Un motor completamente nuevo

Por  11:51 h.
Sevilla: Ivan Rakitic

El centro del campo es el motor de un equipo. Desde ahí se distribuye el juego de ataque e, igualmente, se dirige la contención cuando toca defender. Si al delantero se le piden goles y a los centrales contundencia, a la pareja de mediocentros se les exige que mantengan y muevan al resto de los jugadores, de ahí que un conjunto sin una buena pareja de pivotes está condenado a pasarlo mal. Bien lo saben en el Sevilla, que entre la marcha de Poulsen y Keita y la llegada de Medel no tuvo una medular de garantías, carencia que, evidentemente, repercutió negativamente en el rendimiento del bloque. Este verano, las circunstancias y las necesidades deportivas han provocado que el cuadro de Nervión renueve por completo tan decisiva demarcación, hasta el punto de que los efectivos con los que contará a partir de ahora son nuevos en esta línea.

En la temporada pasada, el Sevilla tenía disfrutó de un doble pivote muy consolidado con Medel y Kondogbia, mientras que el resto de los mediocentros tuvieron un papel muy secundario: el papel de Campaña y Javi Hervás fue testimonial y Maduro, que sí tuvo protagonismo al comienzo del curso anterior, terminó siendo un habitual del banquillo, mientras que Rakitic actuó por norma general como mediapunta y sólo jugó en el doble pivote en momentos muy puntuales.

Esta temporada, el panorama ha cambiado radicalmente. Emery pronto tuvo claro que Maduro, Campaña, Javi Hervás y Guarente (que militó cedido en el Bolonia), tenían que salir. Con lo que no contaba el técnico sevillista era con que iba a perder a los dos ejes del equipo que conformó en el curso pasado. En cuanto llegó una buena oferta por Medel (traspasado al Cardiff City por 13 millones), los rectores del club no se lo pensaron dos veces, pues, después de las injustificables expulsiones que recibió en la 2012-2013, sobre todo la del derbi disputado en el Benito Villamarín, tenían decidido desprenderse de este problemático futbolista tan pronto como recibieran una propuesta jugosa.

"La marcha de Medel o Kondogbia sería un contratiempo importante para el equipo", llegó a reconocer públicamente Emery cuando ambos aún estaban en su vestuario. Lo más normal es que en los próximos días ya no haya ni rastro de los dos, pues parece que es cuestión de tiempo que el Mónaco se lleve a Kondogbia, que se quiere marchar, por el precio de su cláusula de rescisión: 20 millones.

Así las cosas, el Sevilla se ha visto obligado a remozar por completo su centro del campo. La primera medida fue retrasar a Rakitic, que, con una elogiable profesionalidad, ha dejado la mediapunta, demarcación en la que más ha brillado como sevillista, para que la ocupe Marko Marin. El croata, primer capitán y nuevo líder del equipo, no debe caerse en condiciones normales de las alineaciones titulares, en las que coincidirá muy a menudo con Iborra, en el que se han invertido 6 millones para que sea el nuevo Medel. Junto a ellos, Emery podrá tirar de Cristóforo (aún no ha debutado de manera oficial) y de M’bia, que ya está en Sevilla y podrá desenvolverse tanto en el centro del campo como en el centro de la zaga. Hoy, curiosamente, Trochowski ha participado en el amistoso que los teóricos suplentes han jugado frente al filial, desenvolviéndose en el doble pivote junto a Cristóforo. Ésta puede ser su nueva demarcación habida cuenta de la dura competencia que hay en la línea de tres que escolta al delantero.

Juan Morilla

Juan Morilla