André Silva, Ben Yedder, Sarabia y Roque Mesa, en el Sevilla-Lazio (Manu Gómez)
André Silva, Ben Yedder, Sarabia y Roque Mesa, en el Sevilla-Lazio (Manu Gómez)

Sevilla-Lazio: Así, sí (2-0)

Ben Yedder y Sarabia marcaron los tantos en una tarde con nervios por la expulsión del Mudo Vázquez en el minuto 60

Por  19:51 h.
Sevilla
2
Lazio
0
Vaclik, Mercado, Kjaer, Sergi Gómez, Jesús Navas, Roque Mesa (Rog, m. 81), Franco Vázquez, Sarabia, Escudero (Promes, m. 6), Ben Yedder y André Silva (Amadou, m. 63).
Strakhosa, Patric (Correa, m. 48), Acerbi, Radu, Marusic, Milinkovic-Savic (Romulo, m. 56), Badelj (Durmisi, m. 76), Cataldi, Lulic, Immobile y Caicedo
1-0, m. 20: Ben Yedder. 2-0, m. 78: Sarabia.
Anthony Taylor (Inglés). Amonestó a Patric e Immobile. Expulsó por doble amarilla al Mudo Vázquez en el minuto 60 y a Marisic con roja directa en el 71.
Ramón Sánchez-Pizjuán. Asistieron 34.521 espectadores.

A octavos. Y como más gusta. Con buen juego, con sufrimiento (cuando el Sevilla se quedó con uno menos tras la expulsión del Mudo Vázquez), con la lucha constante, con goles marcados (dos hoy y uno en Italia), sin goles recibidos y contra un equipo al que el Sevilla empequeñeció y que busca en su liga el pase a la Champions League. El Sevilla se repuso del golpe en Villarreal y lo tuvo que hacer en su competición, la Europa League.

Ya lo dijo Pablo Machín cuando certificó que su equipo está más hecho para atacar. Cuando lo hace, el Sevilla se oxigena y el rival, desarbolado por todos lados, termina sufriendo. Eso fue lo que le pasó a la Lazio, que perdonó un error de Mercado dentro del área para igualar la eliminatoria, y se puso a merced del de casi siempre, de Ben Yedder. El francés comenzó el partido sonriendo y pareció prometer acierto. Así sería. Apenas se llevaban 20 minutos cuando en una jugada individual mareó a la defensa de los italianos y aprovechó para marcar tras un rechace del meta Strakhosa. La eliminatoria, que ya venía de un 0-1 en Italia, se puso más de cara para los de Nervión y la confianza y seguridad de los locales trajo consigo los mejores minutos. La presión arriba fue a más y los visitantes, acongojados, buscaban a sus delanteros con demasiado espacio en medio. El centro del campo, con Mudo Vázquez multiplicándose en esfuerzos e intensidad, era cosa de los sevillistas. Sólo al término de la primera parte, y por algunos errores en la entrega del balón, la Lazio levantó un poco la cabeza y trató de dañar sin éxito a Vaclik.

En la segunda parte, y con la Lazio yendo al ataque a lo loco (metió a Correa y Rómulo), los sevillistas empezaron a jugar con fuego. En sólo un minuto, del 54 al 55, por dos veces estuvieron a punto de marcar los de Inzagui. Kjaer, adelantándose a Immobile cuando ya estaba dispuesto a rematar, y Vaclik, con un paradón a disparo de Acerbi, avisaron. Se palpó el miedo. En el césped. Y en la grada. Los italianos, ya sin nada que perder, se quedaron con el balón y apretaron por todos lados. Por el centro, por la derecha… y por la izquierda, la banda en la que el Mudo Vázquez vio la segunda amarilla al tratar de frenar a Rómulo en una de sus arrancadas. El brasileño cayó al suelo, y el colegiado, Anthony Taylor, consideró que el argentino debía ser amonestado.

Del miedo se pasó al pánico. Machín metió a Amadou por André Silva y los nueve de blanco dieron varios pasos atrás. Tocaba esperar y jugar a la contra. Lo contrario sería una ruleta rusa. El Sevilla jugaba al límite. También Immobile, solo delante del portero, erró y mandó el balón por alto. Al partido le quedaba más. Y con el colegiado británico también como protagonista al expulsar a un nuevo futbolista, en este caso al montenegrino Marisic, al entender que su golpe con el brazo a Roque Mesa era merecedora de la tarjeta roja. El partido se niveló en todos los sentidos. Le tocaba a la Lazio asimilar lo ocurrido y el tiempo empezó a pesarle mucho. El Sevilla se rehízo, respiró, suspiró y volvió de nuevo a la carga. Navas, que estaba concentrado en la defensa, tiró de su prodigioso físico y le dio un pase al hueco a Sarabia de ensueño. El madrileño, con la derecha, no perdonó. El segundo gol. El tercero de la eliminatoria. El sueño de tantos y tantos seguidores que pasaron del sufrimiento al alborozo. El entrenador aprovechó para hacer debutar a Rog (entró por Roque Mesa) y la fiesta continuó hasta el final . El Sevilla ya está en los octavos.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
RT @RarrochaR: @leonsfdo Ya me han dicho que tienes otra entrevista antes; esperaré ☺️💪🏼📺 - 2 horas ago