Ocampos celebra su gol en el Sevilla - Valladolid (AFP)
Ocampos celebra su gol en el Sevilla - Valladolid (AFP)

Sevilla FC: No sólo es la pegada

El Sevilla únicamente ha sido capaz de remontar un resultado adversoesta temporada y tiene una de sus campañas menos goleadoras

Por  4:30 h.

El Sevilla es un club que rara vez cae en la autocomplacencia. Suele ser crítico con sus propias actuaciones y analiza cada resultado negativo, por más que la clasificación ampare lo logrado hasta el momento. Aquello de «cada derrota es una crisis» que acuñó José María del Nido. No fue una derrota lo que ocurrió ante el Real Valladolid, pero sí fue un partido que evidenció que el Sevilla de la presente campaña tiene serias complicaciones para llevar la iniciativa, para sacar los partidos adelante cuando le toca tomar la iniciativa. Por algo es el segundo mejor equipo como visitante y no está entre los cinco mejores como local. En su feudo, antes y después de la pandemia, el conjunto sevillista está obligado habitualmente a llevar la iniciativa ante equipos que llegan con más reservas y que se cierran para buscar sorprender a la contra o en acciones a balón parado. El Valladolid hizo eso mismo el jueves, cortocircuitar el juego sevillista y aprovechar sus errores para llevarse un punto que bien pudieron ser tres en la última acción del partido, en el que apareció Vaclik.

Los datos hablan por sí mismos. El Sevilla suma en la presente LaLiga 45 goles a favor, unas cifras que son semejantes a las temporadas pasadas en las que el conjunto de Nervión estuvo lejos de sus objetivos, aquellas en las que luchó por la séptima plaza del campeonato. No tiene un gran poderío ofensivo, ni un gran goleador, algo con lo que suelen contar los equipos de la zona más noble del campeonato. Quizás ahí resida el gran mérito de Lopetegui, haber sacado petróleo de un equipo que no tiene un jugador que gane los partidos por sí mismo merced a su olfato, su capacidad de remate o su habilidad en los metros finales. El único que se acerca a esta figura es el argentino Lucas Ocampos, que a priori no fue fichado para ello pero que se ha destapado como el gran arma ofensiva del Sevilla esta temporada. Ante el Valladolid hizo su gol número doce en LaLiga, y estuvo cerca de convertir otro en un remate que se estrelló en el larguero. En su mejor temporada goleadora había logrado nueve tantos en la campaña 2017-18 en el Olympique de Marsella, registros que ha superado ya con margen a seis jornadas de que acabe LaLiga.

Pero, como reza el titular de esta pieza, no sólo es cuestión de pegada. Únicamente hay que mirar al Atlético de Madrid, tercero ahora mismo en la tabla y que suma menos tantos a favor que el Sevilla; o el Getafe, que lucha por alcanzar a los de Lopetegui con cinco goles menos en su haber. La sensación en este Sevilla es que le cuesta tener variantes a su plan inicial. Es un equipo intenso, que presiona bien la salida del balón rival y que tiene un buen tono físico, pero le cuesta mucho mover el balón con rapidez y abrir espacios cuando los rivales plantean partidos cerrados. Sufre aún más cuando el rival se adelanta en el marcador, como fue el caso ante el Valladolid. Los de Sergio González, con orden, las lineas juntas y dejando los costados para defender los centros al área sin la presencia de De Jong, aguantaron las acometidas hasta que un penalti justito permitió a Ocampos empatar el duelo. No es nada extraño esto, teniendo en cuenta que el Sevilla de Julen Lopetegui únicamente ha sido capaz de remontar una vez un resultado adverso esta temporada. Fue ante la Real Sociedad, en la jornada 7ª, cuando Oyarzábal adelantó a los vascos en el minuto 4 para que después los goles de Nolito, Ocampos y Franco Vázquez acabaran dándole la vuelta al marcador (Portu cerró el 3-2 final). En el resto de duelos en los que empezó perdiendo no fue capaz de darle la vuelta al resultado. Es más, al Sevilla esta temporada le ha costado mantener sus resultados favorables, sufriendo en minutos finales.

Y es que el Sevilla vive más cómodo ante equipos que le plantean el cara a cara, sin tapujos. Una prueba de ello han sido los duelos ante el Barcelona o el Villarreal, encuentros que pudo acabar ganando y en el que hizo méritos para llevarse la victoria. Con espacios, las carreras de Navas por la banda derecha y las de Ocampos por cualquier zona de vanguardia hacen más daño y son más efectivas. Una ve que los rivales se cierran y le dejan el fútbol creativo, se ven más las carencias. Suso está llamado a ello, pero los problemas físicos le han impedido tener esa frescura de piernas que necesita todo artista para que estas ejecuten lo que la mente plantea. También ha contribuido Munir, pero es más resolutivo con espacios. Unos espacios que no encuentra un En-Nesyri que llega del parón desconocido y errático en las decisiones y a la hora de leer lo que piden los partidos cuando Lopetegui le mete en el campo.

Sea como fuere, la buena noticia en el Sevilla es que restan seis jornadas y depende de él para sellar sus objetivos. Eso sí, debe mejorar algo más que la pegada.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla, https://t.co/OKGmn3p4dA y https://t.co/2J9VfuERRI «El periodismo es la literatura con prisas» Mathew Arnold
Groenewegen debería recibir una sanción gordísima por esto, ha podido matar a más de uno. https://t.co/exI9HtZ8uv - 2 horas ago