Correa, en un lance del Sevilla FC-CD Leganés (Foto: J. M. Serrano)
Correa, en un lance del Sevilla FC-CD Leganés (Foto: J. M. Serrano)

Sevilla-Leganés: así es imposible (1-1)

Jovetic empató en el minuto 42 el tanto inicial de Gabriel en un muy mal partido de los de Sampaoli

Por  18:06 h.
Sevilla
1
Leganés
1
Sergio Rico, Mariano, Carriço, Rami, Lenglet (Nzonzi, m. 46), Sarabia; Kranevitter, Walter Montoya (Vietto, m. 46), Correa, Franco Vázquez (Iborra, m. 68); y Jovetic.
Herrerín, Tito, Mantovani, Siovas, Bustinza, R. Pérez, E. Morán, El Zhar, Gabriel (Insua, m. 90), Szymanowski (Machis, m. 63) y Guerrero (Luciano, m. 67).
0-1, m. 2: Gabriel. 1-1, m. 42: Jovetic.
González González (Comité Castellano-Leonés). Amonestó a Sarabia, Kranevitter, Gabriel y R. Pérez.
Ramón Sánchez-Pizjuán. Asistieron 31.738 espectadores.

Un punto y gracias. El Sevilla firmó ante el Leganés un muy mal partido, deja escapar a los dos de arriba, Madrid y Barcelona, y, lo que es más preocupante, ve como el Atlético y Real Sociedad se acercan a pasos agigantados. Eso sí es un problema. Y grande. En el partido ante los de Garitano se vio a un Sevilla fundido, sin ideas y con la chispa necesaria para afrontar la recta final de la temporada en las mejores condiciones. El tanto de Jovetic al final de la primera parte parecía que podía despertar a los de Sampaoli, pero ni por esas. Así, como hoy, era imposible.

O fue el calor. O los numerosos cambios en el once. O la desconcentración. Pero lo cierto es que el Sevilla comenzó el partido dormido y con errores tan infantiles que en el minuto dos ya se puso por debajo en el marcador. En un fallo en la salida de balón de Lenglet, el Leganés tiró por la derecha y Gabriel, su futbolista más acertado, marcaría de tacón ante la pasividad de la defensa local. La tarde del sábado no podía empezar más dañina para los intereses de Sampaoli. El Sevilla tocaba y el Leganés llegaba. Parecía tan fácil para los pepineros, aguantar, presionar y correr, que por segunda ocasión, en el minuto nueve, a punto estuvo de marcar de nuevo, en esta ocasión con El Zhar como protagonista.

Ni siquiera los aspavientos continuados de un Sampaoli retorciéndose en el banquillo despertaba a los suyos. Era el día de la siesta, de la marmota, y mucho necesitaba cambiar el Sevilla si no quería terminar virando los sueños en decepciones. El centro del campo era del Leganés y el meta, Sergio Rico, se vio abocado en numerosas ocasiones a cambiar el guión: del toque al pelotazo en largo. También Lenglet terminó optando por esta medida en cuanto veía que no tenía alternativa. Era el fiel ejemplo de que el Sevilla no estaba y que algo había que cambiar. Lo que fuera. Un detalle. Una acción individual. Una buena triangulación. Pero este Sevilla se ahogaba con un marcador en contra que lo tenía en pleno letargo. Primero lo intentó Correa con un buen centro a Mudo Vázquez que acabó con un gol mal anulado por fuera de juego. Y después, cuando faltaban apenas tres minutos para que se acabara la primera parte y todo hacía presagiar que el marcador no se iba a mover, con Jovetic como “rescatador”. En un buen pase del Mudo Vázquez, el de Montenegro se fue a por la meta de Herrerín y puso el empate a uno.

En la segunda parte, Sampaoli, como se preveía, movió piezas, y metió a Nzonzi y Vietto por Lenglet y Montoya, respectivamente, e instruyó a los suyos para cambiarlo absolutamente todo. Una revolución. Repetir el guión de la primera parte era el peor remedio. El equipo necesitaba frescura, ideas y, sobre todo, el temperamento adecuado para que el rival reculase en sus aspiraciones de ataque. Los minutos pasaban y el Sevilla terminó por asumir más riesgos mientras que los de Garitano, bien arropados, se manejaban bien en este escenario y tenían las oportunidades más claras. Sampaoli metió a Iborra por Mudo Vázquez y de esta forma se llegaría a la recta final del duelo. Podía ganar cualquiera. Porque el Leganés tampoco le hacía ascos al ataque. El partido estaba roto y las sensaciones ya daban igual. Demasiado tiempo se había perdido y el empate se hizo inamovible. Así, no, Sevilla.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (Jefe de Deportes de ABC Sevilla). Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). #ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
RT @Inspiras_: "La vida la tenemos que vivir en el momento, ser conscientes de que somos muy frágiles y que en cualquier momento nos vamos… - 1 día ago