Vitolo intenta marcharse de Carvajal y Varane en el Madrid-Sevilla FC de la ida de la Copa del Rey (Foto: EFE)
Vitolo intenta marcharse de Carvajal y Varane en el Madrid-Sevilla FC de la ida de la Copa del Rey (Foto: EFE)

El Sevilla, a maquillar uno de los lastres de la temporada

Busca asegurar la Champions y quiere romper la mala racha fuera de casa ante los de arriba; no ha ganado a ninguno de los seis primeros

Por  3:59 h.

Para muchos, al menos eso es lo que se nota en el ambiente, la temporada del Sevilla se ha acabado. El hecho de tener prácticamente imposible la tercera plaza y casi asegurada la cuarta ha provocado que muchos ya estén pensado en el futuro. Pero lo cierto es que los de Nervión todavía tienen mucho que decir. Primero, porque tienen que hacer que todo sea matemática. No entrar en la Liga de Campeones sería un enorme fracaso, de modo que no valen despistes en las dos últimas jornadas, sobre todo en la despedida ante el Osasuna. Y segundo, porque el Sevilla quiere decir adiós a la campaña 2016-2017 dejando un buen sabor de boca. Y para ello sería fundamental acabar una estadística negativa que se ha dado en la actual temporada y que, junto con la falta de gol, ha sido uno de los lastres del equipo de Sampaoli para no poder luchar por cotas mejores. Y es que resulta que el Sevilla, a expensas de lo que pase mañana en el Santiago Bernabéu, no ha sido capaz de ganar en el campo de ninguno de los seis primeros de la clasificación. En el Ramón Sánchez-Pizjuán, como acostumbra, se ha mostrado un equipo fuerte, pero lejos de Nervión ha tenido problemas, especialmente cuando enfrente estaban sus rivales por los puestos europeos. De hecho, lo máximo que ha sido capaz de sacar ha sido un empate en El Madrigal. Lo demás, todo derrota. Ahora Sampaoli, quien también va diciendo adiós a LaLiga, quiere maquillar un poco este aspecto, para lo cual tendría que sacar algo positivo del Santiago Bernabéu, con el agravante de que el Real Madrid se está jugando el ganar LaLiga.

Centrándonos sólo en los seis primeros (al séptimo, la Real Sociedad, sí le ganó 0-4), todo comenzó ante el Villarreal. En la segunda jornada el Sevilla se desplazó a El Madrigal para medirse ante un equipo que, a priori, sería su rival por estar en la Liga de Campeones, como así ha ocurrido al final. Los de Castellón recibieron a los de Sampaoli tras la goleada de éstos al Español en el Sánchez-Pizjuán, pero el partido fue espeso y el marcador no se movió. El 0-0 fue agridulce para ambos, que ya querían comenzar a marcar distancias en el inicio de LaLiga. No hubo que esperar mucho para que el Sevilla visitara a otro de los que iba a ser rivales por el objetivo. Los de Nervión fueron a San Mamés cuatro jornadas después y encajaron su primera derrota de la temporada ante los de arriba. Fue un encuentro malo de los sevillistas que será recordado por la absurda expulsión de Sirigu por un codazo a Aduriz. El 3-1 en contra hizo que aparecieran algunas dudas, pero los de Sampaoli supieron reaccionar y, sobre todo, se mostraron fuertes en casa.

Para seguir encontrando enfrentamientos con los de arriba ya hay que trasladarse a la segunda vuelta de LaLiga. En plena crisis de resultados y sensaciones en la competición doméstica, y justo después de caer eliminado en la Liga de Campeones ante el Leicester, el Sevilla se marchó al Vicente Calderón para encajar una dura derrota. En juego estaba la tercera plaza, pero los de Sampaoli nunca tuvieron opciones de llevarse los tres puntos y el equipo de Simeone ganó con autoridad por 3-1. El gol de Correa sólo sirvió para maquillar un poco una mala tarde que hizo saltar las alarmas por la situación anímica y de juego del equipo. Pero es que el siguiente varapalo no tardó en llegar. El Sevilla ya ni siquiera reaccionaba en casa, donde empató de forma consecutiva contra el Leganés y el Sporting de Gijón. Tocaba levantar el vuelo en el Camp Nou ante el Barcelona, pero el golpe fue aún más duro. El equipo de Luis Enrique jugó la primera parte más plácida de toda la temporada ante un Sevilla que deambuló por el terreno de juego y que tuvo que dar hasta gracias por el hecho de que al descanso el marcador sólo fuera 3-0. Luego el Barcelona, con todo ya hecho, se relajó y no hizo más daño en la segunda mitad, en la que el equipo de Sampaoli tiró de orgullo para, al menos, no seguir haciendo el ridículo. Afortunadamente, después de eso sí llegó la ansiada reacción del Sevilla, que volvió a reencontrarse con la victoria y que, aunque nunca recobró las buenas sensaciones de algunas fases de LaLiga, sí dio muestras para pensar que la cuarta plaza no se le iba a escapar.

Y la primera oportunidad para certificarla es mañana ante el Real Madrid. Los de Nervión visitan el Santiago Bernabéu con la idea de sumar, asegurar la Liga de Campeones y, de paso, quitarse un peso de encima en casa de los equipos de la zona alta de la clasificación. El problema es que los de Zidane se están jugando LaLiga y acaban de clasificarse para la final de la máxima competición europea, por lo que el escenario y el momento no son precisamente los mejores para sacar algo positivo.

Números opuestos en casa

En el Ramón Sánchez-Pizjuán los guarismos son totalmente opuestos, de ahí que el Sevilla esté todavía luchando por objetivos tan altos. El equipo de Jorge Sampaoli sólo ha perdido contra el Barcelona en casa, en un día en el que puso ante las cuerdas a los azulgranas pero terminó apareciendo la mejor versión posible de Leo Messi. El argentino realizó una segunda parte de escándalo e hizo que los tres puntos se fueran para Barcelona. Es el único lunar de los sevillistas, ya que al Real Madrid le ganaron 2-1 en un partido de infarto justo después de caer eliminados en la Copa del Rey por el equipo de Zidane. Del mismo modo, los de Nervión salieron victoriosos contra el Atlético de Madrid y el Athletic de Bilbao, a los que se impuso por el mismo resultado (1-0). Al único de los seis de arriba que no fue capaz de ganar en casa, Barcelona aparte, fue al Villarreal, con el que empató 0-0.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román
@jmtc13 Se puede contestar con más respeto y, sobre todo, con más coherencia. Si no he visto jugar, más allá de alg… https://t.co/sFMABSfdBI - 7 horas ago