Kjaer y Carriço, en una acción del Sevilla-Huesca (EFE)
Kjaer y Carriço, en una acción del Sevilla-Huesca (EFE)

Sevilla FC: La línea defensiva, a revisión

La zaga sevillista es la segunda que más goles encaja en 2019; se vislumbra movimiento de centrales en verano

Por  5:00 h.

El último giro táctico de Pablo Machín para intentar recobrar el pulso de su equipo pudo verse el pasado sábado en el encuentro ante el Barcelona. El técnico soriano, que venía utilizando hasta entonces una zaga con tres centrales, viró a una defensa de cuatro hombres que sorprendió a Valverde y los suyos, hasta el punto que los de Nervión se marcharon al descanso con una ventaja de 2-1 y dejando muy buenas sensaciones sobre el césped. Desgraciadamente, las lesiones de Mercado y Wöber (los futbolistas que estaban actuando como laterales largos en dicha zaga de cuatro) al inicio de la segunda mitad acabaron por descomponer por completo al equipo de Machín, que quedó a merced del Barça recibiendo tres goles más (2-4).

La línea defensiva del Sevilla es objeto de análisis y discusión desde pretemporada. En la actualidad, es evidente que el equipo tiene un problema atrás, que entre el desgaste y las numerosas lesiones se ha acrecentado. Pero también hay incidencias en este sentido desde la planificación. La dirección deportiva tiene mucho trabajo por delante mirando al futuro inmediato. Las miradas apuntan a los centrales, donde los fríos números señalan un déficit que podría poner en peligro los grandes objetivos del Sevilla. En verano, salieron del equipo Lenglet (con destino al Barça) y Nico Pareja, que antes de marcharse tuvo que jugar incluso, actuando como capitán y de titular, los dos partidos de la primera eliminatoria europea ante el Ujpest húngaro. El club solventó esas bajas con los fichajes de Sergi Gómez y Joris Gnagnon. El primero viene ofreciendo un nivel más que aceptable, pero el segundo ha pasado prácticamente inédito entre los problemas de sobrepeso con los que llegó y la lesión que sufre actualmente. Gnagnon ha participado en cuatro partidos de LaLiga. Machín llevaba desde la pretemporada solicitando más efectivos para esa línea, en la que tácticamente utiliza a tres hombres en su sistema. De esta manera, en el mercado invernal llegó un tercer refuerzo para la posición, el del austriaco procedente del Ajax Maximilian Wöber.

Pero lo cierto es que el 2019 ha arrancado de forma nefasta para el Sevilla, que, casualidad o no, se «desangra» desde la parcela defensiva. Desde que arrancó el año, los de Machín sólo han sido capaces de sumar cinco puntos sobre 24 posibles en las ocho jornadas que han disputado, fruto de una victoria ante el Levante (5-0) y dos empates frente al Atlético (1-1) y el Eibar (2-2). Los cinco puntos se consiguieron en el Sánchez-Pizjuán. El resto, cinco derrotas. Son números que en una clasificación parcial del 2019 situarían al Sevilla en puestos de descenso. El dato más preocupante señala, en este sentido, al sistema defensivo de los de Machín. El Sevilla ha recibido 15 goles en LaLiga en lo que llevamos de 2019. Es el segundo equipo que más encaja, sólo superado por el Celta de Vigo (17). Con 14 goles en contra figuran el Espanyol y el Girona, que juega hoy (21.00) su partido de la 25ª jornada frente a la Real Sociedad en Montilivi. En todo el campeonato, el equipo de Nervión suma 32 goles en contra, lo que quiere decir que ha encajado prácticamente los mismos tantos en las últimas ocho jornadas que en las 17 anteriores. También hay otro dato realmente preocupante, que habla del desgaste y de la falta de concentración defensiva en los tramos finales de los encuentros: el Sevilla es el equipo de LaLiga que más goles ha concedido en los últimos cinco minutos de partido (once hasta el momento).

Dentro de lo positivo es que hay mimbres y margen suficientes para seguir peleando por cotas ilusionantes tanto en LaLiga como en la Europa League. Eso sí, a partir del próximo verano la planificación se antoja compleja, especialmente en el capítulo defensivo. Sergi Gómez, Gnagnon y Wöber formarán parte, salvo sorpresa, del plantel de la próxima temporada. La juventud e inversión realizada por los tres así lo garantiza. El plan «renove» apunta a los que superan la treintena. Con casi los dos pies fuera está Mercado, que ha dado un gran rendimiento en Nervión pero cuyo contrato expira en junio y él mismo ha reconocido que pasa sus «últimos meses» en Sevilla. A Carriço, por su parte, le queda un año más de vinculación, hasta 2020. Con Machín había recuperado su mejor nivel, pero el luso ha vuelto a lesionarse. En cuanto a Kjaer, el danés está ofreciendo resultados, pero quizás sin alcanzar las expectativas que había sobre él. Cumplirá 30 años el mes que viene. Es un futbolista con buen mercado en Europa, por lo que no hay que descartar su traspaso si el Sevilla recibe una propuesta interesante. Centrales aparte, el club tendrá que buscar también un recambio de garantías para el guardameta Vaclik y para Escudero en el lateral zurdo, dada la previsible salida de Arana. El Sevilla tendrá que reestructurar la mitad de su línea defensiva actual.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 18 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @Orgullo_Nervion: 📹 NEMANJA GUDELJ (@nemanjagudelj) ya está en Sevilla. El pivote internacional serbio llega para firmar y convertirse e… - 12 horas ago