Cuando Gameiro se echó atrás y le dijo “no” al Valencia

Por  2:23 h.
Kevin Gameiro

Más que llamativa será la escena que se vivirá esta noche también en torno al francés Kevin Gameiro. Aunque los focos se irán a Unai Emery, entrenador del Valencia de 2008 a 2012, y a Djukic, en la cuerda floja tras perder ante Español, Betis y Swansea, a buen seguro que el duelo de hoy será también especial para el delantero sevillista. El galo se enfrentará al que pudo ser su equipo si no hubiera llegado a recibir una llamada de Laurent Blanc en la que le aconsejaba que no se fuera de la liga de su país.

Lo cuenta uno de los actores principales de aquel enredo que acabó dejando al Valencia en una situación bastante comprometida. Hablamos de su expresidente, Manolo Llorente, que no tiene reparo, dos años después, en desvelar algunos acontecimientos bastante llamativos. «El reconocimiento médico lo pasó en Barcelona. Estaba todo acordado. Incluso, vino a Valencia con su mujer para buscar casa. Yo estuve cenando con él y me pareció un chico encantador. Ya estábamos a punto de llegar también a un acuerdo con el Rennes. Y vi al chico tan ilusionado que supe que había que hacer todo lo posible. Viajé a Londres, aprovechando que su presidente estaba allí unos días, y lo cerramos todo. Hablamos de variables, absolutamente todo», señaló Llorente a este periódico. El expresidente del Valencia apuntó que a continuación (desde la capital de Inglaterra) decidieron llamar a Gameiro para decirle que estaba todo terminado. Y fue ahí cuando se llevó la gran sorpresa. «Su agente nos dijo que había algunas dudas, algunos problemas… Yo no lo entendía. En otra conversación posterior me dijo que el seleccionador francés, Laurent Blanc, había hablado con el chico y que le dijo que si quería jugar con él debía seguir en la liga francesa. Incluso, por lo que me comentaron, le dijo que en el Valencia iba a tener complicado jugar porque estaba Soldado. Yo no sé si es verdad o no. Sé lo que me dijeron», explica aún cariacontecido. Gameiro se marcharía al PSG y se acabaría, de esta forma, uno de los mayores culebrones de los últimos años en información del Valencia.

«También sé que el Sevilla lo quería. Pero nada. Ni para un club ni para otro. Se quedaría en Francia», relata mientras repara en la curiosa circunstancia que se dará esta noche. «Estuvo viendo un partido en un palco vip con nosotros. Y ahora será rival. Es lo que tiene el fútbol. Ya nada sorprende, y, si le digo la verdad, no tengo nada contra él. Hizo lo que creía conveniente y ya está. Cada uno defiende sus intereses», concluyó.