Sevilla – Eibar: El árbol no debe impedir observar el bosque

El Sevilla logró rescatar un punto ante el Eibar en el descuento, tras un mal partido en el que estuvo maniatado hasta la expulsión de Banega

Por  9:45 h.

No atraviesa un buen momento el Sevilla. Es evidente, palmario. Prueba de ello es que únicamente ha ganado un partido liguero desde que arrancase este 2019 que se le está haciendo muy cuesta arriba al conjunto de Pablo Machín. Ayer, el arreón final de coraje, justo cuando jugaba con un hombre menos por expulsión de Banega (para hacérselo mirar) le permitió sacar un punto que sabe bueno vista la imagen dada por el Sevilla ante un Eibar que jugó muy bien sus cartas hasta el minuto 87. El conjunto sevillista está mostrando últimamente una falta de variaciones en sus planteamientos que provoca que los rivales lo tengan estudiado hasta la extenuación. El guión del duelo se asemejó mucho a la de la última derrota en casa ante el Getafe. Un equipo bien organizado, con una presión alta y que aprovechó sus ocasiones, le hizo casi claudicar con el 0-2 que había puesto en el marcador Orellana y Charles. Curiosamente, con Banega ya expulsado, el equipo de Machín pasó del posible 0-3 (anulado por fuera de juego apurado) al 1-2, y ahí apareció la presión que siempre ejerce el Ramón Sánchez-Pizjuán para apelar a la heroica y acaba empatando el duelo gracias a los goles de Ben Yedder y Sarabia. Un punto que, tal y como pintaba la cosa, es hasta bueno. Pero el árbol no debe de impedir ver el bosque. El Sevilla necesita agitarse para frenar su caída.

El once inicial era el esperable, más allá de la novedad en la defensa de Wöber por Sergi Gómez. El arranque del duelo invitaba a pensar en que el Sevilla iba a imponer su ley como local cuando, a los dos minutos, Sarabia aprovechaba un mal corte de un defensa para enviar su disparo raso cruzado cerca del palo. Pero fue un espejismo. El Eibar se fue rehaciendo hasta hacerse con el control total. Primero avisó Diop, cuyo disparo se marchó por encima del larguero tras una buena acción personal de Orellana, el hombre más peligroso en los visitantes anoche. Los de Mendilibar ejecutaban sus ideas a la perfección ante un desbordado centro del campo que no se hacía con el control en ningún momento. Así, a los 21 minutos llegó el 0-1, obra de Orellana, que se internó con demasiada facilidad entre Kjaer y Carriço para batir a Vaclik.

No le perdió la cara aun así el Sevilla al choque, pero sus intentonas se limitaron a una volea de Escudero a la media hora y otro remate desviado de Ben Yedder. De todas formas, el Eibar no dejaba de esperar su opción de hacer el segundo y poner el duelo más cuesta arriba. Sergi Enrich la envió de cabeza fácil para Vaclik. En los de Machín la última hasta el entreacto fue un centro de Sarabia raso al que no llegó por poco Ben Yedder.

Arrancó con otro espíritu el Sevilla la segunda mitad. André Silva tuvo una en sus botas, pero su disparo tocó en Ramis para morir en los brazos de Riesgo. Se veía algo más, pero no terminaba de hacerse el jefe del encuentro. Machín tenía problemas en el carril izquierdo (cómo está Escudero), y lo retiraba para dar entrada a Navas. Promes se desplazaba a la izquierda. Poco después Roque Mesa también dejaba su sitio en el equipo al Mudo Vázquez. Pero justamente tras los ajustes para variar el guión, el Eibar hacía el segundo. Saque de esquina botado por Jordan largo al segundo palo, Arbilla la tocaba con la cabeza a Charles, que la empujaba al fondo de la red. Tremenda pasividad en la defensa de la jugada.

Machín gastaba su última bala a la desesperada dando entrada a Bryan Gil por Carriço. El chaval le puso ganas, carácter y desborde al partido. Banega, con su veteranía, se expulsaba con una entrada fuerte en la medular, dejando a los suyos pendiente de una machada. Tras un gol anulado a Kike García por fuera de juego que el VAR ratificó, llegó el inicio de la misma. Ben Yedder combinaba con Sarabia en la frontal y batía por bajo a Riesgo. El Eibar empezó a gestionar muy mal sus posesiones y el Sevilla tiró de la épica que le caracteriza para, en el minuto 92, encontrar el empate en botas de Sarabia, que desvió con la puntera un centro de Promes. Al menos, salvaron un punto. Ahora toca no resucitar al Villarreal.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla, https://t.co/OKGmn3p4dA y https://t.co/2J9VfuERRI «El periodismo es la literatura con prisas» Mathew Arnold
@_antonioconde vaya pintaca los pestiños! que los deguste usted! 😉 - 9 horas ago