Koundé cabecea un balón en el Sevilla -Athletic (Foto: MANUEL GÓMEZ)
Koundé cabecea un balón en el Sevilla -Athletic (Foto: MANUEL GÓMEZ)

Un invento que todos veían que no iba a funcionar

Nadie pone en duda el buen hacer de Lopetegui hasta el momento con su Sevilla, pero hay días que no toma buenas decisiones y el de ayer fue uno de ellos

Por  10:36 h.

No estuvo afortunado Julen Lopetegui en su planteamiento inicial en el duelo ante el Athletic. El invento de poner a Jules Koundé, central diestro que puede caer al lateral derecho, justo en la banda contraria, no tardó ni media hora en mostrarse como un error.

El Sevilla tuvo nula profundidad por la izquierda (también por culpa del muy gris Óliver Torres) y el gol del Athletic llegó, precisamente, por un error de un desorientado Koundé, que incluso reconocía su fallo después del encuentro.

Si ya de por sí le cuesta al Sevilla sacar sus partidos adelante como local, y más con el resultado en contra, si tiene una banda prácticamente inutilizada, la gesta se antoja aún más compleja. El cambio se antojaba vital para intentar arreglar una noche que sólo se enmendó a medias. Tuvo que ser en un gol en propia puerta de un conjunto vasco que vino a defenderse bien e intentar sorprender a la contra.

Nadie pone en duda el buen hacer de Lopetegui hasta el momento con su Sevilla, pero hay días que no toma buenas decisiones y el de ayer fue uno de ellos. Además, el empate ante los vascos deja en evidencia que Monchi debe buscar pólvora en el mercado invernal, pero también Lopetegui tiene que buscar variantes en su idea de juego cuando le toca llevar la iniciativa, algo que suele ocurrir cuando juega de local. Por algo se le han escapado ya a los sevillistas cinco de los últimos nueve puntos en disputa en Nervión, algo que, por fortuna, corrige su impecable marcha lejos de su feudo. Tiempo hay para no tener que inventar más cosas.