Sarabia pugna por el balón en el Sevilla-Slavia (J. M. Serrano)
Sarabia pugna por el balón en el Sevilla-Slavia (J. M. Serrano)

El Sevilla pasó de ronda cuatro de las siete veces en las que empató en la ida en casa

Tras el 2-2 de ayer en el Sánchez-Pizjuán

Por  14:01 h.

El Sevilla, que el jueves próximo deberá remontar en Praga el 2-2 cosechado ante el Slavia en la ida de los octavos de final de la Liga Europa, se clasificó en cuatro de las siete ocasiones en la que se vio en una circunstancia similar en un torneo continental. El único precedente del empate a dos de anoche es el último de los seis vividos en este mismo torneo, bajo su anterior denominación de Copa UEFA, cuando el Shakhtar Donetsk ucraniano igualó en el Sánchez-Pizjuán los tantos de Martí y Maresca con goles de Hübschman y Matuzalem. Matuzalem adelantó al Shakhtar en la vuelta, Maresca igualó, Elano volvió a poner por delante a los ucranianos y el portero sevillista, Andrés Palop, forzó con un gol en el último minuto del partido la prórroga decidida a favor de los andaluces gracias a un gol de Chevantón.

La temporada pasada, en los octavos de final de la Liga de Campeones, los sevillistas empataron a cero frente al Manchester United en la ida y lograron la clasificación al vencer en Old Trafford (1-2), gracias a un doblete de Ben Yedder y pese al descuento de Lukaku en los minutos finales.

Las otras dos veces en las que el Sevilla salió airoso de un trance como el actual también arrastraba una igualada sin goles de la ida: contra el PAOK griego en la primera ronda de la Copa UEFA 90-91, cuando se impuso en Salónica en la tanda de penaltis; y ante al Mainz 05 en la eliminatoria previa de la edición 2005-06, resuelta con un doblete de Kanouté en Alemania (0-2). El Parma italiano, en los octavos de final de la campaña 2004-05, sí hizo bueno en su campo el empate a cero del Sánchez-Pizjuán, ya que se impuso en el partido de vuelta por la mínima con un tanto de Cardone.

Los otros dos precedentes del siglo pasado tampoco son favorables al Sevilla, eliminado por el Sporting CP tras un 1-1 en casa (goles de Magdaleno y Manuel Fernandes) en la primera ronda de la temporada 1983-84 debido a su derrota por 3-2 en Lisboa, donde el propio Fernandes, Mario Jorge y Oliveira marcaron los tantos locales y Francisco y Montero hicieron los visitantes. El conjunto hispalense corrió la misma suerte frente al Barcelona en los octavos de la edición 1995-95 después de un empate a uno en Sevilla (goles de Suker y Hagi) y un 3-1 en el Camp Nou, con tantos culés de Bakero, Popescu y Roger frente a la solitaria diana del sevillista Moya.

Redacción

Redacción