Sevilla vs. Málaga: un pique que agravó el TAS

Por  2:00 h.

Sevilla y Málaga se enfrentan este fin de semana en un encuentro que no pasa a ser un partido más, sobre todo en la ciudad costera, donde el malaguismo se toma los enfrentamientos contra el club nervionense como si de un derbi se tratara. La rivalidad con el Sevilla, de tintes políticos, sustituyó en la cabeza de la escala de enemistades de la hinchada blanquiazul al pique que históricamente mantiene con el Granada. Pero los enfrentamientos previstos para este año tienen un ápice más de polémica tras la exclusión del Málaga de la Europa League por irregularidades financieras. El destino, el mal hacer del Rayo Vallecano, suspendido también por la UEFA, y la pobre temporada del Sevilla en la Liga (quedó noveno) hicieron que fuese el conjunto hispalense el beneficiario de sendas sanciones. Esto fue el remate para buena parte del malaguismo, indignado más con el organismo europeo y la suerte de los nervionenses que con el responsable de la sanción, el jeque Al Thani. Incluso hubo quienes acusaron al Sevilla de malmeter en el asunto, no se sabe bien cómo.

Desde el Sevilla, durante todo el proceso abierto contra el Málaga, que recurrió al Tribual de Arbitraje Deportivo (TAS), se mantuvo un discurso más o menos sensato, apostando por desearle la mayor de las suertes al Málaga pero recordando la necesidad de cumplir las normas UEFA, fuese quien fuese el beneficiario. Incluso hubo problemas con el cobro del traspaso de Sergio Sánchez que nunca fue denunciado por el Sevilla. Mientras la relación entre los clubes sigue siendo extraordinaria (pacto para entradas, constantes operaciones con futbolistas, etc…), parece del todo imposible eliminar la antipatía recíproca entre las dos aficiones. Si bien cabe congratularse por la ausencia de incidentes graves en los últimos años, después de muchos episodios de violencia sucedidos en las primeras temporadas del siglo actual.

Desde la creación del Málaga CF a principios de los 90, el conjunto costasoleño ha ido escalando peldaños de grandeza, llegando a disputar la pasada edición de la Champions League y asentándose en la Primera División. Tal crecimiento ha contribuido a que crezca el pique con el Sevilla, que ha terminado por incomodarse cada vez que el Málaga aparece por Nervión. Desde su primer ascenso a la élite en la campaña 1998-99 (temporada en la que el Sevilla se clasificó para la promoción de ascenso ganando un recordado partido en La Rosaleda), al Málaga se la ha dado bastante bien el Sánchez Pizjuán: cinco victorias, cuatro empates y sólo dos triunfos del Sevilla. El año pasado, en un partido extraño, el conjunto blanquiazul venció 0-2 a un Sevilla exclavo de su indecente falta de puntería.