Sergio Rico fue el mejor del Sevilla ante el Girona
Sergio Rico fue el mejor del Sevilla ante el Girona

Sevilla-Girona (1-0): resurrección en LaLiga

Sergio Rico, héroe del partido, llegó a parar un penalti; Sarabia, con la ayuda de Correa, fue el autor del único gol

Por  13:54 h.
Sevilla
1
Girona
0
Sergio Rico, Navas, Mercado, Lenglet, Escudero, Pizarro, Nzonzi, Sarabia (Layún, m. 78), Franco Vázquez (Geis, m. 85), Correa y Muriel (Ben Yedder, m. 64). 
Bono; Aday, Ramalho, Bernardo, Juanpe, Mojica (Planas, m. 78); Pere Pons (Aleix García, m. 44), Granell, Borja García, Portu y Olunga (Lozano, m. 68).  
1-0, m. 46: Sarabia.
Santiago Jaime Latre (Comité Aragonés). Amonestó a Muriel, Pizarro, Borja y Aday.
Sánchez-Pizjuán. Asistieron 33.129 espectadores.

Publicaba el Sevilla FC en su cuenta de Twitter apenas dos horas antes del partido que clasificarse “para una nueva final” estaba “muy bien”, pero que eso no le daba “puntos en LaLiga”. Era la manera evidente que tenía el club de Nervión de animar a los suyos y dejar de lado todo lo que no fuera el duelo ante el Girona, un encuentro en el que los de Nervión volvían a jugarse de manera destacada sus pretensiones de jugar en Europa la próxima temporada. Más de dos meses llevaba el Sevilla FC sin ganar en su estadio sin vencer en LaLiga. Sólo valía ganar. Sumar de tres en tres. Y los de Montella lo consiguieron en un partido complicado con un gol de Sarabia tras un buen disparo de Correa y después de que Sergio Rico se erigiera en el héroe del equipo tras parar un penalti al final de la primera parte y hacer algunas intervenciones más de auténtico porterazo. Con este resultado, el Sevilla vuelve a coger oxígeno en LaLiga y se sitúa a un punto del quinto, el Villarreal, y a cuatro del Valencia, con un partido menos.

Desde el principio mostró el Girona la trabajada pizarra de su entrenador, Machín, con hasta seis hombres en el centro del campo y tratando de destruir la creatividad de los sevillistas. El equipo catalán, desde 2004 con las indicaciones del entrenador soriano, evidenció en Nervión que juega de memoria y se dispuso, sin complejos, a dibujar un juego con las líneas juntas y ejerciendo una presión muy arriba. Con ello, el partido se abrió bastante pues los visitantes aprovecharon con las contras los primeros riesgos tomados por el Sevilla. Tras una buena jugada de Correa y Pizarro que no encontró rematador dentro del área pequeña llegaron los avisos del Girona con disparos lejanos de Pepe Pons y Borja García.

El Sevilla apenas podía triangular y el cuadro catalán comenzó a sentirse muy cómodo al obligar a los de Montella a jugar con balones en largo. Montella, agobiado, le pidió a sus jugadores templanza para evitar errores atrás e insistió en la necesidad de doblegar a la defensa del Girona con acciones rápidas. De esta manera, poco a poco, el Sevilla fue mejorando en sus prestaciones y Muriel, en plan crack, a punto estuvo de marcar en el minuto 28 tras hacer un regate fuera del área que sentó hasta dos defensas del cuadro visitante. Luego actuaría el Girona, primero con un remate de cabeza de Aday y después con Bernardo como protagonista, a los que respondería Sergio Rico con dos brillantes actuaciones. Pero aún habría más en la primera parte con una jugada discutida por los sevillistas al señalar el colegiado, Jaime Latre, penalti al tocar Muriel el balón con el brazo dentro del área. Aday sería el encargado de tirar el penalti y Sergio Rico (lo que es el fútbol: de criticado a salvador) el héroe con un paradón que evitó que el Girona se adelantara al marcador. El de Montequinto voló hacia su derecha y desvió el lanzamiento ante la euforia de su afición cuando ya e colegiado se disponía a pitar el final de la primera mitad.

En la segunda parte todo cambió radicalmente en apenas unos segundos. Después de 46 minutos con muchas dudas, apenas necesitó unos segundos, para dañar a la hasta ese momento perfecta defensa del Girona. En un magnífico pase en largo de Lenglet, Correa se fue de su marcador, puso el balón imposible para Bono y Sarabia remató en la misma línea de la meta. Con el 1-0, el guión del partido cambió. El Leganés, necesitado, abrió los espacios y el Sevilla empezó a jugar con más tranquilidad. Muriel, con molestias, pidió el cambio en el 64 y entraría Ben Yedder para jugar los últimos 30 minutos. El partido, aún con la baja del colombiano, se le ponía de cara al Sevilla y a punto estuvo Sarabia, en el 69, de marcar el segundo tanto. Pero su disparo, flojito, sería desviado por un defensa del Girona. Montella movería ficha y cambiaría precisamente a Sarabia por Layún. Quedaba luchar con descaro. Porque el Sevilla, algo fatigado, le dio el balón a un Leganés que se fue con ahínco a por la meta de Rico. El meta sevillista, protagonista en la primera parte, quiso para sí el mismo adjetivo en el tramo final de LaLiga con una muy buena parada a disparo de Bernardo. El tercer cambio del Sevilla fue el de Geis por Mudo Vázquez para cerrar de una vez por todas el partido. Faltaría otra gran actuación de Rico, en esta ocasión a disparo de Portu. Tres puntos. Resurrección en LaLiga. Y todos los aplausos para Sergio Rico.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
RT @pavelsfc1978: Por favor, es una buena causa,compartidlo el que pueda colabore con la voluntad! Gracias chic@s🤗🤗 @RarrochaR @SevillaFC @… - 3 horas ago