Las múltiples variantes de las que dispone Emery

Por  2:00 h.
Sevilla: Emery da instrucciones a Pareja en un entrenamiento

Una de las frases más repetidas en el sevillismo a la hora de analizar el pobre rendimiento en muchas de las fases de la pasada temporada era aquello de «cuando Emery mira al banquillo no tiene mucho para darle un cambio al equipo». A priori, y a la espera de nuevos fichajes que quedan por aterrizar, esto ha cambiado. La llegada de hombres como Marin, Vitolo, Rusescu, Bacca, Pareja y Jairo le permite al preparador vasco disponer de varias alternativas para las distintas demarcaciones de un esquema táctico y, a su vez, la posibilidad de variar dicho esquema.

En un sistema de 4-3-3, Emery cuenta con tantos extremos que le va a costar elegir y va a tener variedad para darle un giro a esos puestos durante un partido. Perotti, Jairo, Vitolo, Marin, Rabello, Reyes e, incluso, Bacca o Alberto Moreno pueden ocupar esos extremos de los que tantas veces se ha reclamado más eficacia goleadora. Sin ir más lejos, Vitolo convirtió quince tantos jugando por la izquierda. En la delantera, también abrá variedad en número y estilos. Sin contar a Negredo, Bacca aporta velocidad, disparo fuerte con ambas piernas y potencia; Rusescu, rematador con facilidad para buscar el lanzamiento desde cualquier posición y, a falta de que llegue un delantero más, la ansiada aportación del mediapunta o segundo delantero. Ahí destaca la versatilidad de Rakitic, pero también pueden actuar Rabello, por su desparpajo y movilidad; Reyes, por su calidad en el último pase; y Marin, hábil en el regate y la visión de juego.
El mediocentro es donde aún queda por tener un recambio de perfil defensivo, pero las variantes también son numerosas. Medel, Kondogbia, Campaña, Rakitic, Reyes y, en función de lo que decida Emery, Guarente, otorgan diversidad de estilos para que el de Fuenterrabía pueda adoptar un 4-3-3 o un 4-2-3-1 según le convenga por las circunstancias del juego. Una multitud de variantes que echó de menos el técnico la campaña pasada.