Suso ha sido presentado este viernes como nuevo jugador del Sevilla (Foto: Vanessa Gómez)
Suso ha sido presentado este viernes como nuevo jugador del Sevilla (Foto: Vanessa Gómez)

El Sevilla FC mantiene el límite salarial tras el mercado de invierno

En este mercado de invierno, los clubes de LaLiga gastaron 110 millones de euros en compras de jugadores

Por  13:15 h.

El límite de coste de la plantilla deportiva del Sevilla FC no ha experimentado variación alguna tras el mercado de traspasos de enero, según informó este jueves LaLiga. El límite de coste de plantilla se calcula restando a los ingresos del club los costes de estructura y los compromisos de deuda a corto y largo plazo, para lo cual LaLiga analiza sus estados financieros actualizados y los compara con anteriores temporadas, una información que es “homogénea” entre todos los equipos.

Los clubes de LaLiga Santander suelen usar de media entre un 75 y 80 por ciento de su límite de gasto en plantilla, y los que han incrementado su límite en enero respecto a septiembre son Espanyol (17,6 millones más), Getafe (7,51), Valencia (6,43), Celta de Vigo (6,2), Villarreal (4,8), Real Sociedad, Mallorca, Valladolid, Granada, Betis y Osasuna. Además del Barcelona, solo el Alavés ha reducido su límite, en 0,4 millones de euros.

Según ha explicado Luis García Bravo, analista del equipo de Control Económico de LaLiga, el límite salarial incluye tanto la plantilla inscribible (jugadores del primer equipo inscritos, entrenador, segundo y preparador físico) como la no inscribible (resto de jugadores y cuerpo técnico no inscritos, equipo filial). En ese salario figuran la retribución fija y variable -en la que LaLiga tiene en cuenta como mínimo el salario mínimo, de 160.000 euros anuales en Primera y 80.000 en segunda-, las retribuciones por derechos de imagen, la amortización del coste del traspaso, los pagos a la Seguridad Social, las indemnizaciones por final de contrato, las primas, gastos de adquisición, licencias federativas y las opciones de compra obligatorias en jugadores cedidos. En este último caso, el de un jugador cedido, cuando esa cesión tiene una opción de compra obligatoria o de fácil cumplimiento (para LaLiga, se considera así cuando la condición es la permanencia o que el jugador juegue uno o cinco partidos), se computa también el 25 % del futuro coste de adquisición del jugador.

Respecto a cómo pueden los clubes incrementar el coste de su plantilla deportiva, la norma contempla un incremento por razones deportivas, que incluyen un posible incremento para contratar un posible cuerpo técnico en caso de destitución del anterior, que deben “compensar inmediatamente” y también una lesión de un jugador de larga duración. Un club que haya agotado su límite salarial y tenga un futbolista lesionado de larga duración, puede aumentar su límite sobre la plantilla inscribible un 4 %, prorrateado a lo largo de la temporada para contratar a un nuevo jugador, siempre y cuando la normativa se lo permita, cuyo coste no podrá superar el 80 % del lesionado.

Otras opciones para aumentar el límite de costes es un aumento de ingresos (por entradas, abonos, un nuevo contrato comercial) o por aportaciones de capital de los accionistas, en cuyo caso ese importe solo se podría utilizar inmediatamente un 25 %, ya que debe imputarse durante cuatro temporadas, y solo lo pueden gastar en fichajes en su totalidad los clubes con situación saneada, ya que los que tienen peores circunstancias solo pueden gastar una parte. “Cuando un accionista quiere fortalecer su plantilla, debe pensar no solo en lo que ocurre en esa temporada, sino en las siguientes. Si yo añado un dinero extra a un club y me sirve para contratar jugadores por encima de la capacidad estructural del club, si yo al año siguiente no pongo ese dinero, voy a generar una situación financiera negativa en este club”, explicó Guerra.

En este mercado de invierno, los clubes de LaLiga gastaron 110 millones de euros en compras de jugadores e ingresaron 94 millones por ventas; y en el acumulado de la temporada, el gasto es de 1.402 millones de euros invertidos en compras de jugadores y de 1.263 millones recibidos en ventas de futbolistas.