Diego Carlos conduce un balón durante un entrenamiento (Foto: EFE)
Diego Carlos conduce un balón durante un entrenamiento (Foto: EFE)

Sevilla FC: Buenos resultados tras los parones

La temporada del Sevilla ha estado llena de pausas en las competiciones por diferentes motivos que no han afectado al rendimiento de la plantilla

Por  5:05 h.

Temporada atípica la que aún no ha acabado en pleno mes de agosto para el Sevilla FC. Campaña en la que suma un nuevo parón en la competición y que puede influir en el rendimiento del equipo algo que, si quiere añadir un nuevo trofeo a sus vitrinas, no puede permitirse. El curso tenía sus paradas establecidas por compromisos internacionales o vacaciones de Navidad, pero no se esperaba que todas las competiciones se viesen aplazadas por la pandemia de Covid-19 que ha provocado el parón por el confinamiento y otra previa al retorno de las competiciones europeas de la próxima semana. Antes hubo cuatro descansos obligados para la plantilla sevillista pero, ¿cómo fueron las vueltas después de esas pausas competitivas?

La primera vez que se paró la competición, por el calendario FIFA, sólo se habían disputado tres jornadas. Los de Lopetegui habían demostrado que el trabajo realizado durante el verano había sido el adecuado con dos victorias y un empate, únicamente quedaba esperar a que la semana sin trabajar a las órdenes del vasco no afectase a los jugadores. De los siete partidos que disputó antes del siguiente parón por compromisos internacionales, perdió tres, Real Madrid, Eibar y Barcelona, siendo el del equipo guipuzcoano el que más ampollas levantó por haber comenzado ganando en la primera parte.

Entre la segunda y la tercera pausa el conjunto rojiblanco no perdió ni un solo partido de los siete que jugó, cinco de la competición de la regularidad y dos europeos, y sumó 17 de los 21 puntos en juego. Antes de Navidad disputó ocho partidos: cinco de LaLiga, dos de Europa League y uno de Copa del Rey. Perdió sólo dos, el partido de vuelta contra el Apoel en Nicosia y contra el Villarreal. Tanto las dos derrotas sufridas tras el primer parón como estas dos últimas se produjeron cuando llevaban al menos dos semanas entrenando de nuevo por lo que se deduce que las pausas no afectaron en el rendimiento de los jugadores.

Después de las vacaciones de Navidad, el Sevilla volvía con resultados más irregulares y de los cuatro primeros en los que se empleó (que será el número de partidos que tenga que jugar si quiere hacerse con la corona continental) hizo tablas contra el Athletic Club y volvió a perder contra el Real Madrid en LaLiga y en la Copa del Rey batió al Escobedo y al Levante.

Tras un pequeño bache posterior a la eliminación en el torneo copero, todo parecía ir sobre ruedas y el Sevilla se afianzaba en los puestos de Liga de Campeones. Entonces, en el mes de marzo todo empezó a detenerse. Primero se suspendió la Liga Europa. Los de Nervión estaban ya en octavos de final y debían medirse en el Sánchez-Pizjuán a la AS Roma con Italia azotada por la Covid-19 y España en una seria amenaza por lo que las autoridades determinaron el aplazamiento del duelo. Tan sólo unos días después, era LaLiga la que anunciaba la suspensión de la competición y el Gobierno decretaba el estado de alarma y confinaba a la población para poder hacer frente a la pandemia mundial que ha provocado hasta el momento casi 700.000 muertos.

Después de casi dos meses encerrados en casa y entrenando en el jardín, los jugadores de fútbol comenzaban su particular desescalada con una primera fase en la que los clubes realizaron pruebas de coronavirus a las plantillas y cuerpos técnicos con el fin de empezar a trabajar para que el 11 de junio se reiniciara LaLiga. La siguiente etapa fue la del trabajo individual en la que no podía haber más de seis jugadores en el terreno de juego y tenían que guardar una distancia de al menos cuatro metros entre ellos. Después se pasó a los entrenamiento en pequeños grupos en los que los futbolistas sólo podían tener contacto con los miembros de su grupo. Por último, se llegó a los entrenamientos colectivos y a la vuelta de la competición liguera. En ese retorno postconfinamiento, el Sevilla no ha perdido un solo partido de los once que ha jugado y comenzó con una importante victoria en el derbi aunque después encadenó cuatro empates. En total sumó seis victorias y cinco empates y ha conseguido la clasificación para la Liga de Campeones de la temporada 2020-2021.

En unos días tiene por delante un nuevo retorno a la competición después de una semana de vacaciones y una vuelta al trabajo alterada tras conocerse el positivo por Covid-19 de Nemanja Gudelj.
Lopetegui comenzó a dirigir los entrenamientos el pasado domingo, hace una semana, y como mandaba el protocolo lo hicieron de manera individualizada y esto ha podido salvar a la plantilla del brote. Tras repetir la prueba a los futbolistas y trabajadores y obtener un resultado negativo volvieron a los entrenamientos el jueves por la tarde, sin Gudelj. El protocolo obliga a repetir el test en varias ocasiones antes de la competición. El viernes se confirmó el tercer negativo y hoy debe de conocerse el resultado del cuarto que se hizo ayer. Esta incidencia puede afectar a la preparación que dirige Lopetegui, que ha tenido que variar lo proyectado para encarar de la mejor forma posible la sexta vuelta a la competición en la temporada 2019-2020 y esta vez buscando el título más especial en las vitrinas de Nervión.