Objetivo: Brasil 2014

Por  4:37 h.
Gameiro y Bacca, la dupla de ataque sevillista
Hasta seis futbolistas del Sevilla han arrancado esta campaña con la cita mundialista de Brasil en mente. Jugadores como Carlos Bacca, Kevin Gameiro, Marko Marin o Denis Cheryshev han apostado este verano por recalar en Nervión, entre otras razones, por la posibilidad de disfrutar de más minutos y tener así una mayor proyección de cara a convencer a sus respectivos seleccionadores para entrar en la lista definitiva para Brasil 2014. Disputar un Mundial supone un sueño para cualquier profesional del balompié y si a ello se le añade la motivación extra de jugarlo en el país de la samba, donde el fútbol se vive con una pasión especial, el estímulo se antoja irresistible.
Por eso, esta temporada, en la que la primera plantilla sevillista ha experimentado una más que profunda renovación, resultará relevante comprobar el estado de forma que alcanza una amplia baraja de internacionales. Así, comenzando por el último en arribar al Sánchez-Pizjuán, el ruso Denis Cheryshev, cedido una temporada por el Real Madrid, explicó durante su presentación que aunque «la primera idea» del equipo blanco «era que me quedara con ellos jugando de lateral o extremo, yo tenía claro que con mi edad lo importante es tener minutos». En este sentido, el veloz futbolista ha valorado durante el verano que si quiere seguir apareciendo en las listas de Fabio Capello, vigente seleccionador ruso, ha de desempeñar un rol destacado este año, algo que pretende conseguir en el Sevilla.
Otro de los futbolistas que ha sopesado estos términos para decantarse por estar a las órdenes de Unai Emery es Kevin Gameiro. El ariete francés, que en este inicio de temporada ya ha logrado tres tantos entre Liga y la previa europea, ha cambiado la orilla del Sena por la del Guadalquivir para seducir a Didier Deschamps a base de goles, algo que en el Paris Saint-Germain iba a ser harto complicado dada la competencia de jugadores como el sueco Ibrahimovic o el uruguayo Cavani, firmado este verano. El propietario del club galo, Nasser al-Khelaifi, pagó al Nápoles 64 millones de euros y ante esta tesitura, Gameiro apostó por el Sevilla, toda vez que el director deportivo Monchi perseguía su incorporación desde hacía tres temporadas. No obstante, Francia va a tener un durísimo rival en España por la plaza directa para Brasil del grupo I y posiblemente tenga que acudir a la repesca. Gameiro, por su parte, ha de superar la competencia de delanteros seleccionables como Karim Benzema, Olivier Giroud, André-Pierre Gignac o Dimitri Payet. Todo un reto.
En un caso similar se encuentra otro de los arietes que ha aterrizado en Nervión durante esta pretemporada. Carlos Bacca ha dejado la relativa comodidad del Brujas y el fútbol belga —fue elegido este año mejor jugador de la Jupiler League— para ayudar a que la afición sevillista no eche de menos los goles de Álvaro Negredo. Pero el delantero tiene otro reto añadido: figurar en la lista definitiva que confeccione José Pekerman para Brasil si finalmente Colombia certifica la clasificación. Actualmente, el combinado amarillo figura en segundo lugar del grupo sudamericano con 23 puntos, a tres de Argentina pero con un partido menos. Curiosamente, Bacca se juega un posible billete mundialista con otros aspirantes como el ahora valencianista Dorlán Pabón, Teófilo Gutiérrez o Luis Fernando Muriel, toda vez que Radamel Falcao parte con una más que merecida ventaja.
En cuanto a Marko Marin, su situación es diferente a la de sus compañeros de vanguardia. Con experiencia mundialista ya que entró en la lista de Joachim Löw para Sudáfrica 2010 cuando aún militaba en el Werder Bremen, llegando a jugar dos partidos, Marin se quedó fuera dos años después de la convocatoria para la Eurocopa de Polonia y Ucrania pese a que ese verano se incorporó al Chelsea. «Fue una decisión muy difícil para nuestro equipo técnico. Fue algo milimétrico, porque merecía también una plaza en el equipo final», explicó Löw en ese momento sobre el descarte de Marin. Lo cierto es que desde entonces, el habilidoso mediapunta ha perdido presencia en el equipo teutón, sobre todo porque la pasada campaña apenas jugó con el Chelsea debido a una lesión y a la competencia de hombres como el español Juan Mata, el brasileño Oscar y el belga Eden Hazard. Ahora busca recuperar la confianza de Löw.
Y hay otros dos futbolistas del plantel sevillista a tener en cuenta de cara a una hipotética participación en Brasil. Por un lado, el uruguayo Sebastián Cristóforo y por otro, el canterano Alberto Moreno. Ambos ya se encuentran en la órbita de sus respectivos seleccionadores aunque por su juventud, sólo una campaña sobresaliente o la lesión de algún compañero les haría ganar enteros. Los internacionales que sí entran en todas las quinielas para estar si sus países obtienen finalmente el billete para la cita son Rakitic (Croacia), Beto (Portugal), Rabello (Chile) y el recién llegado Mbia (Camerún).