El central llegará si sigue adelante en Europa

Por  21:35 h.
Después de un verano extraordinario en el capítulo de ingresos, el Sevilla está en condiciones de no escatimar en gastos, situación que no es sinónimo de tirar el dinero sino de invertir el que le queda, que debe ser bastante, en cubrir coherentemente las necesidades que se le presenten. Es lo que va a hacer -al menos ésa es su intención- la entidad de Nervión para subsanar las bajas por lesión de Carriço y Pareja, que estarán unos dos meses de baja tras lesionarse en los últimos días.
«Estamos peinando el mercado para ver si podemos hacer alguna incorporación en el centro de la defensa, una opción que no barajábamos en principio pero que ahora consideramos conveniente después de haber sufrido dos lesiones de una duración importante y en las que hay que tener cuidado con la recuperación para evitar recaídas», explicó Monchi, quien en esta ocasión no ha escondido sus intenciones sabedor de que haberse mostrado dubitativo al respecto públicamente podría haber generado un debate en la calle que podría perturbar el buen ambiente reinante en el club en estos momentos.
«Si seguimos en Europa, la acumulación de partidos en este tiempo será importante», añadió Monchi, quien dejó entrever con estas palabras que este fichaje no se concretará hasta que el Sevilla no elimine al Slask Wroclaw polaco en la tercera y última ronda previa a la fase de grupos de la Liga Europa, cuyo encuentro de ida se disputará el jueves en Nervión mientras que la vuelta se jugará el siguiente jueves en el estadio de su adversario.
Nada más confirmarse la intención del Sevilla empezaron a circular los nombres de posibles candidatos. De todos ellos, el que más sentido tiene es el de Alejandro Arribas, central de Osasuna por el que el conjunto blanquirrojo ya se interesó a principios de verano, hasta el punto de que llegó a presentar una oferta de dos millones por este defensa que hace un año llegó procedente del Rayo Vallecano y que tiene una cláusula de rescisión de cinco millones. Cuando supo del interés del Sevilla, Arribas, de 24 años, mostró su lógico deseo de llegar a Nervión, hecho que no se produjo ante la negativa del conjunto rojillo a dejarlo marchar por una cantidad inferior a la de su clásula de rescisión y que provocó que se mostrara algo afectado durante la pretemporada. Después de los últimos acontecimientos, no hay que descartar que el Sevilla reactive esta alternativa, siempre y cuando no encuentre otra más económica e igualmente convincente desde el punto de vista deportivo. El rayista Gálvez fue descartado por el propio Monchi, mientras que Geromel, del que se quiere desprender el Mallorca, y el zaragocista Álvaro González, que en su día estuvo cerca por petición de Marcelino, podrían estar también en la agenda sevillista.
Juan Morilla

Juan Morilla