De Jong, Jordán y Diego Carlos, en un lance del Sevilla-Leganés (J. M. Serrano)
De Jong, Jordán y Diego Carlos, en un lance del Sevilla-Leganés (J. M. Serrano)

Sevilla FC – Leganés (1-0): Diego Carlos y Koundé, para todo

Los dos centrales, grandes protagonistas de una victoria sufridísima ante el colista

Por  14:02 h.
Sevilla
1
Leganés
0
Sevilla FC: Vaclik; Jesús Navas, Diego Carlos, Koundé, Reguilón; Banega, Joan Jordán, Óliver Torres (Gudelj, m. 57); Franco Vázquez, Nolito (Bryan Gil, m. 61) y De Jong (Sergi Gómez, m. 82).
CD Leganés: Cuéllar; Rosales, Awaziem, Siovas (Kevin Rodrigues, m. 4), Bustinza, Silva; Óscar (Carrillo, m. 78), Recio (Eraso, m. 78), Rubén Pérez; Braithwaite y En Nesyri.
Gol: 1-0, m. 62: Diego Carlos.
Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Mostró cartulina amarilla a Awaziem, Óliver Torres, Óscar, Rosales y Franco Vázquez.
Estadio: Ramón Sánchez-Pizjuán. 33.648 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Cielo muy nuboso, lluvia débil y 17ºC. Partido de la 15ª jornada de LaLiga Santander 2019-20.

El Sevilla, que todo lo gana, sólo pudo doblegar al colista de LaLiga por la mínima, sufriendo por momentos y gracias a un tanto labrado por sus dos defensas centrales en la segunda parte. Koundé apabulló con su chilena a Cuéllar y Diego Carlos llegó como un tren para empujar a la red la pelota tras el rechace del portero blanquiazul. Enormes los dos zagueros, con una raza tremenda para erigirse en héroes del gris duelo… tanto por la acción decisiva en el área contraria como por su entereza y solvencia en la propia. El partido del Sevilla, por lo demás, fue horrible. Hubo incluso música de viento en Nervión con el último cambio del entrenador, que quitó a un delantero para meter a Sergi Gómez. El conjunto de Lopetegui dominó en la primera mitad, pero acabó sufriendo lo indecible hasta el descuento. El resultado, el de casi siempre: la victoria. Por las nubes en la tabla. Ya van casi dos meses sin conocer la derrota.

Los locales afrontaban la cita con dos grandes ausencias, la del lesionado Fernando y el sancionado Lucas Ocampos. Joan Jordán fue el elegido por el técnico para sustituir al brasileño en la posición de pivote, mientras que Franco Vázquez ingresó en la tripleta atacante, junto a Nolito y Luuk de Jong, para suplir la baja de su compatriota. Precisamente, una falta del Mudo nada más arrancar el choque trastocó los planes de Javier Aguirre a las primeras de cambio. Siovas se hizo mucho daño en la acción y el Leganés se quedó sin su mejor central con todo el partido por delante. El griego abandonó el terreno de juego en camilla, con visibles gestos de dolor.

Pese al percance, el cuadro pepinero logró mantener bien el tipo, con una línea de cinco atrás y disciplina férrea en fase defensiva, llegando incluso a merodear con cierto peligro las inmediaciones de Vaclik en un par de jugadas a balón parado. No le daba para mucho, en cualquier caso, el tibio despliegue atacante al equipo madrileño. Diego Carlos y Koundé controlaron siempre con autoridad su zona en la primera parte, imponiéndose en todos los duelos a En Nesyri y Braithwaite. Al cuarto de hora, el Sevilla encendió la máquina y comenzó a ejecutar su carrusel de ocasiones, que no de goles. Nolito tuvo las dos primeras. Reguilón fabricó la jugada desde la izquierda, despejó la zaga del Leganés y el balón le cayó al sanluqueño en el punto de penalti… la mandó a las nubes. Lamento en la grada. Pero no se amilanó el ex del City. Instantes después, fue Óliver el que colocó el centro desde el otro perfil, el derecho, y Nolito sorprendió de nuevo entrando por el segundo palo. Su cabezazo, escorado, se marchó fuera también.

El Sevilla se entonaba y De Jong emergía igualmente en el vendaval. El holandés disfrutó de varias chances para marcar. Asumió protagonismo. Superó a su par en el salto tras un buen pase de Reguilón y Cuéllar envió a córner su testarazo con una gran parada. Se mascaba el gol en Nervión. En medio del aluvión sevillista, el Leganés aguantaba el chaparrón como podía. Recio sacó poco después, en la misma línea de gol, un cabezazo de Vázquez. Los de Lopetegui hacían mucho daño en el juego aéreo. Pero la lata no se abría.

Antes de la media hora, Navas conectó con De Jong y el ex del PSV estuvo a punto de hacer el gol de la jornada. La pegó de espuela, pero se le marchó por la línea de fondo lamiendo el poste. ¡Qué pena! Ya en la última ocasión de la primera parte, el Mudo sí llegó a perforar las redes de Cuéllar pero la posterior revisión del VAR verificó que el argentino había rematado en fuera de juego tras el rechace del portero visitante a un disparo de De Jong. Con el 0-0 se marcharon ambos equipos al intermedio. El Sevilla llegaba y llegaba, aunque sin definir. Nublado como el cielo en el último metro. Y poco efectivo en el centro del campo, donde el oficio de Rubén Pérez y Recio ganaba la partida a Banega y Óliver Torres. Faltaba velocidad en la toma de decisiones.

El arranque se la segunda parte fue horroroso para los de Lopetegui. El Leganés volteó el guión del partido, se echó arriba y pudo adelantarse en el marcador con varias oportunidades claras. Un fallo en la cesión de Jordán habilitó a Óscar y Vaclik tuvo que sacar el pie para salvar al Sevilla de forma extraordinaria. Brillante la parada del checo. El Sevilla se aturdió y momentos después En Nesyri acarició el gol de chilena. Brotaba algún pito en Nervión. El equipo se había dormido y los pepineros apretaban guiados por un entonado Óscar, auténtico dolor de cabeza para el sistema defensivo local. Braithwaite también estuvo cerca de ver puerta… de nuevo Vaclik atrapó con seguridad su remate dentro del área. Lopetegui tenía que hacer algo, mover el banquillo. Ya había quitado al desafortunado Óliver del césped y a la hora de partido decidió tirar también del joven Bryan, buscando nervio, algún elemento para desequilibrar y dar vitalidad a su equipo.

Pero los que resolvieron la película, curiosamente, fueron los magníficos centrales del Sevilla, que se colocaron el traje de artilleros para ganar el choque para su equipo. Tras un pase de Navas desde la derecha, los dos se incorporaron arriba, Koundé remató de tijera, despejó Cuéllar y Diego Carlos irrumpió como un titán para remachar la bola a la red. Tremendo. Los zagueros, grandes protagonistas… pero en el otro área. Da igual. Todos suman. Todos sueñan en este equipo, se ponga como se ponga de feo el partido. De hecho, el tramo final fue de infarto. Nefasto del Sevilla, con el Leganés apretando de lo lindo y Vaclik en plan estrella. Hasta en la última jugada hubo pánico, con De Burgos Bengoetxea revisando en el VAR un posible penalti en el área sevillista. Nada. Respiro y más gloria. Otros tres puntos de oro para volar en la tabla y seguir soñando.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 19 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @bryanadams: Seville this morning ❤️ #Seville #bryanadamsshinealight #spain 🇪🇸 https://t.co/kzOE25jvpn - 8 horas ago