Los jugadores del Sevilla felicitan a Bryan Gil tras su gol ante el Qarabag (Manu Gómez)
Los jugadores del Sevilla felicitan a Bryan Gil tras su gol ante el Qarabag (Manu Gómez)

Sevilla FC – Qarabag (2-0): Bryan, la única luz

El barbateño rompió el muro azerí y Dabbur hizo el segundo en el descuento

Por  22:54 h.
Sevilla
2
Qarabag
0
Sevilla FC: Bono; Pozo, Carriço, Sergi Gómez, Escudero; Rony Lopes (Bryan Gil, m. 54), Gudelj, Óliver Torres (Mena, m. 67), Munir; Chicharito (Franco Vázquez, m. 62) y Dabbur.
Qarabag FK: Begovic; Medvedev, Mammadov, Badavi Huseynov, Ailton, Abbas Huseynov (Abdullayev, m. 69); Míchel (Dani Quintana, m. 84), Garayev, Almeida, Zoubir; y Jaime Romero (Emreli, m. 70).
Goles: 1-0, m. 61: Bryan Gil. 2-0, m. 92: Dabbur.
Árbitro: Mohammed Al-Hakim (Suecia). Sin tarjetas.
Estadio: Ramón Sánchez-Pizjuán. 19.803 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Cielo despejado y 14ºC. Partido de la 5ª jornada del Grupo A de la UEFA Europa League 2019-2020.

Gris Sevilla FC el que Nervión ha visto este jueves en el turno europeo. Pero volvió a ganar (2-0), como casi siempre. Los suplentes no dieron la talla ante un limitado Qarabag que no hincó la rodilla hasta bien entrada la segunda mitad y por el empuje de fe y calidad de un canterano como Bryan Gil. Él sí que aprovechó la oportunidad del entrenador y pudo sonreír para reivindicarse en una temporada nada fácil en el plano personal. Bryan saltó al césped a falta de media hora y logró abrir la lata con un disparo desde la frontal que tiene un valor muy especial para el barbateño y para la factoría de la Carretera de Utrera. Su fútbol eléctrico y atrevido fue el ingrediente que desequilibró el marcador. La única luz. Ya en el descuento, Dabbur hizo el segundo. Quinta victoria del Sevilla en cinco partidos de la fase de grupos y 570.000 euros más a la buchaca.

Como se esperaba, con el equipo ya clasificado a dieciseisavos y como primero de grupo, el técnico de Asteasu le dio la vuelta por completo a su alineación. Era el día para repartir minutos y confianza entre los menos habituales. Había ganas de ver en acción a los Dabbur, Rony Lopes, Chicharito o Munir, máximo goleador del torneo continental. Hubo chance para todos. Desgraciadamente, pocos respondieron. De los hombres que fueron titulares en Valladolid no repitió nadie en el once. Tres vieron el choque desde el banquillo (Vaclik, Koundé y Ocampos) y el resto ni siquiera formó parte de la convocatoria. Otro Sevilla… el de los jueves europeos en la fase de liguilla. Una unidad «B» que esta vez decepcionó bastante. Lopetegui habrá tomado nota.

El conjunto de Azerbaiyán mostró su plan desde el mismo arranque del choque: encerrarse atrás con todo y esperar su oportunidad para intentar sorprender en alguna contra. A los sevillistas les tocaba atacar un muro pobladísimo. A partir de la línea de tres cuartos se producía un colapso absoluto, tanto por dentro como en los costados. Pozo, por la derecha, parecía el más activo de los locales, pero sus centros no encontraban rematador. Ni Dabbur ni Munir lograban romper las marcas y Chicharito vivía demasiado aislado. Pronto se corroboró que ganar al Qarabag no iba a ser fácil. Tampoco acompañaba el ritmo, decadente, con un juego poco intenso de los sevillistas y una circulación de pelota lenta. A Óliver, que asumió el rol del ausente Banega, se le nublaban las ideas a la hora de trazar ese pase que su equipo necesitaba para romper el entramado azerí.

Con el Sevilla perdido en un guión tedioso y demasiado horizontal, fue el Qarabag el que estuvo a punto de sorprender. Tras una buena combinación de los pupilos de Gurbanov, Bono tuvo que meter la mano para desviar a córner un disparo de Huseynov. El Sevilla, mientras, seguía sin tirar a puerta. La situación demandaba a los futbolistas ofrecerse más. Se notaba mucho que para los de Nervión no había nada en juego. Lopetegui se desesperaba. No le gustaba nada al técnico lo que estaba viendo. Antes del descanso, llegó la ocasión más clara y prácticamente la única de los locales. Fue a pelota parada. Munir lanzó una falta a la escuadra y Begovic se lució respondiendo con un paradón. Nada más en los primeros 45 minutos.

El cuadro nervionense tenía que meter una marcha más si quería llevarse el partido de verdad. En el primer acto adoleció de profundidad de forma alarmante. A poco de reanudarse el choque, Munir sí piso el acelerador y le sirvió una pelota de gol a Dabbur que el israelí desperdició de forma incomprensible. Con toda la portería para él, golpeó flojo y desviado, lejos de los tres palos. Aturdido el ex del Red Bull Salzburgo. Lopetegui tomó cartas en el asunto y quitó del campo a Rony Lopes. El extremo portugués no aportó absolutamente nada. Muy preocupante. Su sustituto, el joven Bryan Gil, cambiaría el partido. El barbateño salió con unas ganas tremendas, justo las que pedía el partido… encarando y buscando el marco de Begovic sin pausa.

Y con esa actitud el canterano se adjudicó el premio gordo. No lo olvidará nunca… su primer gol europeo con la camiseta del Sevilla. Cumplida la hora de choque, Bryan recogió un rechace en la frontal y conectó un zurdazo que perforó la portería del Qarabag después de tocar en su compañero Dabbur. Lo celebró por todo lo alto, con todos los futbolistas yéndose a por él. La imagen de la noche. Fue lo mejor de un partido insulso… la irrupción del chaval para certificar la quinta victoria consecutiva en la fase de grupos. Qué alegría. En el descuento, Dabbur, en una buena acción personal dentro del área, cerró el marcador con el segundo tanto sevillista. Ganar. Es el mejor verbo que conjuga el Sevilla… incluso cuando no tiene ganas.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 19 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @abc_es: 🔴 #ÚLTIMAHORA La juez cita como imputado al delegado del Gobierno en Madrid por permitir el 8M pese al coronavirus https://t.co… - 2 horas ago