Otro camino para cantar gol

Por  19:29 h.
Sevilla: Carlos Bacca y Reyes, nombres propios del ataque sevillista
Es de perogrullo prever que el modus operandi del ataque del Sevilla va a experimentar un cambio sustancial esta temporada. No es para menos, pues se han marchado los que eran sus futbolistas más desequilibrantes, Jesús Navas y Negredo, mientras que para cubrir sus vacantes han llegado otros jugadores con características diferentes. El tiempo dirá si la aportación de los nuevos refuerzos está a la altura de la ofrecida en los últimos años por los dos referentes ya traspasados al Manchester City; lo que parece claro, como ha quedado palpable en los dos primeros partidos amistosos disputados en la pretemporada, es que este año el grueso de las ocasiones de gol llegará de otra manera.
Principalmente, porque por la derecha ya no está Jesús Navas, sobre quien, en la mayoría de las ocasiones, recaía la responsabilidad de abrir y fisurar las defensas rivales. El palaciego, que tantísimas veces se echó el equipo a sus espaldas, era una máquina de centrar balones desde su banda, ésa que tanto le costaba abandonar y cuya línea de fondo solía apurar antes de colgar el esférico en busca de un rematador. Ese perfil, tan en vías de extinción en el fútbol actual, no lo tiene el Sevilla en la nueva plantilla que está configurando, aunque quienes están llamados a ocupar su lugar pueden ofrecer otras prestaciones igualmente válidas. Reyes, a pierna cambiada, tiene muchas opciones de ocupar esa demarcación. Dice el utrerano que es ahí donde más a gusto se siente. Ni por asomo tiene el desborde de Navas pero sí, en cambio, más tendencia a ir hacia el centro y más facilidad para dar el pase interior.
Diversas combinaciones
Marin, que tan interesantes detalles está dejando en sus primeras actuaciones, también destaca por su velocidad y habilidad con el balón en los pies, cualidades que puede explotar llegando por detrás del delantero, como se vio en el gol que marcó frente al Universidad Católica, o ligeramente caído a una banda. En realidad, todos los jugadores que pueden escoltar al delantero centro (los citados Marin y Reyes, Jairo, Vitolo, Rakitic, Bryan Rabello, Perotti y el todavía lesionado Trochowski) tienen la capacidad de desenvolverse en cualquiera de las tres posiciones de un 4-2-3-1, lo que aumenta las combinaciones con las que puede jugar Emery, incluso, en el transcurso de los partidos.

Y luego está el delantero. A la espera de que llegue el sustituto de Negredo —Kevin Gameiro es el preferido–, Bacca y Rusescu son los que están jugando en esa posición. Ninguno de los dos recuerda a Negredo. Bacca es más explosivo y goza de más movilidad que el vallecano, mientras que Rusescu es el típico rematador puro cuyo campo de acción se limita al área. A día de hoy es indiscutible que el titular es el colombiano, por quien se ha hecho una firme apuesta. Desde luego, fue buen síntoma que el sábado se entendiera tan bien con Jairo, Vitolo y Marin, con los que protagonizó varias ocasiones de peligro pese a que se trataba de su primer partido juntos. Este año, sobre el papel, y a diferencia de lo que ocurrió en la pasada campaña, Emery sí tendrá mucho donde elegir de tres cuartos de campo para delante. El siguiente paso es que todos vean portería y el gol no dependa sólo y exclusivamente del delantero.