José Castro y el consejo de administración, en la junta de accionistas 2018 del Sevilla (EFE)
José Castro y el consejo de administración, en la junta de accionistas 2018 del Sevilla (EFE)

Sevilla FC: Claves económicas del gran pacto

Habrá cambio en la remuneración del consejo, aumento del reparto de dividendos y se protegerán algo más los activos esenciales del Sevilla

Por  4:00 h.

Todo lo que rodea al mundo de las sociedades anónimas de fútbol, a la gestión de la misma y a cómo influyen las decisiones de los grandes accionistas de la misma, suele ser de difícil entendimiento para el aficionado, el que paga su abono y ve a su equipo cada partido buscando que le brinde alegrías. El que tiene acciones en la entidad tiene poder de decisión, incrementándose el mismo según éstas sean de mayor o menor cantidad. Hace casi una semana el presidente del Sevilla anunció a través de una carta en la web oficial del club que se había llegado a un «gran pacto», firmado por los mayores accionistas de la entidad, para «garantizar la estabilidad y gobernabilidad» del club hasta 2024. En él no se dan muchos detalles económicos sobre cómo afectará este acuerdo al aspecto económico de los accionistas y de la propia entidad.

Indagando un poco en los las claves que se van a ver afectadas por este gran pacto que todos los grandes accionistas han firmado y que se aprobará al ser mayoría abrumadora al poseer el 75% del club, se pueden destacar varios puntos. El primero de ellos es el cambio en la remuneración del consejo. Hasta ahora, y desde hace dos ejercicios, el dinero a percibir por los gestores de la entidad estaba supeditado a que hubiera beneficios, de los cuales un 10% se destinaba a este propósito. Si no había beneficios, no había remuneración. Esto va a cambiar. La idea ahora es repartir hasta el uno por ciento del total de ingresos de la entidad (ordinarios y extraordinarios), haya o no beneficios en el ejercicio. Es decir los 247.000 euros que se iban a repartir en este ejercicio pasarían a ser 1,9 millones. Un crecimiento importante para una entidad que se fija un ambicioso plan estratégico hasta 2024 con el objeto de llegar a unos 400 millones de euros de presupuesto. El aspecto menos agradecido de esta variación se podría dar en el caso de que un año no se produzcan beneficios, ya que los consejeros seguirían cobrando por su labor, mientras que los accionistas no obtendrían ningún rendimiento económico.

Otro punto de interés desde el punto de vista económico afecta a los dividendos. Actualmente el Sevilla pagaba quince euros por acción en el reparto de los beneficios obtenidos en el ejercicio económico. El próximo 30 de diciembre el consejo va a presentar un aumento de la cantidad a percibir por cada acción en ese reparto de beneficios (que alcanzan los 2,4 millones), a los que se le añadirán otros dos millones procedentes de una dotación de la reserva de capitalización. Así, ahora los accionistas, tantos los grandes como los pequeños, recibirían 44 euros por acción, casi el triple.

Está claro que puede haber mucho aficionado que no entienda estas variaciones, reduciendo todo a un simple aumento del dinero a percibir por aquellos que gestionan al Sevilla. El fútbol actual no deja de ser un negocio en el que empresas como el conjunto nervionense manejan grandes presupuestos (196 millones), y son muy influyentes en la economía y sociedad en la que están. Su gestión requiere de una profesionalización máxima y sus dirigentes deben ser reconocidos como altos ejecutivos, por su plena dedicación y la responsabilidad que tienen en sus cargos. Lo sentimental del deporte no casa en muchos casos con estos conceptos, aunque sean necesarios.

Eso sí, uno de los aspectos que preocupa aún al sevillismo es el hecho de que pudiera entrar capital extranjero en el club y hacerse con la entidad. Este pacto y el consiguiente aumento en los emolumentos a percibir por los grandes paquetes accionariales evita en cierta medida la tentación de sucumbir al dinero a recibir por sus porcentajes accionariales, ya que algunos pasan de no cobrar nada (salvo dividendos) a garantizarse una parte de ese uno por ciento de los ingresos de la entidad.

El aspecto del blindaje de la ciudad deportiva y del estadio sigue sin estar tan claro. «No se entiende un Sevilla sin el Ramón Sánchez-Pizjuán y la ciudad deportiva», decía en su carta José Castro. Los pequeños accionistas pedían un mínimo de un 85 por ciento del capital social para poder actuar sobre ellos, esto no va a ocurrir, aunque el consejo pretende darle algo más de protección.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla, https://t.co/OKGmn3p4dA y https://t.co/2J9VfuERRI «El periodismo es la literatura con prisas» Mathew Arnold
RT @abcdesevilla: [Desescalada📶] Consulta las claves de la #Fase2 que comienza hoy en Sevilla, Almería, Huelva, Cádiz, Córdoba y Jaén. ¿Qué… - 4 horas ago