Medel y la mejor manera de cerrar una intensa relación

Por  4:06 h.
Acompañado de un tal Ivan Rakitic, se ponía la camiseta del Sevilla para iniciar su aventura en España. «Estoy feliz de estar acá, ojalá todo salga bien. Soy un jugador que le pongo mucha entrega en la cancha y corazón, espero que con mi juego pueda contribuir al Sevilla». Son palabras firmadas el 28 de enero de 2011 por un chileno llamado Gary Medel que llegaba a Nervión procedente del Boca Juniors argentino.
Dos años y siete meses después, el centrocampista se marcha de Sevilla para firmar por un recién ascendido a la Premier, el equipo galés del Cardiff City. Tras jugar 80 minutos con el cuadro de Unai Emery en la exhibición de Old Trafford, Medel ni siquiera regresó a tierras españolas con la expedición sevillista. El chileno se desplazó desde Manchester hasta la que va a ser su nueva casa y una de las primeras cosas que hizo fue conocer el estadio del cuadro galés. En la tarde de ayer sábado, entre los 10.381 aficionados que presenciaban el encuentro amistoso en el que el Cardiff City derrotó por dos tantos a uno al Athletic club de Bilbao, se encontraba Gary Medel. Sentado en uno de los palcos, tuvo la oportunidad de ver cómo los que van a ser sus compañeros superaban al equipo en el que jugaba como titular el ex del Betis Beñat.
Horas antes había atendido la llamada de orgullodenervión.com. El chileno, siempre parco en palabras, condesaba en pocos segundos su mensaje de despedida. «Es difícil para mí… Quiero dar las gracias al Sevilla. Siempre seré de este equipo. Hasta la muerte. Me voy porque era una oportunidad buena para todos, pero se hace complicado por todo lo que siento por el Sevilla», subrayó, no sin antes hacer una petición: «Un favor: dígale a la hinchada del Sevilla que son los mejores».
Imposible pasar inadvertido
La entrega y el corazón del que hablaba Medel a su llegada se convirtieron en las señas de identidad del jugador, tanto para lo bueno como para lo malo. En sus cerca de cien partidos oficiales con la camiseta del Sevilla, su aportación resultó decisiva para ganar partidos, pero también sus desaplicaciones trajeron malas noticias consigo. Incapaz de controlarse en ambientes caldeados, sobre todo en el momento en el que el marcador se ponía complicado para su equipo, ha ido a peor con los árbitros de manera progresiva. En su primera temporada vio la tarjeta roja una vez, dos en la segunda y cuatro en la 2012-2013. Siete expulsiones, dos de ellas, curiosamente, ante el eterno rival. Fuera de los terrenos de juego, los gestores sevillistas sufrían una barbaridad cuando se marchaba a Chile para jugar con su selección o simplemente de vacaciones, pues rara era la vez que no se veía envuelto, en primera persona o en calidad de actor secundario, en algún escándalo.
Juan Arbide

Juan Arbide

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Juan Arbide

@JuanArbide

Redactor de deportes en ABC
Chattanooga FC – #Betis (3-4): Rodri y Jesé destacan en el adiós https://t.co/jdMxa5DqfT vía @AFDLP - 2 horas ago