Trochowski y el Barça: 350 días después

Por  18:34 h.
Piotr Trochowski
Piotr Trochowski está a punto de obrar el milagro. Si es que no lo ha conseguido ya. El futbolista alemán está a las puertas de volver a jugar un partido de competición oficial después de una gravísima lesión en su rodilla derecha (desprendimiento del cartilago del cóndilo femoral externo) producida en un Sevilla-Barcelona jugado el 29 de septiembre de 2012. Un percance que ha retirado a más de un futbolista por su complejidad y que cayó como una losa en la moral de ‘Trocho’, quien disfrutaba de su mejor época en los terrenos de juego en los últimos años. No en vano, en aquel Sevilla-Barça fatídico, cuando el jugador tuvo que ser sustituido, el marcador reflejaba 1-0 para el cuadro de Míchel gracias a un gol del exinternacional alemán, quien además había rellenado al fin el agujero que el Sevilla sufría en el centro del campo en su zona izquierda.
De aquello hará este fin de semana 350 días. Casi un año justo de la lesión, tiempo en el que Trochowski fue operado en Denver (hasta dos veces por una complicación) y ha desarrollado una fase de rehabilitación realmente dura en la que ha sido crucial su determinación y coraje. Esto le ha llevado a tener el alta antes de lo previsto (reapareció la semana pasada en un amistoso ante el Córdoba) y estar en disposición de poder reaparecer oficialmente justo ante el Barcelona, el último rival al que tuvo delante. La decisión será de Unai Emery, quien ya lo incluyó en la lista para medirse al Málaga debido a las numerosas bajas que tenía (y tiene) el cuadro nervionense. No llegó a jugar.
La recuperación de Trochowski es, sin duda, una grata noticia para Emery, quien lo considera un fichaje más en este verano convulso en el Sevilla. Ya el año pasado, el concurso del alemán dio versatilidad al centro del campo sevillista, cojo por el lado izquierdo. En un escenario como en Camp Nou, donde se supone que el equipo estará más arropado que de costumbre, es probable que al técnico vasco le dé por variar el sistema empleado hasta la fecha, criticado por la endeblez precisamente de la medular y la colocación en ella de Rakitic, que acumula muchos minutos de juego con su selección y bastantes horas de viajes intersemanales. Quizás el destino le guarde a Trochowski el guiño de volver a tocar balón ante el Barcelona, contra quien dejó su último partido en el fatídico minuto 37.