El Sevilla, el fútbol y Hacienda: ¿me dice la cuenta, por favor?

Por  16:31 h.

El Sevilla le debe al Ayuntamiento 2,8 millones de euros y, según se ha anunciado esta semana, ha incumplido el calendario de pagos que el propio club que preside José María del Nido propuso hace unos años. Esta situación ha llevado al Consistorio a ordenar el embargo (hasta ahora sólo de carácter preventivo) de la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros Palacios, la cual fue presentada como aval por la entidad nervionense ante la imposibilidad de ofrecer uno bancario. La situación del Sevilla con Hacienda, tanto la local como la estatal, ha pasado a ser incómoda en los últimos meses. A finales de 2012 firmó un nuevo calendario de pagos con la Agencia Tributaria por una serie de deudas impositivas concretas que le ha ‘obligado’ a vender a Jesús Navas y Negredo para poder responder al compromiso fijado. Además, es uno de los 26 clubes que no presentaron los estados financieros intermedios cerrados a 31 de diciembre de 2012, correspondientes a la temporada 12-13, cuyo plazo de presentación finalizó el 31 de marzo.

La noticia sorprende en cuanto Del Nido ha reiterado en más de una ocasión que la situación del Sevilla es idílica en comparación con el resto de clubes. En un momento de crisis general como el que vive España, donde los clubes de fútbol deben 663,8 millones a Hacienda, sin contar al Real Madrid, al Barcelona, al Osasuna y al Athletic Club, de cuyas cuentas el Gobierno no ha querido ofrecer datos, la Agencia Tributaria ha decidido coger el toro por los cuernos y obligar a los equipos de fútbol a rendir cuentas. Se reaviva el eterno debate entre quienes entienden cierto trato de favor en estos casos con empresas que pueden reportar beneficios a la sociedad, y los que reclaman un trato similar al que recibe cualquier ciudadano o empresa pequeña.

De esos 663,8 millones debidos por el fútbol, 506,5 corresponden a los clubes de la Primera División (en 2012 el total era 752 millones). A esta suma hay que añadir lo que deben a la Seguridad Social: 16,6 millones (un 60% más que en 2011). De la deuda con Hacienda, los clubes mantienen aplazados 347,3 millones en virtud de diferentes acuerdos avalados por las cantidades a percibir por la venta de los derechos televisivos (ámbito éste con síntomas de explotar de un momento a otro). En todo caso, la deuda del fútbol es atroz en comparación al resto de deportes, que acumulan 30 millones en deudas con el fisco. Desde el Ayuntamiento hispalense, no obstante, se ve al Sevilla como una empresa ‘top’ de la ciudad, entendiéndose que se trabaja para ayudarla rebajando la cuantía adeudada y compensádolo con la prestación de una serie de servicios a la ciudad. La intención es aplicarle el mismo criterio que al Betis.