Pejiño, del Sevilla Atlético, celebra uno de sus goles al Villarrobledo con sus compañeros (Foto: Sevilla FC)
Pejiño, del Sevilla Atlético, celebra uno de sus goles al Villarrobledo con sus compañeros (Foto: Sevilla FC)

Sevilla FC: El Sevilla Atlético, a diez pasos de un final en vilo

Análisis del filial sevillista de Gallardo, que a falta de 30 puntos por disputar, espera poder terminar la liga cuando se controle la crisis por el coronavirus

Por  21:10 h.

El Sevilla Atlético, filial del Sevilla FC, quiere finalizar la competición 2019/2020 en el Grupo IV de Segunda división B. La crisis sanitaria sigue sometiendo a España, y ha obligado al país a adoptar la mayor movilización de recursos que se recuerda en la historia de la democracia. Esto ha derribado, de forma transversal, las competiciones deportivas, cuyos máximos organismos representantes ya se encuentran trabajando para dar respuesta a la difícil problemática que se plantea por el coronavirus.

Tras la decisión de la RFEF de suspender dos semanas todas las competiciones estatales no profesionales masculinas y femeninas, afectando directamente a la disciplina del Sevilla Atlético, el vivero nervionense sigue a la espera de que las autoridades sanitarias consigan aplanar la curva de contagio y los españoles puedan volver a salir de sus casas tras el estado de alarma decretado por el Gobierno central que mantiene expectante al fútbol español y europeo.

La situación del Sevilla Atlético respecto a los efectos sanitarios y socioeconómicos que se están produciendo es la misma por la que atraviesan el resto de españoles: los jugadores del filial sevillista pasan las horas en casa de la mejor forma que pueden, demostrando normalidad y responsabilidad en unos momentos tan difíciles para la sociedad. Todos mandan mensajes a la ciudadanía para concienciar acerca de la importancia de quedarse en casa, y algunos incluso se atreven a participar en el último reto viral, con muy buen rollo, que está plagando las redes sociales. La cuestión deportiva, que es mucho menos importante que la situación social que se vive hoy, queda en un segundo plano que también interesa a los sevillistas.

Paco Gallardo, en un entrenamiento del Sevilla Atlético (Foto: Sevilla FC)

Paco Gallardo, en un entrenamiento del Sevilla Atlético (Foto: Sevilla FC)

30 puntos en disputa: todo puede pasar

El equipo de Paco Gallardo jugó su último partido el pasado día 8 de marzo, que midió al Sevilla Atlético ante el Villarrobledo, colista de la categoría, en un envite que se le escapó al cuadro franjirrojo tras ser empatado en los dos finales de ambas mitades. El conjunto que disputa sus encuentros en el Jesús Navas volvió a tropezar sobre la piedra que durante la primera mitad de la liga se le ha presentado en diversas ocasiones: la del equipo con menor potencial y con peor clasificación en la categoría, que son los clubes que más difíciles le está poniendo las cosas al filial que dirigen Gallardo y Marchena desde el inicio de la campaña.

El Sevilla Atlético ha realizado un muy buen arranque en la segunda vuelta del campeonato doméstico. Tras haber aprendido muchas cosas de la primera y caer ante el Yeclano (1-0) e igualar ante el Badajoz (1-1), el filial se repuso rápidamente y logró encadenar una dinámica de tres partidos consiguiendo la victoria. La primera ante el Cartagena (1-0), la segunda ante el Cádiz B (1-2), y la tercera ante el Algeciras (3-2), tres rivales con diferentes objetivos pero con una gran capacidad competitiva. Tras una derrota ante el Córdoba que no debió ocurrir (2-1), al filial aún le quedaron fuerzas para ganar otra vez al San Fernando (1-0) en un mes de febrero espectacular. Pero marzo trajo las dudas con una derrota por la mínima en Talavera (1-0) y el último empate ante el conjunto villarrobletano (2-2), que deja a los de Gallardo en novena posición.

Once inicial del Sevilla Atlético ante el Villarrubia (Foto: Raúl Doblado)

Once inicial del Sevilla Atlético ante el Villarrubia (Foto: Raúl Doblado)

Si hay fútbol, el filial soñará si supera a un sólo equipo

El Sevilla Atlético debió medirse al UCAM Murcia el pasado domingo, y hacer lo propio el siguiente fin de semana en la ciudad deportiva sevillista ante el Mérida. Como ambos partidos quedaron aplazados por la Federación española, sólo queda saber si la competición retomará el rumbo en función de cómo evolucione la crisis del Covid-19. En caso de que el vivero hispalense pueda continuar su camino, le quedan diez partidos que disputar y aún más motivos para creer que la zona media puede ser una catapulta de aquí a final de liga. Depende de si esas diez oportunidades las aprovecha, ya que está sólo ante sí mismo frente al espejo de sus debilidades y la solidez de sus virtudes. Son diez las ocasiones que le queda para robustecer unos mimbres que permitan insuflar de ilusión el pulmón del Jesús Navas.

Tanto UCAM y Mérida, los dos próximos rivales, están actualmente peor posicionados en la tabla, aunque el cuadro murciano tiene los mismos puntos que el cuadro sevillista. Al igual que el equipo emeritense, pasa también con el Don Benito y el Atlético Sanluqueño, siguientes citas en el calendario. Dos equipos que luchan hoy por no descender. Después visitará La Línea para visitar a la Balona y recibir al Marbella, un rival directo y otro en plenos puestos de playoff, respectivamente. En los últimos cuatro envites, el Sevilla Atlético recibiría a un Recreativo de Huelva con el agua al cuello a juzgar por su clasificación de hoy, y visitaría al filial del Granada inmerso en una situación crítica. El Villarrubia, hoy seis puntos por encima del descenso, sería el penúltimo paso antes de cerrar la liga contra el Real Murcia, que está situado tres puntos por encima del filial siguiendo una dinámica muy parecida a la del Sevilla Atlético durante todo el campeonato.

En total, son seis equipos peor clasificados, quitando al UCAM, y cuatro conjuntos que vulgarmente se denominan “gallitos” de la categoría. El Sevilla Atlético tiene, si el coronavirus lo permite, una batalla pendiente para ver, si de esos 30 puntos, es capaz de conseguir los suficientes, partido a partido, para poder acercarse a los puestos de ensueño hacia la liga de plata. Sólo tiene que superar a un equipo: y es él mismo.