Ramón Orellana, en su despacho, en Sevilla, donde continúa con sus investigaciones de cara a la preparación física de jugadores de élite
Ramón Orellana, en su despacho, en Sevilla, donde continúa con sus investigaciones de cara a la preparación física de jugadores de élite

«Este parón en la competición, en algunos casos, puede venir hasta bien»

El que fuera preparador físico del Sevilla durante quince años, Ramón Orellana, resalta la importancia que tiene la mente en todo este proceso de confinamiento

Por  3:55 h.

Recuerdos, los que vivió en su etapa como máximo responsable del departamento de la preparación física del Sevilla; emociones, como las que comparte con su mujer e hijos en estos días de confinamiento, y trabajo e ilusiones, muchas, las que vive y disfruta Ramón Orellana desde su casa. «Lo peor que llevo es no poder visitar a mi padre, a mis hermanos, a mis sobrinos… Somos muy familiares. Pero lo que toca es esperar. Y trato de ver lo positivo. En este sentido, tengo importantes ventajas que me están permitiendo sobrellevarlo bien. Estoy con mi mujer y mis hijos, y ellos están bien. Eso es fundamental. Nos arropamos los unos a los otros. La gran fortuna, además, es que vivo en una casa con zonas verdes y eso me ayuda. Sé las dificultades que puede haber en otras casas en este sentido. Trato de tener el tiempo ocupado. Por las mañanas estoy corrigiendo los trabajos y tareas de mis alumnos; y, por las tardes, le dedico mi tiempo a una afición que me tiene muy entretenido, el modelismo estático. Me relaja mucho. De hecho, cree un canal en youtube sobre ello (hobbypasionmodel). Estoy conociendo gente muy interesante».

Ramón Orellana suma. Repite nombres de personas a las que estima: «Con los años, y al entrar en mi despacho, donde tengo colocadas las copas que ganamos con el Sevilla, asimilas mejor lo que llegamos a conseguir. Es imposible que no te entre algo por dentro. Pero, sinceramente, lo que más orgulloso me tiene es haber conocido a personas como Marcos Álvarez, Nacho Oria, Sergio Domínguez, o Dani Pastor, que está ahora en el Mallorca; Bernardo Requena, Víctor Lafuente, que está en el Granada; Agustín López, que dirige los escalafones inferiores; Paco Mesa… Para mí esa es la gran satisfacción. El Sevilla, aparte de crear grandes jugadores, crea grandísimos profesionales. Creo que hicimos un gran trabajo en los escalafones inferiores, y, de alguna manera, constituyó la modernización de la base de la que es la actual estructura del club en esta parcela».

Orellana, que estuvo quince años desarrollando su labor como preparador físico del primer equipo del Sevilla (de la campaña 1995-96 hasta la 2010-11), también reflexión con ABC de Sevilla sobre el parón en el fútbol de élite y cómo ello podría afectarles a los jugadores a la vuelta. «Si sólo fuera un mes, algo que aún desconocemos, no debería afectar en exceso. No tiene nada que ver con el parón del verano. Los futbolistas saben que cuando la competición se reanude van a jugar partidos súper importantes. Los clubes, como es lógico, con sus distintos departamentos, están encima de los futbolistas en este sentido. También, hay que tener en cuenta que la mayoría de los jugadores viven en casas, y no en pisos. Parece una cosa banal dicho así, pero para su actividad es importante. Muchos, también, tienen gimnasios en sus casas, salas para hacer ejercicios, lugares para relajarse, de recuperación. De hecho, y en algunas situaciones, repito, si sólo fuera un mes, puede venir hasta bien. Los primeros que se benefician los lesionados, pero también aquellos jugadores que empezaban a tener síntomas de fatiga o de estrés competitivo. Luego, la posible pérdida de la forma física va a depender de tres parámetros: uno, de lo que se cuiden los jugadores, tanto desde el punto vista físico y nutricional; dos, de la edad. Es importante, sí. Pero yo resaltaría el tercer punto, el de la genética. Mire Jesús Navas, el mejor ejemplo».

Por último, y no por ello menos importante, Orellana destacó la importancia del papel psíquico y mental de cada jugador: «No hay que olvidar que son personas. Tienen sus preocupaciones, como todos. La cabeza tiene recovecos y resortes que no sabemos cuándo van a saltar. Nuestro estado físico y afectivo influye mucho a nivel físico y fisiológico. A cada persona un mismo problema le puede afectar de manera diferente».

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (Jefe de Sección de ABC Sevilla). Profesor/Doctor en Comunicación (Universidad Loyola). #ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
Felicidades a todos mis compañeros de @abcdesevilla En más de 20 años en esta Casa, he aprendido mucho, pero, sobre… https://t.co/MZXxYuycir - 18 horas ago