Va con todo y se lleva a Iborra

Por  22:15 h.
Sevilla: Iborra, con la camiseta del Levante

Menos de una semana ha tardado el Sevilla en cubrir la vacante dejada por Gary Medel en el centro del campo. Vicente Iborra (Valencia, 1988) se convertirá hoy en nuevo jugador del conjunto de Nervión, que ha ido tan decididamente a por este centrocampista de contención y fuerte disparo que, ante la inflexibilidad mostrada por el Levante, va a invertir unos 6 millones en un futbolista que el próximo 30 de junio quedaba libre.

Las palabras del propio Iborra cuando en la tarde de ayer atendía la llamada de orgullodenervion.com no podían ser más elocuentes. «¿Que si me ilusiona ir al Sevilla? ¿Tú qué crees?», comentaba el jugador con una alegría desbordante mientras la noticia estaba cociéndose. «Hay que ser cautos, pero es evidente que me ilusiona esta posibilidad. Que se hayan interesado en mí es un orgullo. He tenido una oferta de éstas exóticas de ésas que te resuelven la vida, pero lo que quiero es crecer deportivamente», añadía el jugador, de 25 años, quien tampoco hizo caso a una propuesta de ampliación de contrato que le presentó el Levante a mediados de la pasada campaña sabedor de que este verano, o a partir del próximo 1 de enero, cuando podría firmar con cualquier club, le iban a llegar ofertas muy atractivas.

Al final, la estrategia seguida por el Levante no le ha podido dar mejor resultado. La entidad granota, aun siendo consciente de que al concluir la temporada entrante perdería a su futbolista más preciado sin tener la posibilidad de arañar un solo euro, se ha mantenido muy firme en todo momento, remitiéndose a la cláusula de rescisión de 6 millones que figuraba en el contrato de Iborra. La operación se va a cerrar en unas cantidades cercanas a esta cifra, aunque no mediante el pago de dicha cláusula. En realidad, los clubes españoles llegaron en su día a un pacto según el cual acordaron que, en las operaciones que se realizaran entre ellos, nunca se abonarían las cláusulas de los jugadores para, de esta forma, ahorrarse el correspondiente IVA. Así las cosas, Iborra será traspasado al Sevilla, que, como es habitual en las transacciones futbolísticas, fraccionará el pago en varios plazos.

La medular, cerrada

Con este fichaje, el Sevilla deja definido su centro del campo, que era la única línea que quedaba por cerrar. Kondogbia es su elemento más preciado y, siempre que pueda, jugará. Iborra, por lo que ha costado y porque ha sido un fijo en las alineaciones del Levante durante las últimas seis temporadas, también está llamado a tener mucho protagonismo. Sin embargo, está por ver cómo se adapta al fútbol español el joven Cristóforo y cuántos minutos tendrá Rakitic en esta posición, que a buen seguro alternará con la mediapunta. Viendo el número de efectivos que Unai Emery tiene para perfilar su habitual doble pivote, cuesta creer que Carriço, que ha figurado en esta demarcación en el comienzo de la temporada porque así lo obligaban las circunstancias, se desenvuelva ahí salvo en casos de emergencia. Del mismo modo, en las próximas horas debe dilucidarse el futuro de Maduro y Guarente, que, en caso de quedarse, son conscientes de que lo tendrían muy complicado para jugar. El holandés ya engrosó la lista de descartes de Emery cuando se inició la pretemporada, mientras que el italiano, al que han querido ver de cerca en las primeras semanas de trabajo después del año que pasó cedido en Bolonia, parece no haber terminado de convencer del todo.

Juan Morilla

Juan Morilla