Sevilla-Málaga: Prueba perfecta para conocer las primeras respuestas

Por  23:00 h.

Sevilla: Rakitic volverá a llevar la manija del juego del SevillaDe Málaga a Sevilla hay 205 kilómetros, distancia suficiente para poder tener más similitudes que diferencias y para entender que un encuentro entre los de Nervión y el club de la Costa del Sol no debería tener tintes tan desagradables. Pero es lo que hay. Y si a ello le unimos las últimas circunstancias del verano, por las que el conjunto de Emery se hizo con la plaza europea del Málaga ante la decisión de la UEFA y la aprobación del TAS se termina engrandeciendo unas disparidades tan ridículas como absurdas. Hablamos, por lo tanto, de algo más que un encuentro el que se disputará esta noche en el Sánchez-Pizjuán.

Hay ganas de agradar por los dos lados y de revancha por uno de ellos, el del equipo de Bernd Schuster, que aún sigue sin entender cómo pudo quedarse sin competición europea cuando se lo había ganado en el campo. Pero, sobre todo, lo que hay es ganas de ganar… Porque los dos lo necesitan.

El último mensaje de Emery anoche en el estadio Sánchez-Pizjuán a sus jugadores no pudo ser más claro y determinante. Conoció el viernes a sus rivales en la liguilla de la Liga Europa y lo que conlleva la ilusión por competir en el trofeo continental, pero anoche, con su peculiar forma de hablar y gesticular, devolvió a sus jugadores a la realidad. Corrigió algunos errores de la semana pasada en Valencia, incidió en la necesidad de olvidarse de florituras europeas y recalcó la obligación de vencer, como fuera, al Málaga para poder respirar con algo más de calma. Llega la tercera jornada, justo antes del parón liguero, y el Sevilla no sabe lo que es vencer aún en la Liga. Perdió el primer encuentro y empató el segundo. Pero, sobre todo, desperdició en el último duelo en el campeonato de la regularidad, ante el Levante de Caparrós, una oportunidad para ganar en confianza y para creer que el recorrido que se estaba tomando era el correcto.

Para colmo, cayó lesionado Fazio y Emery se tuvo que inventar (bueno, inventado no porque es lo único que tiene…) una defensa central formada por Cala y Fernando Navarro. Sin los dos argentinos (Pareja se lesionó en el primer duelo de la Liga, ante el Atlético) y sin Carriço, el técnico se ha visto abocado a poner en la zaga a un jugador, el canterano, que comenzó sin lugar a dudas como último hombre, y a un futbolista reconvertido a central tras militar prácticamente toda su carrera en la banda izquierda. En las alas, así, todo hace prever que estarán Coke (le toca jugar a él tras participar Diogo Figueiras en Polonia) y Alberto Moreno. En el centro del campo parece que jugará Mbia por Iborra y Rakitic. Una de las principales dudas aparece en la banda derecha, sobre todo, después del magnífico partido que hizo Jairo ante el Slask. El menudo futbolista fue una bomba constante de explosión y no habría que descartar que pudiera mandar al banquillo a Vitolo. La otra interrogante está en saber quién acompañará en ataque a Marko Marin, si Gameiro o Bacca.

Sevilla: Beto; Coke, Cala, Fernando Navarro, Alberto Moreno; Rakitic, Mbia; Jairo, Marin, Perotti; y Bacca.

Málaga: Caballero; Gámez, Angeleri, Sergio Sánchez, Antunes; Pawlowski o Eliseu, Tissone, Darder, Fabrice; El Hamdaoui y Santa Cruz.

Árbitro: Carlos del Cerro Grande (Comité Madrileño).

Estadio: Ramón Sánchez Pizjuán.

Hora: 21.00.