Sampaoli, en un duelo del Sevilla
Sampaoli, en un duelo del Sevilla

Sevilla FC: Una caída desde marzo que necesita reacción

Sólo el Granada ha sumado menos que el equipo de Sampaoli en las cinco últimas jornadas

Por  3:55 h.

Los números, los que tantas veces han colocado al Sevilla en cotas insospechadas para firmar algunos de los capítulos más importantes de su historia, han empezado a darle la espalda a un equipo que no levanta cabeza desde principios de marzo y que se ha metido en una auténtica crisis cuando únicamente quedan ocho partidos por jugarse. Las sensaciones, sobre todo en los últimos partidos, han sido horrendas, pero lo que realmente importa, los números, no pueden ser más negativos. En los últimos cinco encuentros, el cuadro de Sampaoli tan sólo ha conseguido tres puntos, una cifra que lo sitúa como el peor equipo durante este periodo en la máxima categoría sólo por detrás del Granada y empatado con el Betis: quince puntos jugados y sólo tres en el bolsillo, es decir, el cuadro de Sampaoli se ha quedado tan sólo con un 20 por ciento de lo que había en disputa, una cifra irrisoria para quien estaba luchando hasta hace muy poco con los dos mastodontes, Madrid y Barcelona. Tras la victoria el pasado 2 de marzo ante el Athletic por 1-0, el cuadro sevillista estaba situado en la tercera posición con 55 puntos, sólo uno menos que el equipo de Zidane, segundo, y dos menos que el de Luis Enrique, el líder de la categoría en ese momento. Sin embargo, el dato más relevante e importante llegaba al analizar la distancia con el cuarto, el Atlético de Madrid, a nueve puntos entonces. Ahora, cinco jornadas después, el conjunto de Simeone se ha hecho dueño de la tercera posición y tiene tres puntos más que los sevillistas. De un plumazo. En apenas un mes, la depresión del Sevilla le ha costado tan caro que incluso ha visto como el Villarreal, que estaba a principios de marzo a trece puntos, lo tiene ahora a siete, casi la mitad.

En este periodo infame de resultados, el Sevilla sólo ha hecho tres goles y ha recibido ocho, datos que contrastan con lo ocurrido con los mismos rivales en la primera vuelta, donde los de Nervión sumaron diez puntos y marcaron ocho goles. El Sevilla ha perdido su sitio y, lo que es peor, va a la deriva puesto en cuanto no parece haber encontrado la fórmula para resarcirse. Algunas acciones, como la de Vitolo en el tiempo de descuento en el Camp Nou y que le costó la expulsión, son el claro ejemplo de la impotencia y de que no se ha sabido reponerse al duro golpe de caer eliminado en los octavos de final de la Liga de Campeones ante el Leicester. La ilusión de la entidad y sus aficionados por lograr por segunda vez en la historia el pase a los cuartos de final se terminó transformando en pesadilla.

Ahora, con el partido del Deportivo mañana en el Sánchez-Pizjuán, el Sevilla requiere un cambio como sea si no quiere que la crisis vaya a más y sea ya insostenible. Además del equipo gallego, el cuadro nervionense jugará en su estadio antes de que se acabe la temporada con el Granada, Celta, Real Sociedad y Osasuna, mientras que lejos del Sánchez-Pizjuán tendrá los partidos en Mestalla ante el Valencia, en La Rosaleda frente al Málaga y el Bernabéu en el Real Madrid. Ocho rivales y la oportunidad del Sevilla de volver a jugar la máxima competición continental la próxima temporada están en juego. Con lo que consiguió el Sevilla ante estos mismos rivales en la primera vuelta no sólo iría sobrado para confirmar la cuarta plaza, sino que tendría chance de auparse de nuevo a la tercera. En un final de la primera vuelta realmente extraordinario, sumó 21 de los 24 puntos jugados. Lo ganó todo, menos el duelo en Granada, en el que cayó contra todo pronóstico por 2-1.