League, no sin sufrimiento porque en el tramo final del choque el árbitro del partido, el letón Andris Treimanis, anuló un tanto de Paun, en su disparo desde fuera del área en el que Bono no estuvo nada acertado, a instancias del VAR por unas manos de Traoré en el inicio de la jugada. Pitada final al pentacampeón, que no convenció a sus aficionados, pero que ha avanzado de ronda gracias al 1-1 con el que acabó el partido en tierras rumanas el pasado jueves.

La primera parte sobre el césped del Sánchez-Pizjuán fue de claro dominio sevillista, con una consecución de llegadas, tanto por el centro como por ambas bandas, y con ocasiones claras en las que el meta visitante Arlauskis fue el gran protagonista del partido. Pero los primeros cuarenta y cinco minutos acabaron con el susto metido en el cuerpo de los seguidores nervionenses, porque el Cluj llegó con peligro al área y la portería defendida por Bono, incluso el meta marroquí, titular por el descanso por precaución de Vaclik, tuvo que despejar un par de balones peligrosos a saque de esquina.

Las ocasiones se le caían a los de Lopetegui. Reguilón, recogiendo un rechace a la salida de un córner dentro del área y Suso desde la frontal del área antecedieron la primera ocasión clara del Sevilla. El gaditano recuperó una pelota en línea de tres cuartos de campo propio, se fue de un par de rivales y le dejó la pelota a De Jong. El holandés avanzó con el balón controlado, e incluso le hizo un túnel a un futbolista del Cluj antes de dejarle la pelota a Ocampos en la frontal del área. El argentino lo intentó y la pelota llevaba marchamo de gol pero tropezó en Fernando. El efecto hizo que Arlauskis fuera para un lado y la pelota para otro y el esférico se marchó fuera llorando, muy pegada al palo derecho de la portería visitante. Era el minuto 26.

Luego, Djokovic lo intentó para el Cluj desde muy lejos y Bono atrapó bien abajo. El cuadro rumano tenía claro que lo que quería era acabar jugadas y no tener pérdidas para provocar llegadas peligrosas a su área. Después, en el minuto 32, pase interior de Jordán para Ocampos, que ganó la línea de fondo y centró al área. No encontró a ningún compañero y el balón acabó en saque de esquina. En la continuación, Koundé bajó un balón dentro del área tras algún rechace y conectó un pelotazo que no se coló en la portería porque Arlauskis volvió a despejar, ésta vez con los dos puños.

Pero fue entonces cuando se acabaron las ocasiones sevillistas y el Cluj asustó demasiado a la parroquia y al equipo local. Navas vio tarjeta amarilla por derribar en la frontal del área cuando Omrani se metía en el área de castigo. El lanzamiento de la falta se estrelló en la barrera pero la pelota acabó en los pies de Paun, quien probó el tiro desde la frontal. Este fue envenenándose y buscando portería por alto y Bono despejó a córner. En la salida del saque de esquina, de nuevo tras un rechace, un tiro acabó pegándose al palo izquierdo de la portería sevillista y Bono volvió a meter la mano para mandar la pelota al cuarto de circunferencia. Y tras este segundo córner Boli, que entró sustituyendo a Burca, cabeceó sin oposición y su disparo se fue fuera por poco.

Así que con sensaciones encontradas, porque el Sevilla había sido muy superior, pero no logró evitar los sustos del rival, el encuentro se fue al descanso. El 0-0 inicial, tras el 1-1 de Rumanía, clasificaba a los de Nervión para los octavos de final.

El encuentro se reanudó en el segundo tiempo y el Sevilla no lograba controlarlo. De hecho, Lopetegui sacó del campo a Joan Jordán y dio entrada a Banega. Dos tiros lejanos del cuadro rumano volvieron a llevar peligro ante la portería sevillista. El segundo no lo atajó Bono y Koundé lo tuvo que enviar a córner. El segundo movimiento en el banquillo sevillista fue Nolito. El sanluqueño sustituyó a Suso, tras sufrir el gaditano un golpe en la rodilla. El cambio devolvió a Ocampos a la derecha. A la salida de un saque de esquina efectuado por Banega, y de nuevo tras una serie de rechaces, Fernando volvió a disparar a la portería contraria, pero su tiro cruzado se marchó fuera por poco.

Con la última sustitución de Lopetegui, en la que En-Nesyri sustituyó a Jesús Navas, el Sevilla cambió de piezas y de dibujo, puesto que Gudelj pasó a ser central con Diego Carlos, Koundé pasó al lateral derecho y Banega y Fernando se quedaron en el doble pivote. La doble punta la formaron el marroquí y De Jong. Fueron minutos, quizás demasiados, en los que los jugadores sevillistas parecieron jugar con el 1-1 de la ida en la cabeza y eso provocó nervios, que se acentuaron con la acción clave del partido.

Minuto 89. Balón que Traoré bajó con su cabeza y peleó con un jugador del Sevilla. La pelota toca en la mano del delantero del Cluj, le llega a la frontal del área a Paun, que no se lo pensó y disparó hacia la portería, cuando Bono no supo detener el disparo y el esférico se coló en la portería del Sevilla. Todo el Cluj celebró el 0-1, pero el colegiado no lo validó a instancias del VAR al considerar como punible la mano de Traoré en el inicio de la jugada.

El VAR salvó a Bono y al Sevilla y los de Lopetegui, aún sin convencer de verdad a sus aficionados, que acabaron pitando a sus futbolistas, y habiendo pasado más de un susto ante el Cluj, estará mañana viernes en el bombo de los octavos de final de la Europa League.

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jesús Sevillano

@JSevillano83

Periodista deportivo, escribo en http://t.co/ERTftMrtAv http://t.co/vdsWcQ6hNn y ABC de Sevilla
Olé ustede!! https://t.co/YmTBvMtDTq - 2 días ago